Diario Uno > Sociedad > Iglesia

La Iglesia también pidió la vuelta a clases presenciales

Tanto la Iglesia Católica como la Evangélica pidieron el retorno a la presencialidad de manera urgente ya que la socialización de los alumnos es irremplazable

La Comisión Episcopal de Educación de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) sostuvo este sábado que "es necesaria la escuela con los alumnos y docentes presentes" al instar a "retomar la presencialidad" ante la llegada del año escolar 2021, "teniendo en cuenta todas las medidas de orden sanitario" por la pandemia de coronavirus. "Deseamos vivamente que se pueda retornar a las escuelas del mejor modo posible, y teniendo en cuenta todas las medidas de orden sanitario y de adecuación edilicia, de horarios y turnos, etcétera", dijo la comisión que representa a la Iglesia Católica.

"La presencialidad es, objetivamente, el modo más adecuado para educar. Animamos a las autoridades a implementar todo lo necesario para que esto se pueda dar en las mejores condiciones. Lo necesitan los alumnos, los necesitan las familias, lo necesitan los educadores", afirmaron los obispos en el texto justamente el mismo día que el ministro de Educación, Nicolás Trotta, criticara a la oposición por "acordarse ahora de la educación, cuando en cuatro años redujeron 33% el presupuesto designado al sector".

Te puede interesar...

En el comunicado, la comisión episcopal -que encabeza el arzobispo de Rosario, Eduardo Martin,- asevera que "este año se presenta de un modo aún incierto, dado que el tema sanitario aún no está resuelto, lo que conlleva varias dificultades, pero que no deben quitarnos el entusiasmo y la vocación para educar".

"Es necesaria también una continuidad en el proceso educativo y de enseñanza-aprendizaje. Sabemos que el año pasado muchos alumnos perdieron la continuidad por carencia de medios tecnológicos, o por condiciones socio- económicas, entre otras causas", sostuvieron.

En este punto se refirieron a "los sectores más vulnerables de la sociedad" y consideraron que "ellos, más que nadie, necesitan de la escuela, y que no se vea interrumpido su proceso formativo".

Remarcaron como "decisivo, y más después de un ciclo como el del pasado año, que se pueda garantizar la continuidad del proceso educativo sin que haya interrupciones que no sean debidas a la situación sanitaria".

También manifestaron que "para garantizar la continuidad" es "necesario que los docentes sean remunerados acorde con la alta responsabilidad que significa ser maestros y tengan las condiciones adecuadas para el ejercicio de su vocación".

"A todos los protagonistas de la gesta educativa (auténtica gesta nacional) los encomendamos a la protección de Nuestro Señor Jesucristo y a la intercesión de nuestra Madre, la Virgen de Luján patrona de los argentinos", añadieron.

En tanto, la Alianza de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera) consideró como "sumamente importante que las clases comiencen con sus actividades presenciales en las instituciones educativas del territorio nacional".

"Observamos con claridad la difícil situación sanitaria que se sostiene. Como también que la mayoritaria cantidad de actividades sociales que se han habilitado, como colonias de vacaciones, esparcimiento, recreación, restaurantes, centros comerciales, actividad turística", señaló Aciera.

En un comunicado, agregó: "Consideramos que el retorno presencial a las aulas escolares es indispensable y no se debe postergar más".

"El sistema público de enseñanza, tanto de gestión estatal como privada, deber recuperar en carácter de urgente la presencialidad. El proceso de enseñanza mediante la socialización es irreemplazable (...) Bendecimos a nuestros niños, adolescentes y jóvenes entendiendo que Dios tiene especial interés y amor por sus vidas, su crecimiento y desarrollo integral; y elevamos nuestras oraciones en favor de la Nación, para que una vez más nuestro Dios Todopoderoso sea propicio con ella", puntualizó el documento de Aciera.