Líder de la asociación local

Murió Fátima Olivares, pionera en reivindicar a las trabajadoras sexuales

Fátima Olivares, fue una pionera de Mendoza en la reivindicación de las trabajadoras sexuales, secretaria general de AMMAR, la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina, regional Mendoza.

Por UNO

En la mañana de este miércoles falleció Fátima Olivares, una pionera de Mendoza en la reivindicación de las trabajadoras sexuales, secretaria general de AMMAR la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina, regional Mendoza.

Fátima Olivares se convirtió en una activa participante del movimiento Ni una Menos. El colectivo la despidió en las redes sociales con una publicación donde destacan su espíritu de lucha y su alegría.

Seguir leyendo

https://graph.facebook.com/v8.0/oembed_post?url=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2F1846009072337833%2Fposts%2F2990754857863243%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJfZCnYs7TaukPTWpT0anjiivi0a6VdEGZC1yxZA7cUGZCgyIQ7Oh7rRas6ES59OvK1Ln2PApsdWIb9596ZCG9dWTWIW0dDWZATUoswlcau3UWLYIXYSY55SogFKPiMLZAstTme5I4j05x8eWTs2TPzO9jkOqzPBgZDZD

Desde el colectivo Ni Una Menos Mendoza despedimos con dolor y tristeza a la compañera Fatima Olivares, Secretaria...

Publicado por Niunamenos Mendoza en Miércoles, 1 de septiembre de 2021

Tenía 66 años y hacía mas de 40 años que se ganaba la vida como trabajadora sexual.

En una entrevista que publicó Diario UNO en junio de este año, ella cuenta que empezó a ejercer como trabajadora sexual a los 24 años.“Yo elegí ser prostituta cuando tenía 24 años. Yo lo elegí y si volviera a nacer, lo volvería a elegir. Amo mi profesión y soy una profesional”.

En otra nota dada al portal de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina también comentó: "Empecé porque no me alcanzaba la plata. Yo trabajaba en un criadero de pollos y no me pagaban suficiente como para poder sostener a mis ocho hijos. Por eso elegí mi profesión, con la cual estoy totalmente decidida porque gracias a ella pude darle de comer a mis hijos, hacer mi casa y tener una mejor calidad de vida, cuenta en la entrevista.

Fátima Olivares 1.jpg

Después de estar toda una vida trabajando en el rubro, su vida dio un giro cuando hace más de una década conoció a la asociación AMMAR y comenzó a comprometerse activamente en la defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales llegando a ser la máxima autoridad en Mendoza de esta asociación nacional.

Fátima Olivares 2.jpg

Ella cuenta en esa entrevista: "Era muy tímida, no quería que nadie se enterara de mi trabajo, no hablaba nada. Con el tiempo me fui involucrando cada vez más. La asociación me aportó el reconocimiento y la confianza hacia mí misma y también hizo que me diera cuenta que nadie me podía llevar en cana porque yo tengo derechos. Antes, cuando me llevaban en cana, tenía miedo por mí y por mis hijos. Después, con AMMAR, empecé a cuestionar por qué me llevaban si yo no estaba haciendo nada malo. Esa es la ignorancia que tiene una, no conocer sus derechos. Antes veía a la policía y me iba corriendo como una loca mientras les avisaba a mis compañeras pero después me di cuenta que no podían hacerme eso", revivía de sus años más difíciles.