Búsqueda incansable

Historia de vida: tras 48 años Dévora pudo abrazar a su hija

Esta es la historia de vida de Dévora, que a los 13 años tuvo a una bebé que fue vendida a una familia sustituta. Madre e hija se encontraron 48 años después

Por UNO

(Editada por Raúl Adriazola) Uno de los derechos principales del ser humano -sino el más importante- es el derecho a la identidad. La búsqueda biunívoca de dos mujeres tuvo un final feliz 48 años después de iniciada, y ambas, madre e hija, pudieron fundirse en una abrazo, postergado y por ello más deseado, tras la separación de la bebé al nacer y entregada a una familia adoptiva. Esta es la historia de vida de Dévora y su hija Ana Paula. “Los que tenemos identidad sustituida necesitamos la corroboración”, expresó en una nota televisiva Ana Paula.

Dévora era una adolescente casi niña de 13 años cuando supo que estaba embarazada. Las estrictas normas morales de los años '70 estigmatizaron a la jovencita y sus padres, tratando de ocultar "la vergüenza" y la condena social, generaron un profundo dolor y amargaron prácticamente dos vidas. La futura mamá con 13, y el padre con 16 fue el argumento para que la mamá de Dévora decidiera, primero esconder a su hija durante dos meses antes del nacimiento de la criatura en la casa de la partera, y una vez dada a luz, en octubre o noviembre de 1972, la vendiera.

Seguir leyendo

"Tenía 13 años y mi mamá se da cuenta que estaba embarazada, y con el papá de mis hijos quisimos escaparnos. Yo tengo mi bebé, que me dicen que es un varón, y yo no lo quería soltar. Me decían que (darlo en adopción) era lo mejor, que era chica, tenía que estudiar, y esas cosas. Tenía mi bebé en brazos y luego ya no me acuerdo más. Recién recuerdo cuando estaba en la puerta (de la casa) de la partera, me agarraron de un brazo, y me dijeron "subí a la camioneta", y miró cuando subo, que se lleva mi bebé una señora, con un delantal. Esa imagen la tengo grabada, y ahí comenzó todo mi infierno", relató sobre la separación de su hija Dévora en una entrevista al canal de TV porteño TN.

Ana Paula Tolosa Safigueroa de pequeña sintió que quienes decían ser sus padres, en realidad no lo era. Una clave: las manos. Otra, un sueño recurrente, donde la visitaba su mamá, que era una mujer joven, a diferencia de la sustituta, con quien no compartía valores. Siempre le preguntó a sus supuestos padres sobre su identidad, hasta que recién a sus 24 años pudo obtener la verdad, y comenzó la búsqueda de sus verdaderos padres en las redes sociales.

ana-paula-tolosa.jpg
Ana Paula Tolosa fue separada de su mamá que tenía 13 años al dar a luz, y la buscó subiendo estas fotos a sus redes sociales, hasta poder dar con ella.

Ana Paula Tolosa fue separada de su mamá que tenía 13 años al dar a luz, y la buscó subiendo estas fotos a sus redes sociales, hasta poder dar con ella.

“Cuando nací, la partera le dijo a mi madre que yo era varón y que me habían entregado a unas personas en Magdalena. Todo era mentira, para que jamás pudieran encontrarme. Durante mi infancia estuve a 20 cuadras de la casa de mi verdaderos papás”, dijo Ana Paula, que durante la pandemia fue contactada vía Facebook por una prima sanguínea, quien le avisó a las verdaderas hermanas (hijas de Dévora) y se produjo el contacto con su verdadera familia.

El 27 de abril de 2019, Ana Paula había posteado: "Hoy como muchas veces te pienso mamá. Pero no me pregunto qué pasó exactamente ese fin de octubre o principio de noviembre de 1972. Quiero encontrarte, miro el cielo y sé que estás", escribió, y al compartir su foto, la prima real notó el parecido con las hijas de Dévora y supo la verdad, que confirmó la prueba de ADN realizada después.

La pandemia no ayudó al reencuentro, y la primera vez que estuvo frente a su mamá, fue de forma virtual. Ana Paula estaba junto a su esposo y que cuando atendieron, ella le vio la cara de su madre y lo primero que le salió fue decirle “mamá”. “Mi papá lloraba y ella me decía ‘mi amor", recordó la joven mujer que pudo ver por primera vez a sus verdaderos padres.

Fuente: TN