Abandonar el cigarrillo siempre ha sido un problema para los fumadores. Algunos recurren a los comprimidos que provocan un rechazo al tabaco luego de varias tomas, otros acuden al médico de confianza para tratar de seguir un tratamiento efectivo, y en los últimos años apareció un novedoso instrumento para remplazarlo, que es el cigarrillo electrónico.

Dejar el cigarrillo está considerado uno de los cambios de hábitos más difíciles de cumplir. En todos los casos, al momento de decirle adiós al tabaco, el cigarrillo es reemplazado por otros hábitos y un gran porcentaje de esas personas aumenta  de peso en unos pocos meses al suplantarlo por comidas.

Según un informe de un diario porteño, el tabaquismo es la principal causa de muerte evitable en el mundo. En el caso de Argentina, si bien la prevalencia del tabaquismo presenta un descenso progresivo y sostenido desde el año 2005 -cuando se hizo la primera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR)-, el último sondeo realizado en 2018 arrojó como resultado que el 22% de la población adulta consume tabaco.

El informe indica además, que unos 40 mil argentinos mueren al año a causa del tabaco. Generalmente los especialistas aconsejan a sus pacientes comer frutas, que además de mejorar la alimentación permiten incorporar vitaminas. Además representaría una manera de economizar, ya que el precio de un atado de cigarrillos, según la marca, actualmente se encuentra entre los $55 y $90.

El problema para combatir el tabaquismo es encontrar concretamente el método más efectivo con menos efectos secundarios, ya que según el tratamiento que se elija pueden originarse peligros en la salud.

Entre los tratamientos más comunes están los comprimidos, algunos de venta libre y otros recetados. Hay algunas drogas que parecen tener más éxito. Una de ellas es bupropion, y también entre las más efectivas está la  varenicline. Amabas tienen como objetivo los receptores de nicotina en el cerebro. Quiere decir que provocan que no se tenga tanto placer al fumar y además reducen las molestias el dejar el cigarro. Algunas investigaciones han asegurado que tomar estas medicinas pueden mejorar las probabilidades de abandonar la nicotina. Sin embargo, a la hora de llegar a la farmacia para adquirir algunos de estos medicamentos, habrá que pensar en gastar entre $900 y $1.600 según corresponda.

Pero para aquellas personas con problemas de salud estomacal, habrá que sumarle un protector digestivo para evitar que la toma provoque efectos secundarios como náuseas, indigestión, acidez estomacal, irritación en la garganta o hipo, además de mareos que van desapareciendo a medida que avanza el tratamiento.

Aromaterapia

Otra variante para combatir el tabaco, es el Kit de Aromaterapia. Este tratamiento incluye una serie de productos aromáticos de origen natural que se combinan según la situación o lugar, es decir en casa, el trabajo, la oficina o alguna actividad social o deportiva. Este “paquete” puede incluir también inhalantes, sprays nasales, chiclets y parches que contienen nicotina, y que están diseñados para ayudar a los fumadores a dejar el cigarro, sobre todo luego de que se presentan molestias y síntomas que originan el tratamiento.

Estos kits de productos tiene valores variados, ya que aquellos que contienen productos básicos, con dos líquidos aromáticos pueden llegar a costar entre $1.400 y $1.900, mientras que para el “paquete” más completo, con más variedad de envases aromáticos  los valores rondan entre los $2.600 y los  $3.900.

Cigarrillo electrónico

Una novedosa fórmula que desde hace algunos años utilizan los fumadores para alejarse del tabaco, es el cigarrillo electrónico. Pero también, mientras algunos científicos aseguran que este instrumento es una herramienta muy efectiva contra el tabaquismo, algunos indican que su uso puede provocar efectos tóxicos.

Un estudio realizado por científicos en Estados Unidos, ha determinado que los cigarrillos electrónicos son casi dos veces más efectivos que los tratamientos de reemplazo de nicotina, como parches y chicles, en las terapias destinadas a que los fumadores dejen el tabaco.

Un informe publicado por la revista médica The New England Journal of Medicine revela datos interesantes. Se trata de un ensayo que ha recogido datos de cerca de 900 fumadores que también recibieron apoyo conductual.

Los resultados son claros: el 18% de los usuarios de cigarrillos electrónicos no fumaba al año, en comparación con el 9,9% de los participantes que utilizaba otras terapias de reemplazo de nicotina.

Con este dato, para los investigadores no hay duda de los beneficios de los cigarrillos electrónicos, ya que son casi el doble de efectivos. Pero afrontar un tratamiento con este método tiene sus costos, teniendo en cuenta que el kit de cigarrillo electrónico contiene otros elementos que hacen que su precio se eleve más de lo imaginado.

Es que al cigarrillo hay que sumarle un cargador, saborizantes para hacer más agradable el placer de fumar y otras productos para la limpieza y mantenimiento del instrumento. Por ello, los valores del cigarrillo electrónico pueden variar entre los $ 2.200 y $ 5.300.

Seguir leyendo