Diario Uno Sociedad covid
Tercera ola

Los médicos mendocinos perfeccionan estrategias para enfrentar las secuelas post Covid

Aunque muchos no lo saben, hay un porcentaje de pacientes que sufre consecuencias a largo plazo tras haber contraído la enfermedad. Los doctores ya implementan sistemas para afrontar un problema que puede agravarse si sigue disparándose la cantidad de infecciones

En medio de cifras récord de contagios, los hospitales públicos y privados de Mendoza anticipan la posible llegada de pacientes con secuelas post Covid y ya tienen estructuras preparadas para su tratamiento. Es lo que revelan las entrevistas que hizo UNO a efectores de salud, que desde la experiencia ganada compartieron sus expectativas. Y en el aire, además del virus, persiste una duda: ¿habrá consultas en masa si se infecta la mayor parte de la población?

“Tuvimos un pico de consultas en septiembre-octubre de 2021 y es factible que en dos meses tengamos otro, si se considera el nivel de circulación que estamos viendo hoy”, anticipó Rodolfo Torres, coordinador médico de la Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de Mendoza (ACLISA).

Hasta ahora, se han tipificado alrededor de 200 secuelas que puede dejar la enfermedad. Y si bien en el principio de la pandemia la Organización Mundial de la Salud indicó que uno de cada diez infectados sufrirían el "Covid largo", hoy la variante Ómicron y sus cuadros leves permiten ilusionarse con una proporción bastante menor.

Como sea, Mendoza -que hasta el viernes 14 de enero tenía un total de 210.791 casos de Covid registrados- ya construyó su propio camino en el abordaje de este tipo de enfermos.

Torres contó que las consultas por secuelas llegan de forma tardía. “Suelen venir entre el mes y medio y los dos meses después de haber transitado la enfermedad. Y esto es porque al principio creen que el problema se va a ir. Al pasar el tiempo y ver que no mejoran, acuden a los médicos”, detalló, y recalcó que si uno nota alguna disminución en sus capacidades “debería hacer la visita dentro del mismo mes en el que le dieron el alta”.

“La gente subestima al virus”, insistió Torres. “Las pruebas neurocognitivas nos marcan que los pacientes llegan con un deterioro de casi un 10% respecto a sus capacidades previas, por lo que requieren rehabilitación”.

El entrevistado declaró que, en general, las clínicas privadas de Mendoza no abrieron áreas específicas post Covid, sino que derivan la atención directamente a cardiología, neumonología, neurología, etc.; haciendo foco en las rehabilitaciones.

Mendoza covid.jpeg
El alza de contagios coincide con una mayoría de cuadros leves, pero las secuelas del Covid pueden durar meses.

El alza de contagios coincide con una mayoría de cuadros leves, pero las secuelas del Covid pueden durar meses.

Consecuencias del coronavirus

En las instituciones públicas la gimnasia fue un poco diferente. Ahí aprendieron muy rápido, porque las oleadas con cientos y cientos de infectados de la más diversa extracción social los fue obligando a organizarse.

La doctora Roxana Cabrera es la directora del Hospital Lagomaggiore y repasó: "desde enero del año pasado pusimos en marcha el programa Atención post Covid, que está destinado a nuestros pacientes que tuvieron cuadros moderados o severos. En aquella instancia no sabíamos cómo podían ser las secuelas y no queríamos dejarlos a la deriva".

Los médicos Pablo Limia, Soledad Lascano y Andrea Gasull se montaron el proyecto al hombro y hasta el momento se logró seguir la evolución de más de 350 personas a las que se les dio el alta y que sin embargo -por edad, comorbilidades o por la agresión con la que los atacó el virus- podían necesitar atención.

"Si es necesario chequearlos a la semana o al mes, lo hacemos. Pero en general nos contactamos a los dos meses para revisar cómo han quedado esos pulmones, sumamos una evaluación neurológica, etc. Es una analítica completa", describió Cabrera.

La doctora aseguró que con estos monitoreos "se consiguió que no haya pacientes con secuelas graves". "A lo mejor alguno que tenía una comorbilidad quedó un poco más afectado, pero en general han continuado bien", resumió.

Citó el caso de un fumador crónico que tras haberse contagiado quedó con menos capacidad pulmonar.

Y siguió fumando— ironizó.

Un dato más: los residentes de Neurología del mismo hospital hicieron una investigación especial sobre las cefaleas -en criollo, los dolores de cabeza-, ya que son otra de las consecuencias que se detectó en buena parte de los recuperados.

Ómicron y una etapa diferente

Ante el ascenso de Ómicron, Cabrera se permitió el optimismo. "A diferencia de lo que ocurría en la primera y en la segunda ola, la mayor parte de los positivos ya no se alojan en el hospital. Se van a sus casas con una sensación similar a la gripe. Les damos algunas pautas de alarma para que estén atentos y por lo general ahí se termina el asunto. No son cuadros graves y esperamos que las secuelas tampoco lo sean", detalló.

contagios coronavirus enero 2022.jpg

La ocupación que tenía Cabrera en sus camas UTI hasta hace pocos días invita a pensar que se viene otra etapa. De 21 camas de terapia intensiva, sólo 2 estaban destinadas a pacientes Covid -dos mujeres que no se aplicaron las vacunas-, y había un tercer caso sospechoso, un hombre que sí tiene el esquema completo pero posee varias comorbilidades.

"Luego tenemos 11 camas con gente que sufrió otros inconvenientes. Pero si sacás la cuenta, hoy solamente el 10% de la terapia está ocupado por casos confirmados de coronavirus", dijo la directora del Lagomaggiore. Obviamente, si las infecciones siguen creciendo al ritmo actual el panorama podría alterarse rápidamente.

"Todavía no sabemos qué secuelas pueden venir"

Marcos Graña es el encargado del departamento de Rehabilitación del Hospital El Carmen, el principal centro de atención médica para los afiliados adultos de la Obra Social de Empleados Públicos de Mendoza (OSEP).

"Desde el principio tuvimos que reorientar recursos para amortiguar el impacto de la emergencia, y eso incluyó aprender a trabajar con los pacientes post Covid, no solamente durante la etapa más crítica sino cuando necesitaban reintegrarse al mundo; al trabajo y a sus rutinas", cuenta el doctor.

Al compás de la pandemia, en su área se focalizaron fundamentalmente en los cuadros "post" que más les caían: neurológicos y respiratorios. La rehabilitación empieza apenas los pacientes están en condiciones de afrontarla.

"Aquellos que pasan meses internados suelen padecer polineuropatías, se les inflaman los nervios, etc. Tenemos que iniciar un seguimiento para que de a poco puedan retomar su vida", marca Graña. Los cuadros severos, al pasar tanto tiempo con respiradores y relativamente inmóviles en una cama, precisan de alguien que los ayude a "volver" de todo aquello.

terapia-intensiva.jpg
Las UTI de Covid requieren una labor muy activa por parte de los especialistas. Y una estadía larga allí puede dejar secuelas en los pacientes.

Las UTI de Covid requieren una labor muy activa por parte de los especialistas. Y una estadía larga allí puede dejar secuelas en los pacientes.

"Luego tenés pacientes que no han tenido cuadros severos pero llegan al hospital con quejas cognitivas. Se sienten lentos para pensar o se olvidan de las cosas. Eso lo estamos viendo incluso con los casos de Covid leves. Entonces les hacemos estudios para ver si han tenido alguna lesión. Aún no está clara la causa de esos inconvenientes, pero por las dudas los chequeamos y ayudamos a que se recuperen", asevera el médico.

"Y después tenés otro grupo, menos numeroso, que es el de aquellos a quienes el Covid les disparó algún tipo de complicación neurológica de mayor magnitud. Al principio de la pandemia -ahora no tanto- veíamos pacientes que habían sufrido un ACV o hemorragias cerebrales después de contraer coronavirus", rememora el doctor.

El criterio es acompañar a los "post" desde el principio. "Los vamos siguiendo desde la terapia hasta que vuelven a estar activos", define Graña. "Estamos con ellos cuando están internados, cuando pasan a terapia intermedia y cuando ya están en situación ambulatoria. De hecho, en El Carmen tenemos un área específica para las etapas más avanzadas, el Centro de Rehabilitación Ayacahuina".

—Y hoy, ¿llegan ex pacientes de variante Ómicron con secuelas neurológicas? Porque con tantos infectados, podría ser un problemón...

—No lo estamos viendo todavía ni se registran más consultas en ese sentido, pero tampoco lo podemos descartar. Es posible que aparezcan. Por ahora, estamos cursando un aumento sostenido de casos activos y sabemos que cada variante tiene un comportamiento diferente que vamos conociendo a medida que avanzan los meses. Veremos qué nos aguarda más adelante.