Juan Darthés será juzgado en Brasil a partir del 30 de noviembre próximo por el delito de violación ante la denuncia radicada en Nicaragua por la actriz Thelma Fardin, quien fuera su compañera en el ciclo Patito feo.

Como Darthés es ciudadano brasilero, la legislación de esa nación no permite la extradición y juzga a sus ciudadanos con delitos en el exterior en su tierra.

En Intrusos mostraron imágenes de cómo es la cárcel vip a la que podría ir el actor si es encontrado culpable por el delito que se le imputa. Actualmente, vive en un lujoso departamento frente a las playas de Barra de Tijuca, en Río de Janeiro.

Carcel Tremembe2.jpg

El artista de 56 años podría ser condenado y enviado entonces a "la cárcel de los famosos", según informó en dicho programa de América TV un periodista argentino que vive allí. De hecho, el comunicador confirmó que fueron varias las personas públicas que pasaron mucho tiempo en ese lugar, como por ejemplo el ex-Presidente Luiz Inácio "Lula" da Silva y el hijo de Pelé, el considerado por muchos como el mejor futbolista de todos los tiempos.

Carcel Tremembe.jpg

Se trata del complejo II del presidio de Tremembé, situado en el interior del populoso estado de Sao Paulo, a unos 150 kilómetros de la capital paulista. Fue construido en 1948 y, desde 2002, recibe presos que han cometido delitos con una gran repercusión, lo que lo ha llevado a ser bautizado por la prensa nacional de esta manera.

unidade-prisional-tremembe-1jpg.jpg

Pese a la presencia del Complejo Penitenciario, el municipio de Tremembé, de unos 47 mil habitantes y situado en el Vale da Paraíba, figura en la lista de los 29 que más reciben turistas en la zona. Allí, las condiciones son mejores que en otros presidios públicos de Sao Paulo. Las celdas varían entre los 8 y los 15 metros cuadrados y la comida, preparada por 30 reclusos y de alta calidad, alimenta tanto a los presos como a los trabajadores del sitio, según relataron ciertos medios de comunicación brasileños.

Carcel tremembe 1.PNG

Los condenados también pueden unirse a las clases de música y/o de inglés, además de participar en competiciones internas de ajedrez, poesía o partidos armados en la cancha de fútbol de la penitenciaría, de acuerdo con la revista Veja.

Seguir leyendo