Las monedas son un recuerdo, ya que en la actualidad han desaparecido, producto de la gran inflación. ¿Qué pasó con las monedas?

No están ni en los almacenes. Ni en las estaciones de servicio. Ni en los frascos de propina. Ni en las gorras de artistas callejeros.

monedas1.jpg
¿Qué pasó con las monedas?

¿Qué pasó con las monedas?

En el auge de las billeteras virtuales, cargar “plata chica” se percibe como un peso muerto. La inflación hace que todo efectivo sea voluminosamente molesto. Pero es mucho peor si esa presencia pesa.

►TE PUEDE INTERESAR: Argentina tiene 12 diferentes monedas de 1 peso y estas son las más extrañas

A las monedas no las quieren ni las máquinas de café, ni las de gaseosas, ni el laundry de los edificios, ni las maquinitas para sacar peluches.

Todo ese rubro se pasó a las fichas o al pago con QR. Si aparece una en el piso, es más caro agacharse a levantarla.

Salvo las de $10, que puede que se avisten en los kioskos o en las cadenas de supermercados, sería exótico ver una de $1, de $2 o de $5 en un ya mítico monedero.

Ni hablar de las de $0,25 y $0,50 centavos. Las de $0,05 y de $ 0,01 son fetiche de la numismática.

Pero en algún lado tienen que estar. Aunque hayan cambiado de forma. Es que fundidas y según su composición, por kilo valen hasta 30 veces más que su valor monetizado.

¿Dónde están las monedas?

En la Casa de Moneda ya no se fabrican monedas. Sobrestockeados de estos metales, por lo menos desde marzo de 2021 que el Banco Central decidió no acuñar ni una sola más,

Ya habían frenado la producción de todo el resto y estaban enfocados en las "nuevas", de $10, que se lanzaron junto a las de $5 entre fines de 2017 y diciembre de 2018, con materiales más económicos.

La moneda de diez pesos es una aleación de alpaca plateada, 65% de cobre, 10% de níquel y 25% de zinc. Pesa 4,75 gramos.

Como una sola de esas no alcanza para comprar algún producto, se puso de relieve algo que pasaba desde hace tiempo y empeoró: hacerlas es mucho más caro que su valor facial (nominal): cuesta entre u$s0,03 y u$s0,05. Y que la gente sólo las quiere para venderlas por kilo a las metaleras. Aunque esté prohibido por la ley 11.179.

Hasta el Banco Central estuvo a punto de violar esa ley, en 2022, cuando puso en subasta casi una tonelada de monedas "para que sean inmediatamente destruidas", por una cifra inicial de US$ 3,5 millones ($522 millones al tipo de cambio oficial de ese momento). Pero se echó para atrás, sin dar explicaciones. El blooper quedó en anécdota.

monedas2.jpg
¿Qué pasó con las monedas?

¿Qué pasó con las monedas?

Más allá de Mercado Libre, donde el "Compro por kilo" corre por parte de los dueños de depósitos de acopio y/o fundición de metales, los grupos de Facebook donde se ofrece venderlas se convirtieron en verdaderas subastas virtuales de monedas.

"Tengo 35 kilos de bicolor (las de $1 y $2 más antiguas) y 15 de bronce. ¿Cuánto pagan retirando del Mercado Central?". La publicación de Megan (de las de mayor volumen) arrancó en "te pago por kilo $ 4.700", subió a $170.000 ($ 4.857 el kilo) y llegó a "$ 200.000 y las paso a buscar" ($ 5.714 el kilo).

"Hasta el lunes no hay precios fijos están en baja los metales", advirtió otro usuario en una publicación que ofrecía: "80 kilos de las de níquel y 90 de bronce". Ivan -que comenta en todos los grupos- apostó a ganar con "$ 6.100 el kilo de crupo (cruponiquel: cobre y niquel) y $ 4.400 el bronce".

Leo aporta información para novatos vendedores: "Se compran las de $1 y $2 bicolor, las de 25 y 50 centavos doradas y plateadas. Y en general retiran a domicilio a partir de 400 monedas, no hace falta apilarlas y ponerles cinta scotch".

"Las de 25 y 50 centavos las compro a $ 11 cada una, la de $1 peso dorada y plateada, a $12, la de $ 2, a $13. Por la de $ 10 pago $16, y mínimo, compro 500 unidades. Si no, no", explica Brenda a Clarín.

Estos grupos existen porque los depósitos y pequeñas metalúrgicas no acepan "un par de monedas", dice la compradora. Entonces, quienes pagan por monedas "buscan hacer cantidad y recién ahí llevarlas".

Diego, que tiene un depósito de chatarra en Palomar, es exigente: "Sólo compro monedas de $ 1 y $ 2 bicolor. Desde $ 5.100 el kilo, precio por mayor, a partir de 100 kilos. Y no retiro a domicilio".

De yapa, en estas comunidades se aprenden datos curiosos (que para los interesados son útiles): "A ver cómo es el tema para los nuevos: en un kilo entran 158 monedas de $1, y entre 140 y 142 monedas de $2 pesos pesan un kilo".

Temas relacionados: