Informe de la DEIE

Una encuesta mostró que en Mendoza sólo 2 de cada 10 varones cuidan a personas en el hogar

Un informe de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) de la provincia también destacó que persiste la desigualdad a la hora de hacer tareas domésticas

La Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) publicó esta semana su síntesis sobre la Encuesta de Condiciones de Vida y el contenido es una fuente de información relacionada con las costumbres y las condiciones laborales de mendocinos y mendocinas. Así se supo, por ejemplo, que en la provincia -y a pesar de la "ola feminista"- los asuntos domésticos siguen estando a cargo de las mujeres en casi todos los hogares.

Pero los datos más fuertes surjen cuando se indaga si esa persona a cargo es varón o mujer. La cifra mas significativa se ubica en las tareas de cuidado de niños/as, donde en el 89,2% de los hogares las mujeres son las principales responsables.

Sólo en las tareas de reparación de artefactos y mantenimiento de la vivienda es donde los varones tienen mayor participación. El siguiente cuadro ilustra esos resultados y deja claro la diferencia entre los géneros:

DEIE condiciones de vida trabajo doméstico mujeres.jpg
En la mayoría de los hogares mendocinos, las tareas domésticas y de cuidado están a cargo de las mujeres.

En la mayoría de los hogares mendocinos, las tareas domésticas y de cuidado están a cargo de las mujeres.

►TE PUEDE INTERESAR: Datos oficiales mostraron que más de la mitad de los trabajadores está en negro en Mendoza

"En términos generales -precisaron los especialistas de la DEIE- se observa que el porcentaje de hogares que recibe ayuda externa para la realización de estas tareas no es muy elevado. El porcentaje más alto de percepción de ayuda se presenta en las tareas de cuidado de adultos/as dependientes, donde un 13,7% de los hogares recibe algún tipo de ayuda".

Es decir que, en su mayoría, las mujeres están relativamente "solas" a la hora de cargar con el trabajo doméstico y los cuidados en sus casas.

Deie tareas domésticas 2ç.jpg

Si se indaga el fenómeno puntualizando el tiempo que se dedica a este tipo de actividades, queda en evidencia que en lo que se refiere a las tareas domésticas las mujeres dedican un promedio de 4:06 horas diarias frente a sólo 2:35 de los varones. Eso significa que ellas destinan un 36,99% más de tiempo a esos temas.

La tasa de participación y los tiempos correspondientes pueden leerse en el siguiente cuadro:

DEIE reparto del tiempo.jpg

►TE PUEDE INTERESAR: La primera "cacica" que lidera a los huarpes de Lagunas del Rosario cuenta su vida

Análisis de la desigualdad

Aunque desde algunos sectores se minimizan las diferencias en la utilización del tiempo entre varones y mujeres, lo cierto es que esos "trabajos invisibilizados" que hacen las mujeres derivan en menos oportunidades, por ejemplo, para estudiar, buscar empleo o disfrutar del ocio.

Desde fines de los años 60 -y aún antes- la sociología estudió cómo lo relacionado con lo doméstico se vuelve opaco; una parte de la vida social que usualmente no aparece o no aparecía en el debate público, por lo menos hasta que llegaron consignas como "lo personal es político".

Así, se planteó que "lo específico de este modo de trabajo (el doméstico) es que no es reconocido como productivo y, en relación con esto, carece de un valor de cambio". Por ende, no es remunerado ni reconocido. En el caso del informe que hizo la DEIE, vale la pena introducir algunas consideraciones para refinar la lectura.

"Como todo estudio estadístico, este tipo de cálculos siempre es una cifra vidriosa", advirtió la socióloga y docente Cecilia D'Hiriart ante la consulta de Diario UNO. "Se hacen estimaciones a partir de un muestreo que en general tiene una fuerte impronta urbana y que probablemente refleja con menor nitidez lo que ocurre en zonas alejadas".

-Llaman la atención estas cifras en Mendoza, sobre todo después de que la "ola feminista" pareció traer algunos cambios en el ámbito doméstico.

-En pandemia se hicieron algunos estudios que mostraban un reparto un poco menos injusto de las tareas domésticas y de cuidado. Pero en ese sentido es interesante incorporar el corte etario. Si tomáramos en cuenta las diferencias generacionales, veríamos que los jóvenes tienen una actitud más equitativa que aquellos que tienen más de 30. En ese mismo marco, las mujeres mayores son las más sobrecargadas. También tendríamos que diferenciar entre niveles socioeconómicos, porque hay matices.

-¿Qué efectos prácticos tiene esta diferencia en el tiempo que se destina al trabajo doméstico y los cuidados?

-Termina siendo una trampa para las mujeres, porque les genera obstáculos a la hora de buscar trabajo o estudiar. En los barrios populares, sobre todo, la inserción laboral está muy condicionada por las tareas de cuidado de niños o personas mayores. Entonces se genera un círculo vicioso en el que la mujer queda anclada a la pobreza aunque desee conseguir un empleo y generar sus ingresos.

-¿Por qué?

-Porque no hay en los barrios instituciones que brinden espacios de contención para los infantes o los adultos mayores. Son ellas las que quedan a cargo. Por eso cuando nosotros salimos a defender las Escuelas Artísticas Vocacionales que hay en nuestra provincia, no lo hacemos por capricho. Estamos peleando por todo eso. Son entidades que no tienen límite de edad, y quien enseña en esos lugares sabe que mientras los chicos o los adultos mayores están ahí las mujeres de los barrios pueden liberar parte de su tiempo para hacer otras cosas.

Más información en https://deie.mendoza.gov.ar/#!/repositorio-de-novedades/encuesta-de-condiciones-de-vida-informe-anual-2022-367

►TE PUEDE INTERESAR: Femiglosario, una guía audiovisual feminista para personas con discapacidades auditivas y visuales

Temas relacionados: