Diario Uno > Sociedad > Abuelos

La dramática realidad de los abuelos Fernández a sus 80 años

Los abuelos Ana María (80) y Félix Manuel Fernández (81) viven en una humilde casa en una finca de Colonia Segovia, con muchas falencias. Lanzaron una campaña

Ana María Fernández (80) y Félix Manuel Fernández (81) son dos hermanos que viven en una humilde casa en condiciones muy precarias en una finca de Colonia Segovia, de Guaymallén. El estado de vulnerabilidad de estos abuelos es tan grande que un grupo de mendocinos decidió poner en marcha una campaña solidaria para acercarles alimentos, ropa y materiales para poder poner en condiciones la vivienda.

Los bomberos voluntarios de Tupungato -son siete integrantes- también se ofrecieron para darles una mano con el tema de la limpieza de la propiedad, que luce completamente abandonada y con daños importantes en el techo. El problema es que no tienen los medios para trasladarse hasta ese lugar porque tienen el camión roto.

Te puede interesar...

Se conoció un video de unos escasos segundos que muestra el hogar de estos abuelos y las imágenes lo dicen todo. Incluso se escucha el relato de Ana María, donde cuenta que las ratas "andan por todas partes".

Campaña solidaria

La asociación Corazones Solidarios realizó una convocatoria para este domingo con la idea de ayudar a los abuelos Fernández "que están en total estado de abandono", escribieron en las redes sociales. Allí piden que les acerquen elementos de higiene personal y para la casa, vestimenta de hombre y mujer, calzados, y mercadería no perecedera, como fideos, arroz, enlatados, leche en polvo, galletas, té, azúcar, aceite, sal, harina, entre otros.

colecta solidaria abuelos fernandez.jpg

Claudia Carrasco, presidenta de Corazones Solidarios, dijo que hasta este sábado a la noche se pueden recibir las donaciones en calle Laboulaye 1590 del barrio Alimentación, de Dorrego, de Guaymallén. Los integrantes de la asociación partirán a las 9 del domingo a la casa de los abuelos Fernández. "Ellos saben que vamos a ir y su cara ya es otra", contó Claudia, quien los visitó el fin de semana pasado. "Lo mío es una lucha desde el amor, desde el corazón. Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance. Estos abuelitos se merecen tener una vida digna", cerró la mujer con la esperanza de que muchos mendocinos puedan poner su granito de arena en esta cruzada solidaria.