Diario Uno > Sociedad > Drogas

Investigación con participación argentina abre la puerta a nuevas terapias

Un estudio con participación de una investigadora argentina estableció que drogas utilizadas contra el cáncer podrían usarse para mitigar el coronavirus

Lucía Chemes es investigadora del Conicet y colideró una investigación muy prometedora que abre las puertas para nuevas terapias que permitan mitigar los alcances del coronavirus dentro del organismo a través de drogas que ya se utilizan para algunos tipos de cáncer.

En diálogo con Radio Nihuil, la especialista que se desempeña como directora del Laboratorio de Estructura, Función y Plasticidad de Proteínas del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB) de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) explicó que el estudio se llevó adelante desde marzo de forma conjunta con el biólogo computacional Toby Gibson, del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) con sede en Heidelberg, Alemania.

Te puede interesar...

A través de esta investigación se pudo avanzar en la descripción sobre la forma en la que el virus ingresa a las células y las señales que emite el organismo cuando ocurre este proceso.

"Comenzamos a estudiar cómo es que el virus del Covid-19 ingresa a la célula y a través de qué motivos lineales lo hace. Logramos identificar algunos de los mecanismos que activa la infección por coronavirus, y pudimos corroborar ciertas interacciones entre proteínas que permitirían que el virus ingrese a las células”, explicó Chemes.

A partir de esto se pudo establecer que probablemente la actividad de enzimas llamadas “tirosina quinasas” impulsa la entrada del nuevo coronavirus. "Ciertas drogas inhibidoras de tirosina quinasas podrían ser útiles para tratar la infección del SARS-CoV-2. Muchos de éstos fármacos ya existen a nivel comercial para el tratamiento de otras enfermedades relacionadas al cáncer”, explicó la científica, quien sumó que no se tratan de drogas utilizadas en quimioterapia sino otras menos invasivas.

"Un equipo que trabajó con nosotros pudo comprobar in vitro las interacciones que identificamos, pero ahora hay muchas cosas más a probar: otros grupos deberían continuar con estudios para ver qué pasa adentro de la célula", advirtió Chemes. "Además, se podría probar en ensayos clínicos para ver si efectivamente las drogas que se utilizan para inhibir la tirosina quinasa, en patologías de cáncer humano, son útiles para el tratamiento de una infección con coronavirus. De hecho, algunos de estos estudios se encuentran en desarrollo”, concluyó.