No es fácil viajar en micro, y sobre todo si hay que cuidar a tres niños en el interín. Un involuntario olvido ha derivado en una odisea para el grupo familiar que encabeza Antonella Reale, mamá de Zoe Albornoz, de cuatro años, que padece hipoacusia, y en la mochila perdida estaban elementos fundamentales que le permiten oír a la niña.

El domingo, cuando iba a una escuela de Godoy Cruz a votar, perdió en un colectivo de la línea 464 (Autotransportes Presidente Alvear) una mochila negra con flecos, con el cargador de baterías del implante coclear, una batería de repuesto, un deshumidificador del audífono, y la billetera de Antonella con dinero en efectivo y la documentación de sus hijos, entre ellos el certificado de discapacidad de Zoe. Por ello hicieron en las redes sociales un llamado a la solidaridad para encontrarlos que pronto se viralizó.

Seguir leyendo

"Le hago un pedido especial a quien haya encontrado la mochila que se perdió en el micro el domingo, cerca de las 13.30, cuando fui a votar. Me bajé en la calle paso de Los Andes y Francia, de Godoy Cruz para ir a la escuela donde me tocó votar, y allí se quedaron elementos muy importantes para mi hija, que es hipoacúsica y son esenciales para que vaya a la escuela", explicó Antonella Reale, quien volvía de Luján para cumplir con su deber cívico en las elecciones PASO.

https://twitter.com/caaangry/status/1437573259051032579

La joven mamá, que vive en el barrio Soberanía (Oeste de Godoy Cruz) detalló que en la mochila tenía un estuche con una cargador de baterías para el implante (coclear), un deshumidificador, que le quita la humedad al dispositivo y evita la rotura, y una batería de repuesto. "Todos son elementos muy importantes. El sistema tiene una batería que dura unas ocho horas, y mi hija lo usa unas 13 horas por día, por lo que tengo una batería extra, que cargo mientras usa la otra, y cuando se descarga una, la saco y pongo a cargar, y le inserto la ya cargada. El deshumidificador es muy importante para sacar la humedad que se acumula en el aparato, y que puede dañarlo. Ahora lo tengo al aire libre, donde se puede llenar de polvo", explicó Antonella.

"Gracias a los posteos en las redes sociales, algunas personas me han ofrecido ayuda, y una familia que tiene un hijo con el mismo problema auditivo que Zoe me ofreció en préstamo el cargador y el deshumidificador, y con eso estamos salvando un poco la situación", informó la mamá de la pequeña.

"Yo trabajo en negro y cuatro días a la semana. Estuve averiguando precios para reponer los elementos perdidos, y no hay forma de que los pueda reponer. Por eso necesito de la ayuda de las personas que puedan haber visto a la mochila. El dinero que tenía ($4.000) no me interesa, pero sí los elementos del implante", afirmó la mamá de la niña, que está separada y a cargo de sus tres niños.

Zoe sufrió de meningitis a los dos años y perdió la audición, por lo que hace dos años le implantaron un audífono coclear para mejorar su calidad de vida y permitirle un desarrollo similar al de cualquier niño.

Para quien tenga información sobre el tema, o quiera colaborar económicamente para la compra y reposición de los elementos extraviados, comunicarse con el 2612192655.