Diario Uno Sociedad aborto
Después de 6 meses

Habló la familia de la joven mendocina que murió tras realizarse un aborto autoinducido

La madre y el hermano de María del Valle aseguraron que la situación podría haberse evitado y señalaron a la médica que la guió en el aborto y al novio

Por UNO

La familia de María del Valle González López (23), la joven mendocina que murió como consecuencia de un aborto autoinducido con misoprostol, compartió sus sentimientos. Tanto Lidia Rosa Fiore, la madre de la chica, como sus hermanos están conmocionados luego de recibir la necropsia, que recién fue entregada luego de 6 meses de haber sido realizada. Entre otras conclusiones a las que han llegado, estiman que hay quienes quieren entorpecer la investigación de su fallecimiento.

En declaraciones realizadas a Infobae, Lidia Fiore aseguró que ella no estaba al tanto del embarazo de su hija, que tanto ella como el novio (al que llaman Nico) le ocultaron la situación. María del Valle cursaba una gestación de 6 semanas y decidió interrumpirla legalmente.

Seguir leyendo

Asistió a una médica, que le recomendó interrumpir el embarazo con misoprostol, la droga que frecuentemente se utiliza para este fin.

Sin embargo, todo fue muy confuso. Por información obtenida del celular de la chica, se enteraron que no le habían realizado estudios previos al consumo de la droga y que había ingerido 12 pastillas del medicamento abortivo. Todo esto bajo la supervisión de la profesional de la Salud, de la cual no se conoce el nombre.

Los últimos días

La familia pudo reconstruir los últimos días de María del Valle, a través de los datos que contenía su celular.

La joven ingirió el misoprostol el lunes 5 de abril, y todo el proceso lo llevó adelante en el departamento de su novio y bajo la supervisión telefónica de la médica. Por prescripción de la profesional que la atiende en un centro asistencial que no está especificado en la nota de Infobae, ingiere 12 pastillas en 3 tomas.

Luego de la primera toma, que realiza ese día a las 10, María ya comienza a sentirse mal. Después de tomar la segunda tanda de misoprostol, se desmaya. El novio consulta con la médica, quien le dice que es normal que sienta dolores y mareos.

A las 20, y luego de haber tomado las tres dosis de la droga, expulsa el saco embrionario. Pero los dolores no disminuyen.

El miércoles y jueves, se siente cada vez peor, tiene sangrado y diarrea. La médica le prescribe una ecografía. La joven no consigue turno inmediatamente, pero, según lo declarado por Marcos, el hermano de María, la profesional no parece preocupada, ya que la chica no presenta fiebre. Sin embargo, le dice que si continúa con este cuadro, la vea el viernes en el hospital.

El viernes 9 de abril, el novio lleva a María del Valle al hospital y la joven "ya no daba más" -tal y como lo expresó su hermano-. En ese momento es trasladada al Perrupato, hospital cabecera de San Martín.

Recién el viernes a la noche la madre de María es puesta sobreaviso de lo que está ocurriendo. Sin embargo el novio le miente: le dice que el cuadro es de apendicitis o vesícula.

Marcos, mi hijo, me dice ‘mami, ¿vos sabías que Nico ha llevado a la María muy enferma al hospital?’ A la una menos diez de la madrugada, me cae un mensaje del novio ‘mirá Lidia, a María la pasaron al quirófano, ahí van a ver si es la vesícula’. A la 1.40, me dice: ‘Ya salió del quirófano María’. Y yo digo qué alivio, qué rápido, le sacaron la vesícula o el apéndice. Y él me dice ‘no, vos sabés que han encontrado una infección muy grande en los intestinos y no la han podido tocar así que la están medicando para ver si pueden bajar la infección Marcos, mi hijo, me dice ‘mami, ¿vos sabías que Nico ha llevado a la María muy enferma al hospital?’ A la una menos diez de la madrugada, me cae un mensaje del novio ‘mirá Lidia, a María la pasaron al quirófano, ahí van a ver si es la vesícula’. A la 1.40, me dice: ‘Ya salió del quirófano María’. Y yo digo qué alivio, qué rápido, le sacaron la vesícula o el apéndice. Y él me dice ‘no, vos sabés que han encontrado una infección muy grande en los intestinos y no la han podido tocar así que la están medicando para ver si pueden bajar la infección Marcos, mi hijo, me dice ‘mami, ¿vos sabías que Nico la ha llevado a la María muy enferma al hospital?’ A la una menos diez de la madrugada, me cae un mensaje del novio ‘mirá Lidia, a María la pasaron al quirófano, ahí van a ver si es la vesícula’. A la 1:40, me dice: ‘Ya salió del quirófano María’. Y yo digo qué alivio, qué rápido, le sacaron la vesícula o el apéndice. Y él me dice ‘no, vos sabés que han encontrado una infección muy grande en los intestinos y no la han podido tocar así que la están medicando para ver si pueden bajar la infección

La madre recién llegó al hospital el sábado 10. Allí es cuando se entera de lo que estaba realmente ocurriendo.

Tipo dos de la tarde sale la doctora a los pasillos de terapia y me dice ‘¿vos sos la mamá?’ Una doctora amorosa, que me atendió rebien. ‘Sí, desde las 9 de la mañana estoy, quiero ver a mi hija, ¿qué le pasó?’ ‘¿Vos sabés lo que está pasando?’, me pregunta. ‘Nico me dijo que era algo en la vesícula’. ‘No, parece ser que ha tomado una pastilla abortiva Tipo dos de la tarde sale la doctora a los pasillos de terapia y me dice ‘¿vos sos la mamá?’ Una doctora amorosa, que me atendió rebien. ‘Sí, desde las 9 de la mañana estoy, quiero ver a mi hija, ¿qué le pasó?’ ‘¿Vos sabés lo que está pasando?’, me pregunta. ‘Nico me dijo que era algo en la vesícula’. ‘No, parece ser que ha tomado una pastilla abortiva

Lidia contó que cuando llegó al hospital, María estaba en terapia intensiva, y el novio y la madre de este, continuaron mintiéndole.

Yo llegué y ella estaba en terapia intensiva, no me dejaron verla -recuerda-. El novio todo el tiempo mintiéndome; él y su madre. ‘María va a estar bien, está medicada porque tiene una gran infección en los intestinos. Yo nunca pensé que mi hija estaba en ese estado… fue terrible. El novio en los pasillos, me abrazaba, conteniéndome, pero a todo esto yo estaba en la luna, no sabía nada, mis hijos tampoco, hasta que lo dijo esa médica Yo llegué y ella estaba en terapia intensiva, no me dejaron verla -recuerda-. El novio todo el tiempo mintiéndome; él y su madre. ‘María va a estar bien, está medicada porque tiene una gran infección en los intestinos. Yo nunca pensé que mi hija estaba en ese estado… fue terrible. El novio en los pasillos, me abrazaba, conteniéndome, pero a todo esto yo estaba en la luna, no sabía nada, mis hijos tampoco, hasta que lo dijo esa médica

Luego de intervenirla por segunda vez, le dijeron que su hija estaba desahuciada.

“Cuando la traen de vuelta, de la segunda cirugía, la jefa de terapia me dice: ‘Tu hija se va a morir, no podemos hacer nada con ella, tiene totalmente infectados los intestinos. Tiene 3, 5 días de vida, no más. Eso fue el sábado a la tarde, tipo 7, 8. Y el domingo a las 6 de la mañana murió”.

Puntos oscuros

Lo que le sucedió a María del Valle tiene una cantidad de puntos oscuros. El primero de ellos es que una necropsia cuyo resultado debía estar en pocos días, demoró 6 meses.

El segundo aspecto es el motivo por el que el fiscal no recibió el celular de la joven como prueba, tal y como lo afirmó su hermano.

El fiscal no nos quiso recibir el teléfono como prueba porque dijo que era algo personal. Notamos que quieren tapar lo que pasó. Quieren instalar que no murió por eso El fiscal no nos quiso recibir el teléfono como prueba porque dijo que era algo personal. Notamos que quieren tapar lo que pasó. Quieren instalar que no murió por eso

Tampoco tiene una explicación que el novio no la haya llevado al hospital el martes, cuando ella ya se sentía muy mal, ni que no se le haya realizado una ecografía de urgencia.

Otra situación que no se ha argumentado es en qué se basó la médica para indicarle ingerir 12 pastillas de misoprostol, sin haberle indicado ningún estudio previo al aborto.

Temas relacionados: