Tesoro de la ciencia

La ministra de Turismo calificó como un "paso histórico" la restitución de la momia del Aconcagua al sitio donde fue hallada

Se generó una polémica entre el Gobierno, que quiere seguir las peticiones de los pueblos originarios y el grupo de científicos que oficia de custoria del cuerpo

La momia del Aconcagua debe volver a su sitio original. Esta es la premisa con la que la Dirección de Patrimonio, dirigida por Horacio Chiavazza, y apoyada por el Ministerio de Cultura y Turismo y el Gobierno de la Provincia anunciaron la decisión.

El punto es que la vuelta del niño momificado a la "Pirámide" -el sector del Aconcagua en el que se produjo el hallazgo en 1985 y el cual fue el sitio ceremonial donde se depositó el fardo funerario ha producido algunos desencuentros con los científicos del Conicet, quienes custodian la momia hace 37 años.

Aconcagua.jpg
El Aconcagua fue durante más de 5.000 años, la

El Aconcagua fue durante más de 5.000 años, la "casa" del niño momificado

A pesar de los desacuerdos, la ministra de Cultura y Turismo, Nora Vicario, sostuvo que "la restitución del niño momificado al Aconcagua es un paso histórico para Mendoza".

A esto, se le sumó la voz del director de Patrimonio, Horacio Chiavazza, quien aseveró que se les está dando participación a los representantes de los pueblos originarios, independientemente de su adscripción étnica específica y que esta restitución corresponde a un pedido de ellos.

La restitución de la momia del Aconcagua, pedido de los pueblos originarios

Chiavazza explicó que la restitución de la momia es uno de los puntos de un plan de mejoras y cambios en alta montaña. Específicamente en este aspecto, lo que se ha decidido es poner en valor a uno de los pocos patrimonios mundiales que tiene el país y el único de la provincia es el Qhapaq Ñan o Camino Ancestral Andino.

En esta puesta en valor, además de otras metas, como mejorar el sitio arqueológico de Ranchillos, en Uspallata, y el Puente del Inca, se le suma la devolución del niño momificado hallado en 1985 por unos andinistas cuando transitaban un paso poco utilizado para llegar a la cumbre de la montaña.

El tema, según manifestó Chiavazza, es escuchar la petición de las comunidades originarias y debatirlas con el Conicet y con la UNCuyo. Pero dejó en claro que esta idea se basa en la voluntad expresa de estas comunidades.

Esto es fundamental decirlo, porque ellos -por las comunidades originarias- son realmente los principales implicados y dentro de lo que son las nuevas políticas de gobernanza patrimonial, nos obliga a trabajar con el patrimonio desde abajo, desde los requerimientos poblacionales Esto es fundamental decirlo, porque ellos -por las comunidades originarias- son realmente los principales implicados y dentro de lo que son las nuevas políticas de gobernanza patrimonial, nos obliga a trabajar con el patrimonio desde abajo, desde los requerimientos poblacionales

A partir de este pedido, se han reunido 4 veces con el director del CCT y con la rectora de la UNCuyo.

Tanto Chiavazza como la ministra de Turismo y Cultura negaron que vaya a utilizarse como sitio turístico y que la momia vaya a ser exhibida al público. Con respecto a este último punto, manifestaron que es una de las condiciones que pusieron las comunidades originarias para comenzar a hablar sobre esta posibilidad.

Qué información ha proporcionado el estudio de la momia del Aconcagua

Según Chiavazza, el estudio de la momia del Aconcagua y su fardo funerario, ha permitido conocer, en primer lugar, las características que tenía la ritualización, el ceremonialismo del dominio incaico en un territorio tan alejado del Cuzco. Por otro lado se ha podido conocer que esta ritualización se vinculaba con peticiones a la naturaleza, o tenían que ver con cambios dinásticos en el sistema de poder incaico

Eso desde el punto de vista histórico, desde el punto de vista del cuerpo en particular, podemos saber que fue una persona que vivió en la zona que actualmente es el Perú y que corresponde a un linaje genético que hoy no existe en el mundo. Es decir que es uno de los primeros linajes genéticos, de los primeros habitantes del continente. El estudio también permite saber qué comió durante el proceso que la llevó al sacrificio. También fueron objeto de análisis elementos ceremoniales, como el ajuar, que corresponde a estatuillas, mantas, ponchos, algunos de plumas, cuatro partes del Tahuantinsuyo que se corresponden con los cuatro puntos cardinales.

Por qué es polémica la restitución del niño momificado al Aconcagua

El director de Patrimonio puntualizó que la restitución de la momia al Aconcagua tiene que ver con un principio andino que consiste en pedirle permiso a la tierra con respecto a las acciones que se van a realizar en ella.

Atendiendo ese principio y sistema de creencias es que nos vamos a reunir con los científicos y especialistas que han custodiado el cuerpo durante 35 años. Tenemos que garantizar el respeto del ceremonialismo o Capacocha, tal y como se le denominaba a este ritual incaico. Atendiendo ese principio y sistema de creencias es que nos vamos a reunir con los científicos y especialistas que han custodiado el cuerpo durante 35 años. Tenemos que garantizar el respeto del ceremonialismo o Capacocha, tal y como se le denominaba a este ritual incaico.

Entonces, la momia viene a representar un elemento que sintetiza ese período de dominación, pero también viene a reflejar una historia milenaria de la Cordillera de los Andes, si bien la momia corresponde a un cierto período histórico, el modo de ritualización es ancestral, precede a las poblaciones incaicas y tiene vinculación con las poblaciones originarias del continente.

►TE PUEDE INTERESAR: Momia del Aconcagua: entre nuevas pistas y la restitución

El punto de conflicto con los científicos, es que esta momia es literalmente un tesoro de la ciencia por su estado de conservación. Según la revista National Geographic, el análisis de una muestra de tejido interno ha demostrado que pertenece a un linaje genético muy antiguo, de unos 14.000 años, desconocido hasta el momento en el que se encontró.

Mientras, en la página web pueblos originarios.com se informa, punto por punto, cuál es la información obtenida a través del estudio del cuerpo del niño momificado.

  • Se determinó que había muerto por congelamiento a una edad aproximada de 7 años.
  • Algunas plumas son de guacamayo y otras más chiquitas de tucán. El guacamayo y el tucán son de la zona oriental de Perú.
  • Las estatuillas son de oro laminado, de plata y de spondylus, una valva de molusco muy valorada por los incas. Son muy esquemáticas, tal vez la representación de hombres y llamas, simbolice el viaje.
  • En la vestimenta hay elementos de la costa de Ecuador, de la selva y también hay tres mantos con aves bordadas, decoración que es propia de la costa central del Perú.
  • El penacho tenía plumas de diversos colores, en el medio una decoración escalonada. Tenía dos collares, uno de piedras multicolores y otro de valvas.
  • El análisis de una muestra de tejido lleva a concluir que este niño es oriundo de un grupo poblacional que apareció hace 14.300 años en Perú.

Es decir que en la restitución del niño momificado hay que tener en cuenta que confluyen intereses opuestos: por un lado los de los pueblos originarios, que quieren que vuelva al lugar ceremonial y los de los científicos y científicas, para quienes este cuerpo tan añoso y en óptimo estado de conservación, es material de estudio por muchos años más.

Temas relacionados: