Diario Uno > Sociedad > vacuna

La primera mendocina en el mundo en recibir la vacuna contra el Covid-19

La psiquiatra Karolyn Skalany trabaja en emergencias de un hospital de Houston y fue elegida para recibir la vacuna como prioridad, siendo la primera mendocina

Ella es una persona muy particular. Se trata de la mendocina Karolyn Skalany, ingeniera electrónica, que trabajó el el mundo del petróleo, y finalmente es una prestigiosa médica psiquiatra en Texas, Estados Unidos. Otra particularidad: posiblemente sea la primera mendocina en haber sido vacunada contra el coronavirus. Por su trabajo en el sector de emergencias de un hospital de Houston -está en la primera línea de defensa- fue elegida junto a a varios colegas para recibir la primera tanda de la vacuna del laboratorio Pfizer. Luego de ver padecer el coronavirus a miles de internados, dice estar "muy emocionada por esto", sintiéndose privilegiada.

La primera dosis de la vacuna la recibió el sábado 19 de diciembre, y la mendocina -de La Puntilla- se mostró emocionada: "Esta mañana le mandé un mensaje a mi jefe agradeciéndole haber recibido la vacuna. No puedo creer haber recibido la vacuna después de todo los cambios que han pasado, me siento muy afortunada", confesó en el programa de Radio Nihuil Te digo lo que pienso.

Te puede interesar...

00HFO-PFIZER-DATA1-superJumbo (1).jpg

Respecto al por que de la selección para ser vacunada primero, dentro de todo el plantel de profesionales del hospital donde trabaja -Baylor College of Medicine-, Karolyn dijo: "Nos eligieron por orden de prioridad. A los médicos, enfermeras, asistentes sociales, los que tenemos contacto directo en la zona emergencia, y a los médicos de terapia intensiva. Estuvimos en la primera tanda", explicó la psiquiatra.

Sobre el rótulo de "esenciales" para una rama como la psiquiatría, dentro de una pandemia, la profesional detalló: "Todos los hospitales tienen este servicio. Yo trabajo en el hospital más grande de Houston y aunque no es psiquiátrico, tiene médicos psiquiatras en la zona de emergencias en forma regular. Viene todo tipo de pacientes, desde los que llegan intoxicados con drogas, pacientes con psicosis, con intentos de suicidios", dijo la mendocina, que por ejemplo para estas Fiestas deberá cumplir 100 horas de servicio en el turno noche, desde el 23 de diciembre, al 12 de enero.

La experiencia de ser vacunada

"Estábamos en una lista de prioritarios, y nos avisan el jueves (10/12) para que estuviéramos alertas, de que se aprobaba la vacuna el viernes o sábado. Luego de aprobada, me mandaron un cuestionario medico vía electrónica, con varias preguntas sobre la salud personal, si alguna vez había tenido algún rechazo a alguna vacuna, y cosas así, y el mismo viernes quedó listo", relató Skalany.

"Luego me dijeron que fuera inmediatamente al hospital, para la vacunación. Me atendieron en cinco minutos, no tuve que esperar nada. Todo muy bien organizado. Llegué, escanearon mi identificación, no tuve que esperar casi nada. Fue una cosa muy emocionante, subí, estábamos en el cuarto piso, y mientras estaba en la fila se me caían las lágrimas, no lo podía creer. Me siento muy muy afortunada de haber sido parte de esa primera tanda de personas que recibieron la vacuna. También me dijeron que en tres semanas debo regresar para la segunda dosis", agregó sobre la experiencia.

Consultada sobre la logística complicada que tiene la vacuna de Pfizer, Karolyn dijo: "La vacunación, con la del laboratorio Pfizer aquí fue todo muy organizado, muy bien coordinado, en cuanto al transporte y almacenamiento de todas las vacunas aquí en nuestro hospital", señaló, para agregar: "No sé si todos tienen la misma capacidad".

Las angustias de una dura pandemia

Karolyn vivió situaciones muy angustiantes en el hospital de Houston donde trabaja, por ello fue elegida para ser vacunada prioritariamente, y sobre este tema relató: "En marzo fue un mes muy estresante porque, primero no teníamos test para identificar quien tenía o no Covid-19. Tampoco había tantos barbijos. No tanto en mi hospital, donde siempre los tuvimos, pero al principio no había para todos, y tenías que registrarte para recibirlo", recordó.

Refiriéndose a la evolución que se vio respecto a las herramientas para enfrentar al coronavirus, la mendocina dijo: "El cambio más importante que vi fue el test rápido. Al principio tomaba como cinco o siete días, entonces cuando llegaban a emergencias tenías que hospitalizarlo, y aquí en psiquiatría no hay buena manera de aislar a un paciente con Covid, entonces esos se iban a un hospital psiquiátrico", explicó.

Refiriéndose a uno de los temores más grandes de todos, Skalany dijo sobre el miedo al contagio: "Siempre tuve miedo. Cuando llego a mi casa siempre me saco la ropa, me lavo las manos, y aunque toma la mayor cantidad de precauciones posibles, siempre corre ese riesgo. Por suerte no me ha pasado nada, y por eso agradezco tanto recibir la vacuna".

No temerle a la vacuna

Para cerrar la entrevista, se le pidió a Skalany que aconsejara a la gente en general sobre sus temores hacia la vacuna contra el Covid-19. "Yo les recomiendo a los que tienen la suerte de poder ponérsela, que lo hagan, porque contraer el coronavirus puede costarle la vida. Conozco mucha gente y muchos pacientes que desafortunadamente han perdido la vida por esto. Preferiría sufrir algún efecto secundario de la vacuna, de los cuales no he tenido ninguno a morir o sufrir graves secuelas. Me siento súper bien, regia, ningún síntoma", finalizó la psiquiatra desde Houston, Texas.