Murió por una falla renal

Le dieron oficialmente de baja a Fanto, el ovejero alemán del Servicio Penitenciario fallecido hace 3 meses

El perro se desempeñó durante 7 años en la División Canes del Servicio Penitenciario hasta que comenzó con problemas renales. Murió a fines de julio último y ahora oficializaron su baja del servicio en el Boletín Oficial

Fanto, un ovejero alemán de 7 años, que trabajaba para el Servicio Penitenciario fue dado de baja por el gobernador Rodolfo Suarez a través del Boletín Oficial, luego de haber muerto como consecuencia de una falla renal. Aseguraron que el animal era uno de los más obedientes y dóciles y con una gran respuesta a sus guías y compañeros de trabajo.

La muerte del animal ocurrió a fines de julio pasado, cuando una médica veterinaria le colocaba la medicación de todos los días, debido a una falla renal que comenzó a sufrir a mediados de este año. Lamentaron que no hubo más nada que hacer por Fanto, y expresaron mucho dolor por su muerte.

Por esto, el martes pasado se publicó en el Boletín Oficial la autorización para darle la baja definitiva a Fanto como miembro de la Dirección General del Servicio Penitenciario, donde se desempeñó en la División de Canes.

servicio penitenciario fanto.jpg
Aseguraron que Fanto era el más obediente de todos los perros de la División Canes y cumplió tareas muy importantes dentro de la fuerza.

Aseguraron que Fanto era el más obediente de todos los perros de la División Canes y cumplió tareas muy importantes dentro de la fuerza.

Además, el gobernador decretó: "Comuníquese el presente decreto a Contaduría General de la Provincia y al Tribunal de Cuentas de la Provincia de Mendoza, y remítanse las presentes a la Dirección General del Servicio Penitenciario con el fin de que se realicen las investigaciones correspondientes a fin de descartar la existencia de eventuales sanciones".

La historia de Fanto en el Servicio Penitenciario

El ovejero alemán sable nació el 5 de octubre del 2015. Cuando cumplió sus 45 días fue donado a la fuerza penitenciaria por una familia de San Luis, junto a Fox, su hermano, quien continúa de servicio con funciones en la División Canes.

Los entrenadores y guías de Fanto aseguraron que cumplió con tareas específicas respecto a la seguridad del penal, y fue un perro de guarda y custodia considerado por todos como uno de los más obedientes, además de ser muy equilibrado, dócil, con un muy buen comportamiento y con una respuesta muy positiva a los pedidos y tareas que debía cumplir.

►TE PUEDE INTERESAR: Baleó a un perro y tendrá que pagar una multa de 100.000 pesos

Estuvo en la seguridad externa del penal Almafuerte, para reforzar las maniobras nocturnas en los diferentes módulos, con jornadas de 4 horas. Además, era miembro del grupo que actuaba en los momentos de alteración del orden, y custodiaba los perímetros de la cárcel de Cacheuta con el fin de evitar la fuga de algún interno.

Por todos los aspectos positivos que tenía Fanto, además de su postura y actitud, participó también de actos institucionales en fechas patrias.

Aseguraron que la comida de Fanto era Premium, al igual que el resto de los perros de la división, tenía todas sus vacunas al día y era atendido ante cada eventualidad que sufriera. Si bien este tipo de razas suelen vivir alrededor de 10 años, con 7 años comenzó a sufrir de fallas renales que deterioraron su salud.

Estuvo con tratamiento para mejorar su calidad de vida, y con el fin de que no sufriera, pero en poco tiempo tuvo un marcado desmejoramiento hasta que falleció cuando le colocaban la medicación. Indicaron que es muy común en esta raza que tengan una predisposición genética a este tipo de patologías.

"Para quienes integramos la División Canes del Servicio Penitenciario, fue una pérdida que generó un gran vacío y dolor, ya que todos los perros son considerados un compañero más, un efectivo penitenciario más", señalaron.

Temas relacionados: