Diario Uno > Sociedad > Profesor

La DGE dio de baja a profesor terciario por violencia de género

Un profesor fue acusado por hechos de violencia y la DGE decidió dar de baja a las 46 horas que cumplía como docente aplicando un nuevo protocolo vigente

La Dirección General de Escuelas (DGE) tomó una inédita decisión al darle de baja a un profesor que cumplía horas como suplente en un terciario del Gran Mendoza y que había sido denunciado por una alumna por violencia de género.

La medida fue sugerida por la Consejería de Género, organismo que comenzó a funcionar en 2020 en la esfera del gobierno escolar.

Fue en 2018 cuando una estudiante de un instituto de educación superior de la provincia señaló a los directivos que había vivido un episodio de violencia por parte de un profesor. El hombre se desempeñaba como suplente de un cargo vacante y tenía una importante carga horaria en ese terciario. Al tomar intervención las autoridades se encontraron con que otras alumnas respaldaron la denuncia y compartían vivencias con la víctima.

Mendoza es la primera provincia del país que adopta este tipo de protocolos para abordar temas de violencia contra las mujeres. "La educación superior de gestión estatal tiene 29 mil alumnos. De ese total, el 80% son mujeres, por eso creemos que es un tema importante", explicó Emma Cunietti, coordinadora general de Educación Superior, acerca del nuevo enfoque que han decidido implementar.

Y añadió: "En el caso de la educación de nivel superior no existe una Junta Disciplinaria que pueda abordar este tipo de casos. De todas formas, por mi experiencia, sé de personas que pasan hasta 10 años años dentro del sistema y los van pateando de un lado para otro pero siguen cobrando el sueldo y solo son cambiadas de funciones o institución".

Según la funcionaria, estos antecedentes fueron los que dinamizaron hacer una aplicación literal de la ley 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. "La legislación dice que cuando hay una situación de violencia las instituciones tienen que actuar de forma inmediata", comentó. Por eso se elaboró un protocolo a través del cual, a partir de una queja ante las autoridades de alguna institución, los directivos están obligados a elevar a la coordinación y de allí pasa a la Consejería de Género.

"La Consejería estudia el caso, recibe las denuncias y plantea un dictamen, el cual es avalado con la la Coordinación Superior. Allí se recomienda una tarea a seguir. En este caso particular, recomendamos la baja del docente", agregó Cunietti sobre el proceso.

El docente denunciado tenía 46 horas cátedras en esa institución y, al tratarse de una suplencia, la vía administrativa no implicó mayor complejidad. La funcionaria indicó que está medida no significa que el profesional no pueda prestar sus servicios en otras escuelas o instituciones. "Tiene que quedar claro que no se juzga la idoneidad del docente. Ya se han presentado dos recursos sobre el tema y hemos mantenido nuestra posición", aclaró sobre los posibles inconvenientes legales que se puedan presentar debido a que se actuó de forma independiente al proceder de la Justicia, donde se establece la presunción de inocencia hasta que una sentencia quede firme.

"Creo que puede ser bueno para que el sistema tenga una herramienta más rápida para actuar, aún es los niveles obligatorios", evaluó Cunietti y añadió que los trabajos se iniciaron en 2018, mientras que la resolución del protocolo fue publicada en 2020.

"Lamentablemente, y en parte con sorpresa, hemos tenido que actuar en varios casos. No solo de violencia en las instituciones sino que también de alumnas que sufrían violencia intrafamiliar. En educación superior uno debe actuar con mayor celeridad porque, muchas veces, las víctimas abandonan sus estudios a la espera de que la Justicia actúe" detalló la funcionaria.

Seguir leyendo