Los tiempos modernos han llegado con una impronta de cambios sociales, culturales y económicos extremadamente veloces, lo que hace vulnerable al ser humano, en especial a su psiquis. La pandemia declarada a inicios del año pasado aceleró y profundizó aún más los problemas de salud mental, y entre ellos, al más temido, el que lleva a una persona a tomar de drástica decisión de quitarse la vida: el suicidio. Mucho, o casi todo tiene que ver con el entorno que rodea al potencial suicida, y sobre este tema se consultó a la psiquiatra Alina del Canto, coordinadora del área de prevención y capacitación de la Dirección de Salud mental de la Provincia, impulsora de una importante campaña de prevención denominada Del suicidio sí se habla, quien explicó cómo se puede ayudar en este tipos de casos.

Muchas causas; una decisión fatal

"El suicidio es multicausal. Es un problema de salud pública, y que responde a diversas causas; nunca se debe a una cusa en particular. Muchas veces es lógico que las personas afectadas (por un caso de suicidio cercano) tienda a buscar culpables o culparse a ellos mismos, nunca se debe a una situación en particular. Se debe a una situación de sufrimiento, a lo largo de cierto tiempo, por distintas cuestiones, y que no pueden en muchos casos prevenir", comenzó a explicar Alina del Canto.

Te puede interesar...

"Los suicidios son prevenibles, y es importante saber que, en este contexto de pandemia, todo lo que ha provocado el aislamiento, el desempleo, el distanciamiento con los seres queridos, la disminución del poder adquisitivo, los cambios de roles en nuestras profesiones, como madres, docentes, padres, y también el aumento del maltrato intrafamiliar, la violencia de género, el maltrato a niños y adolescentes, que antes, las escuelas, los clubes, o el deporte, lograban visibilizar esto por el contacto presencial y se podía abordar", continuó.

Prevención y el alerta del entorno

Haciendo hincapié en la importancia de la acción de quienes rodean al posible suicida, la profesional comentó: "Ahora con la pandemia, cerradas esas instituciones, todas estas cuestiones de violencia han quedado silenciadas, lo que es un factor importante de riesgo. Cuando pensamos en las cuestiones de riesgo para las problemáticas de suicidio, muchas veces esto responde a personas que están muy angustiadas, muy deprimidas, o a aquellas personas que abruptamente comienzan a aislarse o han aumentado su consumo de alguna substancia o alcohol o que han cambiado sus conductas y están irritables", dijo, y aclaró el papel importante que tienen las redes sociales: "También los estados de Whatsapp u otras redes sociales nos dan señales de alarma para poder trabajar".

Derribar mitos

Del Canto apuntó a la importancia de derribar ciertos mitos, que juegan en contra en el momento de intentar ayudar a alguien con una problemática mental: "También es importante trabajar sobre los mitos. Uno de ellos dice que “el que se suicida no avisa”, y es un mito, porque está estadísticamente comprobado que las personas que se han suicidado han dado aviso de alguna manera y han brindado algunas señales de alarma".

Otro mito es “de suicidio no se habla”, porque hablar de suicidio hace generar la idea. O sea que, si veo a un familiar muy angustiado, se está aislando, por el mito, no le voy a preguntar, no sea que le pregunte y lo haga. Sin embargo, preguntar, empáticamente, sabiendo escuchar, sin juzgar, comentándole “he visto este estado de Whatsapp, estás aislado, ¿Qué te está pasando?”. El preguntar hace que la persona se alivie y se pueda brindar una ayuda más inmediata.

También la idea facilista de creer que el que se suicida está loco es uno mito importante. El suicidio es una problemática que muchas personas las podemos atravesar en alguna circunstancia de vida en la que estamos pasando con mucho sufrimiento, y en realidad, lo que se quiere no es quitarse la vida, si no terminar con el sufrimiento. Muchas veces se piensa que las personas famosas o exitosas, no tienen sufrimiento, cuando en realidad lo pueden estar ocultando.

Donde se genera mucho stress y situaciones límites para los adultos es en el ambiente laboral, respecto a eso la encargada de Salud Mental del gobierno de Mendoza, expuso: "Es importante que, si en el trabajo encontramos a algún compañero que ha disminuido su rendimiento en base a alguna problemática de salud mental, lo primero que hay que hacer es acompañar. Hay que procurar que esté haciendo un tratamiento. Son problemáticas de salud, donde a nivel humano es importante no abandonar a esta persona", finalizó Alina del Canto.

Líneas de ayuda en caso de consultas y emergencias

Ante la presencia de algún síntoma que indique que alguien de nuestro entorno corre el peligro de querer tomar la decisión extrema de quitarse la vida, existe un 0800 800 26843 -0800 COVID-, interno 3, que no es para las crisis suicidas, pero sí para toda persona que se sienta muy angustiada, que alguna vez haya pensado alguna vez en quitarse la vida o atraviese una situación muy conflictiva, o por la pandemia tenga mucho temor, en este teléfono va a encontrar a un equipo de salud mental de 8 a 20hs para escuchar, atender y abordar esta problemática. Ya si hay una emergencia, hay que llamar al 911.