Diario Uno > Sociedad > Mateo Figueredo

La carta de Mateo Figueredo al presidente: "No me deje morir en una cama de hospital"

El adolescente de 17 años Mateo Figueredo tiene Fibrosis Quística y pesa 35 kilos. En una carta, le pidió a Alberto Fernández por sus "pastillas milagrosas"

Se llama Mateo Figueredo, tiene 17 años, mide 1,50 y pesa apenas 35 kilos. Tiene fibrosis quística, una enfermedad hereditaria y mortal por la que debe someterse a un costoso tratamiento. Hace unas semanas le escribió una carta al presidente Alberto Fernández para pedirle unas "pastillas milagrosas" que necesita para mejorar su estilo de vida y cuestan 300 mil dólares.

"Mi nombre es Mateo Figueredo, tengo 17 años y soy de la provincia de Formosa. Padezco una enfermedad hereditaria y mortal llamada fibrosis quística. Mi enfermedad está muy avanzada y no puedo ingresar a la lista de trasplante", escribe con letra prolija en una hoja rayada.

Sus pulmones tán tan dañados que no podría resistir una intervención bipulmonar, por lo que quedó descartado de la lista de trasplantes del INCUCAI.

"Mi única oportunidad de mejorar mi calidad de vida es con un medicamento llamado Trikafta que no se fabrica en el país y para acceder a ella necesito que la Justicia me proteja con una medida de amparo. Acá en Formosa, la jueza Belén López Arce rechazó mi pedido y ahora estoy desprotegido y abandonado", suplicó el adolescente.

Trikafta, esas pastillas milagrosas que Mateo Figueredo espera conseguir, cuestan 300 dólares y su obra social Incluir Salud, de un programa federal de asistencia que depende del Ministerio de Salud de la Nación, no puede solventar su compra.

El 23 de noviembre del año pasado la familia de Mateo inició una acción de amparo en el Juzgado Federal de Formosa contra el gobierno provincial y el programa Incluir Salud para que se ordene la provisión del medicamento a través de una medida cautelar.

El 29 de enero se dictó una medida cautelar que indica la entrega inmediata del medicamento pero la obra social no cumplió esgrimiendo que Mateo no precisa el medicamento y que la droga no integra el Programa Médico Obligatorio.

“Usted", le dice al presidente en la carta, "dijo que la salud es prioridad. No me deje morir en una cama de hospital. Ya no quiero sentir más dolor, quiero una vida normal, como cualquier chico de mi edad. Estoy cansado de internarme, de los pinchazos, de entrar al quirófano, del equipo de oxígeno, de las decenas de medicamentos que tengo que tomar a diario. Quiero volver a mi casa, estar con mi papá y mi hermanito, le pido una oportunidad, quiero vivir y soñar, no sentir dolor al respirar”.

mateo figueredo carta.jpg
La carta de Mateo Figueredo, un paciente con fibrosis quística

La carta de Mateo Figueredo, un paciente con fibrosis quística

Seguir leyendo