Comicios nacionales 2023

Paranoia por la inflación postelectoral: algunos negocios ya restringieron las ventas en Mendoza

A tres días de las elecciones, la falta de precios de referencia afecta al comercio y a la industria. No cierran pero se disminuyen las ventas o se pactan entregas sin precios hasta después del domingo

¿Ventas restringidas o paralizadas por la inflación?

Lo que se pudo saber, según el relevamiento de este diario, es que si bien algunos rubros directamente no están vendiendo como ocurre con los insumos cuyo precio está atado al dólar, como los materiales eléctricos y la tecnología, otros están vendiendo con restricciones, ya que los proveedores les entregan la mercadería sin precios hasta que pasen los comicios del 22 de octubre.

En el sector de alimentos y bebidas, en cambio, las quejas son porque el desabastecimiento lo pueden generar los mismos clientes si se desata una fiebre por comprar -como ocurrió antes de la pandemia- pero con una demanda difícil de controlar. Esta es la situación de los supermercados.

Otros sectores del rubro alimentación, como los panaderos y productores frutiortícolas, se quejan porque si bien no pueden dejar de vender, no saben a qué precio hacerlo ya que tampoco están seguros de poder reponer lo que se vende.

Qué ocurre en el comercio y la industria

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Turismo y Servicios (Cecitys), Adrián Alín, explicó que si bien hay negocios que han decidido no atender hasta el lunes, son pocos -como una casa de tapicería y una electromecánica del Gran Mendoza- en general no está ocurriendo este panorama.

Tapiceria del centro-cierre previa electoral.jpg

Hay que tener cuidado con las decisiones que se toman, porque lo que está pasando es una especie de terrorismo de precios. Esto desalienta el consumo, lo que a su vez, afecta al empresario y también a los puestos de trabajo del comercio Hay que tener cuidado con las decisiones que se toman, porque lo que está pasando es una especie de terrorismo de precios. Esto desalienta el consumo, lo que a su vez, afecta al empresario y también a los puestos de trabajo del comercio

Por otra parte, explicó que los negocios tienen costos fijos que si un día se cierra o no se vende, son muy difíciles de cubrir. "Es mucha plata la que se pierde por no abrir un negocio uno o dos días", apuntó.

También destacó que la idea de la Cecitys es no entrar en pánico y cuidar a los clientes.

jugueterias compras navideñas comercios en Mendoza (18).jpeg
La situación general de los comercios es que se sigue vendiendo porque cerrar un día implica una gran pérdida de dinero. 

La situación general de los comercios es que se sigue vendiendo porque cerrar un día implica una gran pérdida de dinero.

El presidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM), Santiago Laugero, afirmó que en el rubro de la construcción, lo que está sucediendo desde hace siete días es que no hay listas de precios. "Los proveedores retiraron las listas de precios la semana pasada", sostuvo.

Agregó que quienes proveen los materiales tienen convenios con sus principales clientes y lo que hacen es entregar sin precios de referencia. "Esto por lo menos hasta la semana próxima, eso nos dicen, que habrá nueva lista de precios pero después de que pasen las elecciones", indicó.

Una opinión similar fue la de Alfredo Cecchi, presidente de la Federación de Parques Industriales: "La incertidumbre de precios es muy grande, nadie sabe lo que va a pasar. Lo que sí sabemos es que la industria en Argentina está adecuada al dólar libre, y por esto es que las ventas se restrigen".

►TE PUEDE INTERESAR: Dónde voto Elecciones 2023 en Mendoza: consultá el padrón electoral nacional

Sin embargo, tampoco ratificó cierre total de empresas y rubros antes de las elecciones 2023, pero sí restricciones.

Gran preocupación de empresarios de la industria alimenticia

En cuanto a los alimentos, la situación es muy particular. Esto porque hay una especie de fiebre por la compra de mercadería antes del 22 de octubre.

Rubén David, dueño del conocido mayorista, habló al respecto. "Nosotros no vamos a cerrar y tampoco tenemos mercadería escondida, vendemos todos nuestros productos, lo que ocurre es que la demanda se ha incrementado mucho estos días", aseguró.

Turistas chilenos compran en Mendoza mayorista Oscar David (3).jpeg
Rubén David explicó que ellos no esconden mercadería en el mayorista y que el stock es suficiente a pesar del aumento de las ventas.

Rubén David explicó que ellos no esconden mercadería en el mayorista y que el stock es suficiente a pesar del aumento de las ventas.

El supermercadista también llamó a la gente a la reflexión.

Si un cliente va a la mañana a comprar y después ese mismo cliente vuelve a la tarde, o al otro día, no nos alcanza la capacidad ni el tiempo para reponer los productos Si un cliente va a la mañana a comprar y después ese mismo cliente vuelve a la tarde, o al otro día, no nos alcanza la capacidad ni el tiempo para reponer los productos

Destacó que no hay inconveniente de stock, por lo tanto la gente tiene que bajar un poco los niveles de ansiedad, consideró, más allá de la incertidumbre actual.

"Si yo atiendo 3.000 clientes por día, y de repente, un día vienen 6.000, la situación se vuelve difícil de manejar", ejemplificó.

Una opinión similar tuvo Cristián Di Betta -presidente de la Asociación de Panaderos de Mendoza.

Dijo que el principal problema de los dueños de panaderías es que las materias primas aumentan todos los días, como es el caso del precio de la bolsa de harina, que el 10 de octubre estaba a $5.000 y este jueves trepó a los $7.200. En la misma jornada, les actualizaron tres veces los precios de lista.

Si bien ellos no pueden dejar de vender, sí confirmaron que tienen problemas con algunos insumos que no se están consiguiendo, o los envían de forma restrictiva, como la levadura, la margarina y la grasa.

Otro inconveniente es que tampoco tienen precios de referencia.

Por último, Omar Carrasco, de la Unión Frutihortícola Argentina, destacó que en su rubro no es factible no vender la mercadería, pero lo que sí está pasando es que los comerciantes han disminuido las compras, porque a su vez, la gente consume cada vez menos frutas y verduras.

Temas relacionados: