Diario Uno > Sociedad > salvó la vida

Un policía que estaba jugando al fútbol le salvó la vida a un bebé que se broncoaspiró

Un policía de Cosquín, que estaba jugando un partido de fútbol, le salvó la vida a un bebé que se broncoaspiró. Junto a un compañero, fueron los héroes

El sargento Germán Luján, de Cosquín, le salvó la vida a Baltazar, un niño de un año, mientras estaba jugando un partido de fútbol. El bebé se estaba broncoaspirando cuando el policía advirtió los gritos y, junto a un compañero que es guardavidas, le aplicaron maniobras de reanimación.

Germán Luján es uno de los héroes de San Antonio de Arredondo. Cuando estaba en medio de un partido por la Liga de Punilla, advirtió la desesperación de quienes estaban en la tribuna y, rápido de acción, acabó salvándole la vida a un bebé.

Te puede interesar...

El sargento trabaja en la Policía de Cosquín pero además juega en el club Tiro Federal de aquella localidad. Cuando estaban disputando el partido ante San Lucas de San Antonio por la Liga de Punilla, escuchó gritos desde la tribuna y descubrió que un bebé de un año se estaba ahogando con algo de comida.

El sargento dejó el partido y se acercó al sector de enfermería donde el padre había pasado con el niño buscando auxilio. El uniformado y un compañero de equipo pudieron hacer las maniobras necesarias para la reanimación.

"Estaba viendo el partido cuando mi señora me llama desesperada. Baltazar estaba convulsionando, desvanecido y atiné a salir con el auto pero me frenaron porque no estaba bien. Se lo acerqué a la enfermera de la cancha y ahí le empezaron a hacer la reanimación. Cuando estaba esperando que reaccione, él (por Luján) lo agarró, lo puso para abajo y en un segundo pasó todo. Nos habíamos entregado a que sea lo que Dios quiera. Él y su compañero Trucha Quevedo son nuestros ángeles", contó el papá del bebé a El Doce.

policía cosquín.jpg
El sargento Germán Luján, de Cosquín, le salvó la vida a Baltazar, mientras estaba jugando un partido de fútbol.

El sargento Germán Luján, de Cosquín, le salvó la vida a Baltazar, mientras estaba jugando un partido de fútbol.

Uno de los héroes de la tarde, el sargento Luján, recordó sobre el episodio: "Estábamos en medio del partido, en otra cosa, cuando él ingresa a la cancha buscando a la enfermera del club. Cuando reaccionamos, Quevedo lo agarra y me lo pasa y entre los dos practicamos las maniobras a las que nos capacitan. Él es guardavidas y yo policía. Fueron momentos de mucho nerviosismo porque la gente gritaba. Cuando el bebé largó el llanto, automáticamente largamos las lágrimas nosotros".

Baltazar, que fue trasladado al Hospital Gumersindo Sayago después del episodio, está fuera de peligro.