Como cada año, para el viernes anterior al equinoccio de otoño -este cae el 19 de marzo- se celebra el Día Mundial del Sueño, y la especialista mendocina Griselda Castellino, secretaria titular en Cuyo del Grupo de Sueño de la Sociedad Neurológica Argentina, explicó el por qué de fecha elegida y los motivos que impulsan a los especialistas en esta problemática agravada cada días más en nuestra sociedad, especialmente debido a la pandemia de coronavirus. "El Día Mundial del Sueño se comenzó a festejar desde el año 2008 con el propósito de difundir a nivel mundial los beneficios de un sueño saludable y poder trasmitir a la sociedad todos los problemas relacionados al sueño". Este año el lema Mundial es “Sueño saludable, futuro saludable”.

Un trastorno actual: el Jet Lag Social

Este año, cumpliendo la consigna de difundir algunos consejos claves para un buen descanso, los especialistas proponen hablar y explicar al fenómeno del Jet Lag Social. La idea es reconocer como puede perjudicar tu salud, y cuál es el impacto del desorden de los horarios en nuestro organismo.

Te puede interesar...

Según Castellino, magister en Medicina del Sueño, título obtenido en la Universidad de Murcia Barcelona, España, y miembro acreditado de la Sociedad Argentina de Medicina del Sueño AAMS, "el Jet Lag es un trastorno del sueño que se produce cuando se desincroniza nuestro reloj interno, la causa más frecuente es cuando realizamos un viaje ya sea hacia el este o al oeste y atravesamos varios husos horarios y fisiológicamente nuestro organismo no ha tenido el tiempo suficiente para adaptarse a esos cambios", dijo la especialista mendocina.

"A este este trastorno del ritmo circadiano lo llamamos Jet Lag, y se manifiesta por somnolencia excesiva durante el día, hay una alteración en el funcionamiento cognitivo diurno, malestar general con diversos síntomas como cefalea, dentro de los dos o tres primeros días de los viajes, hasta que fisiológicamente podemos adaptarnos a ese cambio horario" señaló la doctora (Mat: 8856), que agregó: "El reloj biológico se ubica en el cerebro y su función es regular el ciclo vigilia-sueño".

Respecto a este trastorno habitual en los viajeros de vuelos intercontinentales, Griselda Castellino dijo: "Es importante destacar que no debemos viajar para desincronizar nuestro reloj biológico. Esto es lo que ha pasado en los últimos años, ya que los hábitos sociales han cambiado y se acentuó mucho durante la pandemia".

"El Jet Lag Social se produce como consecuencia de grandes diferencias entre los horarios que se mantienen entre los días de semana y los días libres; o fines de semanas, o días libres, y días hábiles, ya sean laborales o escolares. Nuestro organismo reconoce estos cambios , y cuando se realizan con mayor impacto o más frecuentemente, nuestro cuerpo se comporta como cuando viajamos", detalló la especialista.

La vida moderna ha generado este tipo de desórdenes, y así lo explica la neuróloga mendocina: "Varios factores se observan que han influido en estos cambios sociales, un número cada vez mayor de actividades, un mayor nivel de exigencia, mayores exposiciones a la tecnología han disminuido días horas de sueño de las personas de la rutina diaria. Dormimos dos horas menos en los últimos 20 años".

Para continuar con la explicación, Castellino sumó que "la desorganización de estos ritmos biológicos provoca alteraciones en nuestra salud que pueden manifestarse de diversas formas desde trastornos en la atención, memoria, disminución de la capacidad para resolver problemas, desórdenes alimentarios con cambios de apetito, irritabilidad, labilidad emocional, como angustia o tristeza.

Finalmente la neuróloga disparó: "La gran pregunta es: ¿Se puede evitar? -La respuesta es que sí, en la medida que se respeten la cantidad de horas de descanso, en el horario correspondiente y la calidad de las horas dormidas", concluyó.

Consejos para descansar mejor

  • Dormir entre 7 y 8 horas.
  • Mantener una rutina para ir a dormir y para levantarse.
  • Si tiene la costumbre de tomar siesta, que sea breve (no más de 45 minutos)
  • Evitar la ingesta de alcohol y tabaco 4 horas antes de acostarse.
  • Evitar sustancias estimulantes 6 horas antes de acostarse, como café, chocolate, té y/o refrescos con cola.
  • Evitar la ingestión de alimentos pesados en la cena o muy azucarados. Siempre se recomienda hacer en la noche una comida liviana.
  • Realizar ejercicio regular, pero no previo a los horarios de dormir.
  • Usar ropa cómoda para dormir y mantener la habitación con una temperatura adecuada.
  • Evitar la exposición a pantallas de celular o tablet una hora antes de dormir.
  • Mantener la habitación sin ruido en los horarios de descanso.
  • Reservar la cama sólo para dormir, evitando que su uso sea para el trabajo u otro tipo de actividades laborales.