Análisis y opinión

Paso a paso, la desilusión de venir a Mendoza y tratar de disfrutar de la nieve

La ilusión de los turistas, los espejitos de colores, la desesperanza de los prestadores y la odisea para tirarse en un culopatín. Una vez más, la palabra desastre se apoderó del invierno en la alta montaña

No señor malargüino, no vamos a hablar de usted. Las Leñas es otro país y allí se ansía y se disfruta de la llegada de la nieve. El caos se produce en el país de más al Norte, ese que es atravesado por la ruta nacional 7 y que, una vez más, dejó desilusionados a propios y extraños.

Es que aquí estamos, un año después, repitiendo las desaventuras de prestadores y turistas que llegan a Mendoza para ver la nieve -sin las posibilidades de ir más al Sur- y se encuentran con que lo que les vendieron no fueron más que espejitos de colores.

En Mendoza no te dejan ver la nieve cuando hay nieve. Y si lo hacen, te la hacen parir. Algo así como si fuera un castigo por exigir la transitabilidad del camino y un baño decente.

los puquios ruta nieve en mendoza.jpg

►TE PUEDE INTERESAR: Desde este lunes rigen nuevas medidas económicas y cambiarias en el país tras el acuerdo con el FMI

Ah, y ojo con atreverse a querer trabajar en el turismo de la nieve en Mendoza por Penitentes o Puente del Inca. Aquí, en este país atravesado por el corredor bioceánico más importante de Sudamérica, eso es un pecado.

Desastre, inoperancia y ausencia

Después de lo que se vivió el año pasado, cuando la nieve dejó en evidencia que Mendoza se había olvidado de convivir con ella, prestadores, turistas y mendocinos esperaban que las autoridades recuperaran la memoria.

Con el proceso de licitación de Penitentes en marcha pero muy demorado, desde el Emetur (Ente Mendoza Turismo) comenzaron a programar las vacaciones de invierno en el predio abandonado con bastante anticipación. Bien, pensamos y nos ilusionamos. Pero otra vez la realidad nos dio un cachetazo.

"Se sabía que el turismo iba a explotar este año", señalaron desde alta montaña. Y así fue. Los números oficiales hablan de una ocupación del 95%, lo que podría considerarse un éxito del área de Promoción del Ministerio de Turismo pero, si vendemos a Mendoza dentro del país con nieve, ¿cómo se va aquel que pagó $16.000 por una excursión a Penitentes y se encontró con que no se puede avanzar más allá de Uspallata?

penitentes nieve en mendoza turismo 1.jpg

"No mejoró en nada el tránsito internacional", se quejó Mario González, un prestador que hace 25 años que vive en Puente del Inca. "La coordinación tiene miedo por lo que pasó el año pasado. El operativo fue peor y el agravante fue que ni nevó", agregó.

"No saben y ante el desconocimiento reaccionan con miedo".

"Yo velo por la seguridad de la ruta 7", dijo el nuevo coordinador del Paso Cristo Redentor, Daniel Galdeano, cuando se presentó.

¿Y la actividad privada? ¿Y el turismo como una de las principales matrices productivas de la Provincia? Es lo que se pregunta Guillermo Sallito, presidente de Amavyt, la asociación que nuclea a las agencias de turismo de Mendoza.

"(Justo José) Báscolo tenía criterio", comparó con el anterior coordinador que renunció por desacuerdos con sus pares chilenos. "Galdeano es una persona a la que el turismo no le interesa", se quejó.

"Pareciera que fuera una devolución de favores de la Nación a Mendoza. Con 27 años en el Turismo, me hago cargo de lo que digo y creo que es eso lo que está pasando. Es un despropósito", tiró.

El manejo de la ruta 7

A diferencia de lo que sucede con la ruta 222 que va a Las Leñas, la ruta 7 es injerencia de Nación y al ser parte del corredor bioceánico, las decisiones sobre la transitabilidad son tomadas por la coordinación.

Según dijeron por lo bajo a Diario UNO, el diálogo con las autoridades provinciales fue prácticamente nulo este invierno y la queja que sale desde calle Peltier es que se le dio prioridad al transporte de carga sin atender las necesidades del turismo.

Cada mañana, Vialidad Nacional informa sobre la transitabilidad de la ruta. Esa información llega a la ministra Nora Vicario alrededor de las 9 y recién ahí se traslada a las agencias de turismo. Tarde. Tardísimo.

penitentes nieve en mendoza turismo 2.jpg

Sallito cuenta que los operadores retiran a los turistas de los hoteles a las 7 para emprender las excuriones por lo que a las 9, cuando llega la info sobre si la coordinación decidió cortar o no el tránsito para turismo interno, las pick up ya están en Uspallata.

"¿Por qué no exigen el uso de cadenas y listo en vez de cortar la ruta?", cuestiona Sallito en nombre de los empresarios descontentos. "¿Por qué no se alerta con cartelería, con una radio de montaña sobre el uso de cadenas, el pronóstico y cómo está la ruta de manera permanente?", agrega otro.

"Cortando la ruta perdemos todos: el que alquila trajes, los choferes, las agencias, los que tienen negocios en alta montaña todo el año, los que invierten todos los inviernos", lamentó un trabajador que esperó las vacaciones para hacer una diferencia.

Que el dedo no tape el sol

Fue Jorge Pérez Polo, director comercial de Los Puquios, el que dio un panorama completo de lo que se vive desde Uspallata hasta alta montaña.

La historia se repite año tras año. La falta de infraestructura e inversión desde la precordillera es abrumadora y basta solo con dar un paseo para notarlo.

Pero también el desorden y el desborde se advierten a simple vista. Algo no funciona (varias cosas no funcionan).

El que llega está desinformado: ve cómo el propio sitio de Turismo de Mendoza promociona Penitentes y, si está desprevenido, cree que que el predio volvió o nunca dejó de funcionar como en sus mejores épocas.

penitentes nieve en mendoza promo turismo.jpg

"Por la ansiedad de ver y tocar la nieve, se tira en cualquier lado", relata un operador de montaña que alerta también por el peligro que corre ese turista por los camiones que pasan por la ruta a toda velocidad.

"Hace 20 años que no se hace nada. Está abandonado todo", agrega Pérez Polo apuntando a que no solo se debe generar tráfico de turistas sino también prepararse para complementar la actividad.

"No haber concesionado Penitentes produce un descontrol en la gente que sube como marea y ocasiona accidentes y caos a los pocos prestadores que no tenemos capacidad para dar respuestas", analiza el gerente comercial de Los Puquios, uno de los emprendimientos que no pudo operar durante el primer fin de semana de las vacaciones de invierno (el más importante del año) porque se le dio prioridad de paso a los camiones y se cortó el tránsito para el turismo interno.

A diferencia de Sallito, que desde las agencias de viaje resaltó la labor de Vicario, los prestadores de alta montaña piensan que "si hay una funcionaria que tiene que dar respuesta, es ella".

"Tenemos límites como privados y el desborde provoca daños y desequilibrio", relata desde Los Puquios.

Enfermería, baños y estacionamiento son tres servicios básicos que los turistas buscan cuando suben. Este año, el Gobierno contrató baños químicos para colocar en el predio de Penitentes que aún busca quién lo opere; también habilitó un sector de gastronomía con food trucks y brindó obras de teatro para las familias visitantes.

penitentes nieve en mendoza turismo 4.jpg

Es un paso pero la demanda sigue siendo alta y es entonces cuando el turista busca respuesta en prestadores locales de antaño que, según dijeron, terminan colapsados y no reciben del Estado provincial ninguna ayuda.

La naturaleza que nos salva día a día

Una persona a la que le va mal influye en otras 36 a las que le llega el mensaje. En cambio una persona a la que le va bien, influye solo en 18.

penitentes nieve en mendoza turismo.jpg

Esa frase es de uno de los tantos operadores de alta montaña preocupado como cada año por aquellos turistas que no logran saciar su demanda al llegar a Mendoza y se va algo desilusionado.

El temor está latente. Cuando de nieve y montaña se trata -salvo cuando se va a Malargüe-, el turismo mendocino flaquea.

Pero claro, el que llega, si logra pasar de Uspallata, se va envuelto por esa mágica poción que regala una cordillera como la nuestra. Esa que reduce el daño con solo mirarla y que nos permite sobrevivir a la tragedia de llegar a Mendoza en busca de nieve, rogar por encontrarla y comerse 5 horas para regresar al llano.

alta montaña regreso mendoza.jpg
La difícil vuelta de alta montaña. Imagen tomada y publicada por un usuario de Twitter Gastón Godoy.

La difícil vuelta de alta montaña. Imagen tomada y publicada por un usuario de Twitter Gastón Godoy.