Diario Uno Sociedad preventores
Casi 2.000 inscriptos

Jorge Cáseres, entre los preventores que pasó a planta en Capital

Se trata de una nueva camada de preventores que tuvieron que superar un proceso selectivo y un concurso abierto, donde solamente quedaron 20 de 1.800 inscriptos

Septiembre llegó para los trabajadores de la comuna de la Ciudad de Mendoza con buenas noticias, ya que un grupo de ellos dio un paso adelante y se incorporó al mundo laboral, logrando este miércoles su nombramiento al equipo de Seguridad Ciudadana. Uno de ellos es Jorge Cáseres, que ya comenzará con mucho orgullo sus funciones como servidor público como preventor. Once mujeres y nueve varones completaron el curso donde se presentaron 1.800 aspirantes.

Este miércoles se realizó un acto en la intersección de 9 de Julio y Virgen del Carmen de Cuyo, encabezado por el intendente Ulpiano Suarez, que estuvo acompañado por la presidenta del Honorable Consejo Deliberante, Beatriz Martínez; la secretaria de Gestión Pública, Erica Rojas; y el secretario de Seguridad Ciudadana, Mario Campos; entre otros funcionarios.

Seguir leyendo

preventores-ulpiano-suarez (2).jpg
El intendente Ulpiano Suarez les dio la bienvenida a los flamantes 20 nuevos servidores públicos de la comuna capitalina.

El intendente Ulpiano Suarez les dio la bienvenida a los flamantes 20 nuevos servidores públicos de la comuna capitalina.

Nada fácil fue para Jorge, de 31 años superar las distintas pruebas en las sucesivas etapas del curso para los aspirantes que tienen luego como función cuidar el patrimonio de la municipalidad, como plazas, museos o los edificios de las delegaciones en los distritos y patrullar las calles.

"Me enteré de esta posibilidad a través de un grupo de WhatsApp, y no lo dudé, me dije "me inscribo". No tenía trabajo fijo, y estaba haciendo changas de pintura en obras; con eso me mantenía", comentó Cáseres respecto a su ingreso al cuerpo de preventores capitalinos.

"Esto es importante para mi, ya que me da una tranquilidad tener un trabajo estable. Esto ayuda mucho también para crecer como persona y formarnos. Es un desafío, más que nada. Se conoce mucha gente y se aprenden nuevos valores; se crece", agregó el flamante preventor, que vive en el barrio Cano.

"Esto es una buena posibilidad mía para servir al prójimo, a todos los que compartimos la ciudad. Es una oportunidad que nos dio el municipio, que se portó de diez con nosotros" "Esto es una buena posibilidad mía para servir al prójimo, a todos los que compartimos la ciudad. Es una oportunidad que nos dio el municipio, que se portó de diez con nosotros"

"El curso fue durísimo, éramos 1.800 inscriptos, de ahí quedamos como 300 para rendir el examen teórico, que fue el primero. De ahí fuimos pasando varias etapas. Fue arduo, se hizo pesado", contó Jorge sobre el proceso que debió pasar para llegar a ser nombrado, que duró poco más de un mes, ya que las inscripciones fueron en junio, el cursado en julio, y el nombramiento el primer día de septiembre.

Finalmente Cáseres explicó que "lo más exigente del curso fue la parte física, ahí quedó mucha gente afuera. Luego vino otra etapa dura, que fue el examen teórico, donde pudimos quedar sólo 50 aspirantes, para llegar al final 20 como preventores", concluyó el servidor público capitalino.