Diario Uno > Sociedad > Hospital Central

La pesadilla de la familia del hombre que murió en la puerta del Hospital Central

La familia del hombre que murió en la puerta del Hospital Central todavía no logra despedirlo. Sin respuestas ni explicaciones denunciaron el caso

Una historia de desconsuelo e incertidumbre que parece no tener fin, es lo que está viviendo la familia de Fabián Pérez, el hombre que se descompensó en la puerta del Hospital Central y falleció. Tras su muerte, comenzó una verdadera pesadilla porque, durante horas, el cuerpo no era localizado pero luego les dijeron que no podrán verlo porque un estudio lo daba como positivo para coronavirus.

"Lo único que quiero es que esto se termine", dice Cynthia Pérez, hija de Fabián, al llegar a su casa tras pasar la mañana en el centro asistencial de calle Alem y en la comisaría donde radicó la denuncia por lo ocurrido con el padre. La voz denota el cansancio pero asegura que va a continuar adelante y pide ayuda para que este episodio no quede en la nada.

Te puede interesar...

El jueves 17 de septiembre, Fabián llegó hasta el Hospital Central acompañado de la madre: no soportaba más el dolor en la espalda. Además tenía una trombosis en un brazo que cada día se veía peor. Ambas dolencias las sufría desde hacía unos 20 días cuando decidió pedir el alta voluntaria de ese mismo nosocomio.

Cynthia relata que el padre tenía una insuficiencia cardíaca, EPOC, depresión respiratoria y su corazón funcionaba al 30%. Debido a ello, el consejo médico era someterlo a un trasplante de corazón pero, por sus condiciones de salud, no era aconsejable en ese momento.

"Mi papá pidió el alta voluntaria porque tenía miedo. Él veía que estaban trasladando a pacientes con coronavirus a sectores de terapia y unidad coronaria, adonde había personas que no estaban infectadas. Pero salió mal, tenía una trombosis en el brazo y mucho dolor de espalda. Antes del alta le hicieron un hisopado y salió negativo", detalla la joven a minutos de enterarse que el último estudio realizado al cuerpo de su padre dio positivo para Covid-19 y que por esto no podrán despedirlo.

Siguiendo su relato -que consta en la denuncia policial- explica que el domingo 13 deciden volver al hospital: "En la guardia le hacen una placa, nos dicen que está todo bien y le recetan ibuprofeno. Si no mejoraba en 72 horas lo teníamos que volver a llevar".

La nueva visita ocurrió el pasado jueves, quien lo acompañó en esa oportunidad fue la madre de Fabián, una mujer jubilada que trabajó 32 años en esta institución. "Él lloraba del dolor. Tenía dos pelotas en el brazo, una se le reventó y empezó a supurar. Primero le trataron el brazo, lo sajaron y limpiaron. Después, el médico, no sabemos por qué, decide derivarlo a la guardia de covid-19 para hisoparlo otra vez", explica Cynthia y agrega que luego de esto el hombre decide salir a la puerta a buscar a su madre a la que no le habían permitido el acceso al edificio pero, mientras caminaba, la llama por teléfono para advertirle que no se sentía bien.

Fue en ese momento que Fabián cayó al suelo frente a varias personas que se encontraban en el lugar, algunas incluso filmaron y sacaron fotos de lo que ocurría. Lejos de molestarse, Cynthia pide que quien cuente con ese material se los haga llegar ya que puede servir de prueba para constatar lo que su familia considera un abandono.

"Mi papá pasó más de 10 minutos en el piso sin que nadie lo auxiliara. Lo dejaron morir, después lo cargaron como a una bolsa de papas y lo entraron", dice indignada la joven ya que, según varios testigos del hecho, había personal del hospital que contaba con la vestimenta de aislamiento pero tampoco lo socorrió.

"Llegué media hora después. Pedí explicaciones y ver a mi papá pero no me lo permitieron porque no sabían dónde estaba el cuerpo. Primero me dicen que en la morgue, después que sigue en la guardia. Me mandaban de la guardia vieja a la nueva sin ninguna respuestas concretas. Nadie sabía dónde estaba. Pasaron horas hasta que, en un momento, me indican que tampoco lo podíamos ver hasta que no estuviese el resultado del hisopado, que volviera al otro día", así Cynthia cuenta cómo se desarrolló lo que considera "uno de los peores días de mi vida".

Pero la pesadilla estaba lejos de terminar y sumó varios capítulos más. Ya el viernes 18, pasado el mediodía la joven vuelve al hospital esperando poder iniciar los trámites para despedir a su padre. "Otra vez me empiezan a mandar de una guardia a la otra. En la que se encarga de los casos de covid-19 me dicen que el resultado no está porque se lo habían hecho ese día, es decir, post mortem. Volví a pedir explicaciones porque, supuestamente, lo habían hisopado antes de que se desvaneciera y, justamente por ese motivo, nos habían indicado antes que el cuerpo permanecía en una bolsa sellada hasta tener los resultados", explica sin todavía comprender todo lo que les ha ocurrido.

Y agrega: "Me dijeron que no sabían nada y que no había ningún registro de los estudios que le habían hecho el jueves. Finalmente, este sábado me avisan que el resultado es positivo, así que no vamos a poder reconocer el cuerpo. Todavía no sabemos qué médico lo atendió, qué exámenes le hicieron, qué le inyectaron. Nada. Mi papá no tenía coronavirus sino nos deberían haber pedido que todos nos analizáramos y eso no pasó".

Luego de recibir la noticia decide hacer la denuncia en la comisaría tercera ubicada en la calle Rioja porque considera que no se actuó de forma correcta y que se han presentado muchas irregularidades. Ella espera que los restos de su papá sean sometidos a una prueba dactilar para, por lo menos, tener así una seguridad. Pero, al llegar a la comisaría llevando consigo los nervios y el dolor de la pérdida, le dijeron que contaban con poco personal así fue que fue ella misma la que tuvo que sentarse en una computadora y escribir todo lo que había ocurrido: "Le puse guardar e imprimir, lo único que hicieron fue pasarme una hoja para poner en la impresora".

La denuncia escrita por Cynthia cierra de este modo: "Por favor, espero tener una respuesta y que se haga justicia, todos estamos cansados de esta situación pero dejar morir a las personas sin humanidad no, por favor".