Pese a sus sueños de ser campeona mundial de boxeo, algo que se truncó por un accidente, Viviana Corzo, más conocida como La Doga, se hizo conocida en los últimos tiempos, no por sus puños sino por su inmenso corazón y su espíritu solidario. Este martes falleció y ahora su familia necesita ayuda para afrontar los gastos de la empresa que se encargará de cremar su cuerpo.

Dentro de su pobreza y la responsabilidad de mantener a 12 hijos, al que sumó otro bajo adopción, esta godoycruceña se hizo conocida por levantar en su casa un comedor y alimentar a más de 50 niños de la zona aledaña al Corredor del Oeste, con alguna ayuda de la multicampeona mundial de boxeo Alejandra Locomotora Olivera.

Viviana arrastraba una gran dolencia que la mantenía en espera de un trasplante de hígado, y hace una semana tuvo una severa hemorragia que la llevó a internarse en la Clínica Santa Clara, donde finalmente murió este martes.

Su familia es muy humilde y todo les falta, incluso con mucha urgencia, el efectivo necesario para realizar la cremación de su cuerpo. Necesitan juntar $50.000, aunque de ellos, por lo menos $27.000 deben pagarse este miércoles por la mañana, por lo que se llama a la solidaridad de los mendocinos, para devolver un poco de lo mucho que le dio a sus semejantes esta valiente mujer.

Por ello se está realizando una colecta espontánea, organizada por una amiga, Roxana Orellano, con quien pueden comunicarse para recibir las donaciones. A quienes puedan colaborar, hay que llamar al 261-5683188, o al teléfono que figuraba como el del comedor de Viviana: 261-6 962583.

También se pueden realizar depósitos al CBU 0110635630063504677083.