Diario Uno Sociedad maestra
Emocionante

Fue maestra de los mismos alumnos durante toda la primaria y se reunieron 53 años después

Elisa Fraguglia educó al mismo grupo de chicos desde 1968 hasta 1974 en la escuela Carlos Norberto Vergara como una experiencia piloto. Este fin de semana volvieron a juntarse

Año 1968. Los alumnos de segundo grado de la escuela Carlos Noberto Vergara conocieron a la señorita Elisa Fraguglia, una joven maestra egresada del Normal Tomás Godoy Cruz que no olvidarán nunca más. Tanto es así que este fin de semana largo, 53 años después, ex estudiantes y la seño se juntaron a almorzar en el club El Refugio y terminaron cenando en la casa de la maestra.

El vínculo entre los exalumnos y la seño Elisa es muy especial y tiene al menos dos motivos claros. El primero es un proyecto educativo piloto de la época que permitió que los chicos de la escuela tuvieran a la misma maestra desde segundo grado hasta séptimo (1968 a 1974). El segundo: la clara vocación de la docente y la dedicación 100% a sus niños. Incluso fuera de la escuela.

Es que Elisa los conocía a todos, sabía sus fortalezas y sus debilidades. Y cuando los alumnos tenían problemas de aprendizaje los recibía en su casa a contraturno para tomar el té y estudiar en su escritorio.

Elisa tiene 85 años: se la ve y escucha muy bien. Cuando se le consulta sobre sus “alumnos” que hoy superan los 60 años y no faltan a la juntada dice: “En el otoño de mi vida, el cariño de ellos son los oros y los ocres. Es un grupo con el que realizamos tantas cosas que, verlos hoy, me produce una alegría tremenda. Es un premio, un reconocimiento que nos podamos juntar y no hay palabras para expresar tanta emoción”.

Elisa-Fraguglia-4.jpg
Elisa Fraguglia este sábado en la reunión con sus "niños".

Elisa Fraguglia este sábado en la reunión con sus "niños".

La seño conoce a todos y cada uno de sus alumnos. Remarcó y agradeció que algunos viajaran de otras provincias o de lugares alejados de Mendoza como Lavalle o San Rafael para no faltar a la cita. Incluso recordó a dos de “sus niños” que fallecieron: “Francisco Vargas”, parapentista quien murió en 2011 en España durante el mundial de la especialidad y Roberto Berro, quien fue periodista del diario Los Andes.

“Cuando murió mi madre quedé sola de toda soledad” contó Elisa, quien no se casó ni tuvo hijos. Sin embargo, sus alumnos se preocuparon asiduamente por ella. “Francisco -Vargas- estaba formando hace años la asociación de parapentistas y como yo había terminado de estudiar italiano y domino bien el idioma inglés, me propuso que trabajara como recepcionista, pero ocurrió el accidente en el mundial de España”, narró la docente jubilada.

Afortunadamente la maestra no perdió nunca la alegría. Tiene dos perritas “viejitas y con problemas en los huesos como yo” que quiere como a sus hijas y, claro está, a sus alumnos que nunca la olvidan.

Elisa Fraguglia reunión con sus alumnos de escuela Vergara 2.jpg
Elisa sigue recibiendo el amor de sus ex alumnos. 

Elisa sigue recibiendo el amor de sus ex alumnos.

Roberto Haart es uno de ellos. Actualmente es ingeniero industrial, docente investigador de la UNCuyo y profesor de Robótica. “Fue una maestra full time. Somos sus hijos y es nuestra segunda mamá” afirma.

“Yo aprendí matemáticas con 7 años, a dividir con decimales, cosa que un alumno de séptimo de hoy no sé si lo puede hacer” explica Roberto y rememora que Elisa tenía una forma diferente de enseñar.

“Nos decía estudien todas las palabras del diccionario que empiecen con la letra L que les voy a tomar una prueba de redacción y así obtuvimos una ortografía que hasta el día de hoy me enorgullece”.

Elisa Fraguglia y Roberto Haarth.jpg
Foto para las redes de Elisa y Roberto Haarth.

Foto para las redes de Elisa y Roberto Haarth.

Luego agregó: “Así nos enseñó matemática, de una manera muy diferente, relacionando los números con colores. Nos enseñaba con regletas o códigos de colores. Así empezamos a aprender, siempre con una sonrisa y alegría, incluso cuando nos llamaba la atención o debíamos escribir 100 veces ‘no debo portarme mal’, pero te explicaba por qué, sin olvidarse de sonreír”.

Roberto asegura que con esa forma de aprender le resultaron fáciles materias como matemática, ciencias y lengua en el colegio secundario.

“Una vez que egresamos nos seguíamos juntando con algunos compañeros de la primaria y la pregunta era la de siempre ‘¿cómo está la seño Elisa?’. Por eso nunca perdimos el contacto ni ella lo hizo con nosotros. Tiene un cuaderno con todos nuestros datos y desde hace mucho tiempo que nos llama a cada uno para saludarnos por nuestro cumpleaños” graficó el ingeniero.

Elisa Fraguglia docente jubilada escuela Vergra.jpg
Elisa nunca deja de ser "la seño Elisa".

Elisa nunca deja de ser "la seño Elisa".

Finalmente Elisa habló sobre su vocación que la tuvo 30 años como maestra. “Yo estudié en el Normal Tomás Godoy Cruz, pero me formé en la escuela Rafael Obligado, donde trabajaba mi madre y veía cómo las docentes se turnaban para cumplir con tareas que muchas veces no les correspondían: por ejemplo ayudar a las encargadas del comedor del establecimiento. Yo mamé esa dedicación por los niños en ese lugar”.

Temas relacionados: