Embed      

Más del 60% de las chicas que van a la secundaria están preocupadas por su cuerpo y más del 40% están a dieta. El hecho de que las mujeres estén expuestas a presiones sociales y estereotipos estéticos no es una novedad. Sin embargo, el precio de estos mandatos es caro y cada vez hay más personas con TANE (Trastorno Alimentario no Especificado).

Te puede interesar:  PASO 2019. Las raras elecciones de un país raro

Se da más en mujeres que en hombres y tiene mucho de diferentes cuadros alimentarios -como la bulimia o la anorexia- pero no los alcanza a conformar por completo a ninguno.

"Existen cuadros del trastorno en la conducta alimentaria que tienen mucho de anorexia pero no alcanzan a ser anorexia porque la persona no baja de peso lo suficiente, no llega a la denutrición. En otros casos el cuadro tiene mucho de la bulimia pero no tienen conductas prototípcas como los atracones, pero si tiene purgas", ejemplicó el psicólogo Mauricio Girolamo.

 Embed      

El especialista explicó que es el grupo etario más afectado es el de las adolescentes y jóvenes -de entre 12 y 24 años- ya que el cerebro adolescente empieza a desarrollar toda una etapa de maduración a los 12 que se extiende hasta los 23 o 25 años; y es durante este periodo que la persona es mas vulnerable ya que está en plena formación de la personalidad.

Te puede interesar: Sin paz: uno de los abuelos abandonados en un bar se quebró la cadera.

Sin embargo, no es una enfermedad exclusiva de este grupo etario sino que hay mujeres adultas que también se ven afectadas ya que muchas veces el TANE se desarrolla de manera crónica y hay mujeres que llevan casi dos décadas con este problema.

"A veces se ve a una adolescente con este tipo de trastorno y cuando se ahonda en el tema resulta que la madre también lo tiene", manifestó.

Difícil detección

El psicólogo dijo que "es complicado de detectar ya que tienen la característica de que se esta utiliza una sustancia alimentaria y no una prohibida como es el caso de las drogas".

"El problema es que por lo general la forma alimentaria se va disfrazando y no se dan cuenta", sostuvo.

 Embed      

Girolamo indicó que a más tardía edad, mejor pronóstico.  Sin embargo, siempre y cuando se haga un tratamiento completo, con buenos profesionales y rápida asistencia tiene buenas espectativas de recuperación.

Consciencia y prevención

 Embed      

"Cada uno viene a la vida con un set point, una programación genética, un metabolismo específico. No todo el mundo es delgado de manera saludable por naturaleza y la que no lo tenga por naturaleza y quiera lograrlo se va a tener que enfermar", detalló.

Ante esta situación, recomendó que se trabaje en prevención en los colegios y que recurran a profesionales especializados en el tema para que den charlas en los establecimientos.

El otro pilar a fortalecer que señaló es el diálogo familiar en donde se debata sobre la alimentación, las presiones sociales, los ideales del cuerpo.

Seguir leyendo