Diario Uno > Sociedad > Murió

Murió Pedro Sáez Chilotti, el más amable de todos nosotros

Fue el que le dio la bienvenida, desde la mesa de entradas, a todo el que llegaba a Diario UNO, primero, y años después a las instalaciones de Grupo América, de Mendoza

La muerte es siempre injusta. Siempre llega demasiado pronto y se carga a quien encuentre, sin discriminaciones. Pero, a fuerza de ser sinceros, la Parca tiene algunas preferencias: suele elegir a los mejores, a los más amables, a los que su ausencia dejará un hueco grande en la vida de los demás y tardarán en ser olvidados. Porque la muerte es esencialmente cruel.

Esta vez esta señora impiadosa se llevó a Pedro Sáez Chilotti, el que daba los buenos días a todos los que, por años, llegaban a la redacción de Diario Uno, en Pedro Molina. Y, después, con la mudanza a las instalaciones del multimedio en Manuel A. Sáez, hizo lo mismo allí, ahora para todos los otros medios también. Murió Pedro, un buen tipo.

Esencialmente amable, Pedro era justamente eso: una bienvenida para cualquiera. Verlo ahí, sentado en su puesto, resolviendo cualquier duda, era como un presagio de que el día fluiría como corresponde y, sino, que nada sería tan tremendo. Porque Pedro trasmitía amabilidad y optimismo.

En estas horas el corazón de Pedro decidió detenerse y dejarnos a todos más tristes, más solos. Murió Pedro, un buen tipo.

San Pedro, seguro sentará a su lado a su tocayo. Dos Pedros son mejor que uno y nadie como ellos para hacer ese trabajo.

Seguir leyendo