Diario Uno > Sociedad > Virus

Las variantes más peligrosas del coronavirus, cada vez más cerca de Mendoza

Las mutaciones de mayor riesgo están cada vez más cerca de la provincia, que por ahora no cuenta con laboratorios para determinar si ya están circulando. Se esperan resultados de muestras enviadas a Buenos Aires. Cómo anticiparse a la transmisión.  

En cuestión de días, algunas de las variantes más peligrosas a nivel mundial del Covid 19 pueden estar circulando por Mendoza, aunque por ahora es difícil confirmar su presencia, ya que aquí no se realiza el tipo de pruebas que detecta modificaciones. Para obtenerlos hay que enviar muestras a los laboratorios nacionales que analizan la genética del virus.

El hecho de que se hayan detectado las "cepas” de Manaos y Reino Unido en Córdoba este miércoles, sumado a la transmisión que hay en Buenos Aires desde principios de año, refleja un avance hacia las provincias de estas nuevas versiones del contagio. Todo en el medio de la preocupación por la segunda ola y la posibilidad de decretar nuevas restricciones.

Te puede interesar...

Por el movimiento normal entre regiones, más el turismo interno y externo habilitados, esa cercanía amenaza con abrirle las puertas de Mendoza a las mutaciones, aunque momentáneamente no se pueda saber cuándo llegarán o si, incluso, ya tienen infectados en la provincia, como pasa en otras partes del país.

“En medio de esta pausa epidemiológica en la que aún estamos, no tenemos cómo saberlo”, anticipó a Diario UNO el virólogo y coordinador de la Red de Laboratorios local, Carlos Espul. “Cuando en Inglaterra aumentaron mucho los contagios, decidieron mandar un porcentaje de las muestras al sistema que secuencia los genomas, a través de eso se llegó a la conclusión de que el virus cambiaba”, agregó.

Ese procedimiento es el único que determina transformaciones del Covid – 19. En Mendoza se puede acceder a tres tipos de pruebas: PCR, testeo rápido de antígenos y análisis de anticuerpos, que se hace con extracción de sangre y determina inmunidad, pero no la presencia del virus en el momento. "Ninguna de estas técnicas permite encontrar variantes”, afirmó el médico bioquímico Rubén De Vecchi a este diario. “Aunque están apareciendo algunos formatos nuevos, como estos que se aplican a los más chicos por ser menos invasivos, pero para saber si hay o no alguna mutación, hay que remitir sí o sí a la red de laboratorios nacional”, anticipó.

Esperando los resultados

Como la mayoría de las provincias, Mendoza no cuenta con la tecnología para la secuenciación genética del Covid, pero en octubre envió muestras al Hospital Gutiérrez, una de las sedes del consorcio PAIS (Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-COV2) para comenzar a tener definiciones. Esas pruebas fueron procesadas durante febrero, pero los resultados definitivos aún no llegan.

No se trató de una búsqueda específica, ya que fue previa a que aparecieran las variantes que se estudian en la actualidad. “En aquel momento procuramos que fueran testeos positivos de distintos laboratorios y también que fueran representativos de varios departamentos”, explicó Espul.

Mientras tanto, ese consorcio de laboratorios seguirá analizando mutaciones del virus en el resto de las provincias (sobre todo las que limitan geográficamente con Brasil, que vive el peor momento sanitario de su historia) y le ha pedido a Mendoza continuar recolectando muestras para identificar más adelante si las variaciones están circulando.

Cuáles son las mutaciones

Las variantes encontradas en Córdoba y que ya están circulando por la Argentina, integran el grupo de las que, para la OMS, son más peligrosas o de mayor preocupación: las VOC por sus siglas en inglés (Variants Of Concern).

Esto significa que pueden generar dificultades peores que las producidas por la cepa original del coronavirus, tanto en cada contagio individual como a nivel sanitario en las comunidades en las que avance, porque suelen ser hasta un 70% más contagiosas.

La variante británica es la más complicada. A su alto nivel de transmisión, se suma que logra replicarse en el cuerpo entre 8 y 16 veces más rápido que el virus original. Además, neutraliza anticuerpos de distintos tratamientos para la enfermedad, y aumenta la cantidad de internaciones y muertes.

La “cepa” de Manaos es la que más inquieta a algunos especialistas argentinos. Es una de las causas del trágico aumento de casos que vive Brasil, que ayer rompió su récord con 91.000 contagios, y está muy cerca de Argentina por la intensa actividad con aquel país. Por estas horas se confirmará si en Entre Ríos también hay presencia de esa variante, ya que el Instituto Malbrán publicará los resultados de un camionero oriundo de Santa Catarina que dio positivo y llegó a la provincia con varios síntomas. Esta mutación es la que motiva la idea de cerrar todas las fronteras del país.

La variación de Río de Janeiro también llegó a la Argentina. A principios de marzo se detectaron más de cuarenta contagios compatibles con su genoma en muestras de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, por donde habría ingresado. En al menos alguna de sus variantes, su proteína espiga (la que permite el ingreso a las células) le permite ser más resistente a los tratamientos con anticuerpos monoclonales y al plasma de convaleciente.

Aun no se ha encontrado variante sudafricana en el país, aunque su presencia en varias zonas de la región hace pensar que su ingreso es inminente. Además, desde hace algunas horas se investigan nuevas mutaciones peligrosas en el mundo: una en Francia, que en un alto número de casos “esquiva” los PCR (es decir que da negativo), y dos en California, que rápidamente fueron agregadas al grupo de mutaciones de preocupación.

Cómo detectar las variantes

Si la tasa de transmisión se acelera, puede ser indicio de que hay una mutación del virus. Miguel Díaz, director del Hospital Rawson de Córdoba (donde aparecieron los casos con las secuencias de Manaos y Reino Unido), afirmó que “hay que mirar las características de los brotes y si las manifestaciones clínicas son extrañas. Todo eso hace pensar que está dando vueltas una cepa diferente, como pasó cuando descubrieron las de Inglaterra y Sudáfrica”.

Sobre si Mendoza se encuentra en mayor peligro tras el avance de las variaciones en distintas provincias, Díaz dijo que “todos estamos expuestos. Era cuestión de tiempo que esto pasara y se va a seguir expandiendo, sobre todo por la gran conectividad terrestre de la Argentina y la entrada y salida con Brasil, que es muy importante”.

Por lo pronto, Mendoza tiene intención de enviar nuevas muestras, tanto al hospital Gutiérrez como al ANLIS Malbrán (de donde vinieron las primeras confirmaciones por PCR un año atrás), pero por ahora, según afirmaron, no hay una fecha concreta para ese envío y se siguen recolectando testeos.