Que una vacuna contra el coronavirus tenga el 95% de eficacia puede significar que ayudará a que haya una reducción de contagios, menos sintomatología o que baje la mortalidad en personas contagiadas, pero todo depende de los criterios que tiene cada ensayo.

En el caso de Pfizer se demostró una eficacia del 95% y la de Moderna del 94,5%: “Significa que en una población como la que se inscribió en los ensayos, con una tasa de ataque de coronavirus acumulada durante un período de tres meses de alrededor del 1% sin una vacuna, esperaríamos que aproximadamente el 0,05% de las personas vacunadas se enfermaran. No significa que el 95% de las personas estén protegidas de las enfermedades con la vacuna, un concepto erróneo generalizado sobre la protección de la vacuna”, indicó Piero Olliaro, del Centro de Enfermedades Tropicales y Salud general de la Universidad de Oxford.

Te puede interesar...

“El fundamento es que si el 95% de las personas están protegidas de la enfermedad después de dos dosis, como se determinó en el ensayo de Fase 3 de la vacuna Pfizer, y el 90% después de una dosis, entonces, 19 de 20 personas estarán protegidas en dos dosis; pero, cuando se administra en dosis únicas a 40 personas, 36 lo estarán. Esto es totalmente erróneo”, sostuvo el especialista de Oxford.

Un ejemplo sería si se vacunara a una población de 100.000 y se protegiera al 95% de ellos, eso dejaría a 5.000 personas enfermas durante tres meses. Una eficacia de la vacuna del 95% significa que, en lugar de 1.000 casos de COVID-19 en una población de 100.000 sin vacuna, esperaríamos 50 casos, ya que 99 · 95% de la población está libre de enfermedad, al menos durante tres meses.

El 95% de eficacia se refiere a que las personas vacunadas tienen un 95% menos de riesgo de contagiarse de coronavirus que una persona no vacunada.

Fuente: Infobae