El Senado avaló un proyecto que prohíbe el uso de untensilios descartables plásticos en Mendoza. La propuesta presentada por el senador Mauricio Sat (Partido Justicialista) prevé la eliminación gradual de estos productos y dispone como meta final el año 2030, cuando estos elementos deberán estar compuestos íntegramente por materiales 100% biodegradables. La iniciativa fue aprobada por unanimidad por lo que pasó a la Cámara de Diputados en revisión.

Cucharas, tenedores, cuchillos, platos, sorbetes o bandejas, son algunos de los elementos que podrían prohibirse para ser utilizados. El proyecto fue presentado en junio de 2019 y busca que se impida el uso, distribución, comercialización y entrega de utensilios descartables que estén compuestos íntegramente por cualquier variedad de plástico.

Te puede interesar...

La iniciativa fue aprobada en general por unanimidad, mientras que en particular el senador Lautaro Jiménez (FIT) votó en contra del artículo 11-

Sat habló sobre el proyecto de su autoría. "Creemos que hay gran responsabilidad en los consumidores pero también en el Estado para que esto se concrete. Hay que avanzar en las industrias, y es por eso que creemos con esta iniciativa que esperemos sirva de disparador", expresó.

El miembro informante describió también que se dispone que a partir del 1 de enero de 2023 se prohíba lo comercialización de todos los descartables 100% plásticos y que se comercialicen aquellos que por lo menos estén producidos con 50% de sustancias biodegradables y que a partir de enero de 2030 se prohíba totalmente el uso de plásticos.

Los legisladores Ernesto Mancinelli (Libres del Sur), Héctor Bonarrico (MásFe), Rolando Baldasso (Cambia Mendoza), Jorge Carballo (Cambia Mendoza), Daniel Galdeano (Partido Intransigente) y Fernando Alín (Partido Socilaista) celebraron el proyecto de Sat, mientras que Lautaro Jiménez dijo que iba a acompañar la iniciativa en general, pero que en particular, se oponía a un artículo.

Propuesta que cuida el ambiente

Desde el 1° de enero de 2023, sería obligatoria la fabricación con al menos un 50 por ciento de sustancias biodegradables, es decir, con la capacidad de descomponerse de forma natural y ecológica en el corto plazo, evitando entonces la contaminación ambiental. Además se prevé que se realice una eliminación gradual de estos productos y se dispone como meta final el año 2030, en donde estos elementos deberán estar compuestos íntegramente por materiales 100% biodegradables, dice el proyecto.

Existirá una primera etapa, que será de concientización, donde la Secretaría de Ambiente deberá establecer los lineamientos técnicos y elaborar un plan progresivo en cuanto a la cantidad mínima de material de origen orgánico con la que deberán contar los productos para poder ser utilizados.

Asimismo, se incorporará un artículo al Código Contravencional de Mendoza que instaura multas de entre 300 y 900 Unidades Fiscales (hasta $15.000), para quienes comercialicen, distribuyan o entreguen gratuitamente los descartables no permitidos por dicha Ley.