Embed      

Esos seres míticos que mágicamente buscan traerle felicidad a los niños para determinadas fiestas, como los Reyes Magos o Papá Noel, en realidad existen, y viven entre nosotros. Son personas que aprendieron el verdadero mensaje de la navidad, y se animan a compartir, a dar, a esforzarse para lograr siquiera la sonrisa de otro. Leonel Loza tiene 22 años, 11 hermanos y sabe lo que es anhelar un juguete, cuando se mira por ventanas ajenas a otros niños colmados de regalos. Por eso, y aprovechando su oficio de peluquero, tomó la iniciativa, contagió a sus colegas de salón, y ofrece cortes de pelo a cambio de un juguete, los que serán regalados en distintas instituciones esta Navidad.

 Embed      

Te puede interesar: Beneficio de fin de año. ANSES: este es el cronograma de pagos del bono de $5.000 a jubilados y de $2.000 a beneficiarios de la AUH

"La idea me surgió cuando vi que otro chico, peluquero de Guaymallén, por Instagram ofrecía cortes de pelo a cambio de juguetes. Me gustó mucho la iniciativa y quise hacerlo yo también. Lo propuse a la jefa del salón donde trabajo -Cintia-, y me dio permiso. De inmediato se prendieron mis amigos, y hoy arrancamos, con una señora que leyó mi propuesta en Instagram", comentó Leonel, quien ingresó hace ocho meses a la peluquería Luis Alberto, de calle Patricias Mendocinas 1667, de Ciudad (entre Godoy Cruz y General Paz).

La buena iniciativa contagió de inmediato a los compañeros de Leo, y también Marina Boggio, Franco Figueroa, Enzo Ramírez y Fabián Cháves canjearán hasta el martes 24, un corte de pelo por un juguete.

 Embed      

"Lo único importante es que el juguete esté en buen estado. Dependiendo de la cantidad que recolectemos es donde los vamos a llevar. Ya tengo en mente algunos comedores que conozco cerca de casa, pero si podemos llevar a más lugares, mucho mejor. Los niños se ilusionan mucho para estas fiestas con recibir un regalo", explicó Leonel, que vive en Bermejo, Guaymallén, y tiene cuatro hermanos directos más chicos, y completa 11 con otros hijos de otro matrimonio de su mamá.

La empatía de Leonel y sus amigos genera esperanzas, las de saber que la Navidad tiene ese sólo sentido, el de dar amor al prójimo, y las nuevas generaciones lo comprenden, y pueden llegar a hacer así un mundo mejor. El viaje más largo comienza con un paso.

Temas relacionados:

Dejá tu comentario