Testimonio

Salir de las drogas: el duro relato en primera persona de un adicto recuperado

Por UNO

La droga sigue siendo uno de los grandes flagelos que afectan a la sociedad. Daña vidas Y entramados sociales, que luego es muy complicado recomponer. Pero de todo se puede salir. Al menos así lo piensa Víctor Festa, coordinador de Remar y adicto recuperado.

Festa contó en el programa Hora Libre de Radio Nihuil, cómo es la tremenda experiencia de pasar por las drogas pero luego poder recuperarse y tener una vida normal.

"Fui adicto desde los 16 a los 30 años, actualmente soy coordinador de Remar y damos charlas a chicos para contarle como se sale de las drogas. Fui 14 años adicto, empecé con la marihuana y luego seguí con la cocaína, con todas las consecuencias que trae eso; problemas judiciales, físicos, psicológicos y sociales", explicó.

"Primero dejé el colegio, después no me capacité para trabajar, lo único que me movía era poder conseguir cocaína. Esto me trajo problemas familiares. A los 20 años mi papá me echó de mi casa, porque le robaba las cosas para drogarme, le faltaba el respeto y también hubo cierta agresión física", comenzó contando este mendocino por adopción y porteño de nacimiento.

 Embed      

"Todo esto hacía que casi siempre terminaba viviendo en la calle, en paradores y lo que conseguía de plata era para drogarme. Así viví muchos años de mi vida, tuve 7 tratamientos para poder dejar la droga. A todos, a pesar de no haberlos terminado, les saqué algo positivo pero en ese momento no me sirvieron para dejar de drogarme. Fui a psicólogos y psiquiatras pero no me sirvieron", relató Festa.

Agregó: "Mi papá me pagó varios tratamientos, incluso viajé a Europa e hice tratamientos en Sedronar pero nunca pasaba más de tres meses sin drogarme".

 Embed      

Lo que se busca desde la organización es que no estén cerca del círculo con el que se drogaban, por eso siempre se tratan lejos de su entorno. Así lo explicó Víctor al decir: "Soy de Buenos Aires pero hacen 11 años que vivo acá en Mendoza. Es un sistema que Remar usa y no sólo por salir de ese ambiente, que es muy importante, sino también porque la relación familiar está muy viciada por el consumo, esto sirve para el adicto y la familia; un tiempo, un paréntesis, salir del foco del conflicto. A mi me pasó".

"Tuve varias sobredosis e intentos de suicidios al intentar matarme la justicia me internó en neurosiquiátricos en Buenos Aires, la última vez me ataron a una cama y me declararon insano, estaba muy mal por la cocaína" "Tuve varias sobredosis e intentos de suicidios al intentar matarme la justicia me internó en neurosiquiátricos en Buenos Aires, la última vez me ataron a una cama y me declararon insano, estaba muy mal por la cocaína"

Víctor Festa, adicto recuperado y coordinador de Remar.

Festa contó cómo fue que llegó a Remar. "Una compañera de trabajo me habló de Remar y pedí permiso para ir a visitar una, a esa altura mi papá no me hablaba, no había nadie que costee mis tratamientos y Remar es totalmente gratuito. Hablé y me mandaron a Córdoba y ya voy a cumplir 13 años de que salí de las drogas", dijo.

 Embed      

"Cuando me terminé de curar decidí quedarme como voluntario en Remar. Ahora estoy casado, tengo tres niños mendocinos, estoy a cargo de mujeres y niños en situación de calle", sostuvo sobre su presente.

El mensaje que les deja tanto a los adictos como a sus familias es: "Que no se rindan porque cuando estás con adicciones e intentas recuperarte y no lo podes hacer, pensás en rendirte, a todos les pasa, decirles que no, que hay una posibilidad, que se puede salir de las drogas, que no es imposible y que hay otro estilo de vida y que se puede disfrutar de la vida. Y para los padres de los adictos les digo que tampoco se rindan porque siempre el adicto hace un click, cuando toca fondo lo hace. Que no se rindan".

 Embed      

Cómo funciona Remar 

Ariel Lázari, director de Remar explicó como trabajan en Remar. "Lo único que le pedimos a las personas que se quieren recuperar es que quieran, no es el dinero el que rehabilita, necesitamos que la persona quiera recuperarse", comenzó argumentando Lázari sobre el objetivo principal para aquellos que se quieran recuperar de las adicciones.

 Embed      

Y agregó: "Luego se trata de tenerlo en una granja, que puede ser de frutales o animales, que sea un lugar bien apartado, en el campo. Acá en Mendoza tenemos una a 80 kilómetros y que la persona pueda aprender que nuestro cuerpo no necesita cocaína o marihuana, ni anfetamina ni tabaco. Pasan por una pequeña abstinencia, pero no es tan grave como la gente cree, cuando la pasan, las personas empiezan a reinsertarse con trabajo; terapia laboral, poda de árboles, recolección de frutas, donde hay animales, atendiendo los animales".

"Cuando pasa un tiempo, que pueden ser 60, 90 o 120 días, pasan a diferentes talleres donde aprenden diferentes oficios. Los que ya se están por reinsertar, son los que la sociedad ve en los semáforos o puerta por puerta, pidiendo una colaboración o la donación para sustentarse".

Temas relacionados: