Este fin de semana la comunidad mendocina, especialmente la relacionada con la arquitectura, tuvo una muy mala noticia, y fue la del fallecimiento de un arquitecto que marcó estilos y rumbos en Mendoza, en cuanto a su obra profesional, y el mejor recuerdo como persona íntegra y afectuosa. Este domingo en la madrugada falleció Carlos Coco Andía, quien adquirió un concepto creativo, y un nivel académico único, y además los supo transmitir e inculcar a las generaciones siguientes, que tuvieron el honor de ser sus discípulos.

"Sus obras son fáciles de identificar, uno dice esta obra es de Coco. Eso porque tenía un lenguaje muy propio, y además siempre se preocupó por resolverle un problema al cliente, y pensar en ellos. Buscaba la funcionalidad de la vivienda, la circulación, y sabía equilibrar la búsqueda de lo estético con la vocación de servicio", manifestó su colega Pedro Peña y Lillo, a modo de sintético panegírico sobre Andía, quien fue inhumado este lunes por la mañana en el cementerio de Guaymallén.

Carlos Andía nació el 28 de junio de 1938 en Mendoza. En 1956 se trasladó a Córdoba para estudiar en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Córdoba, donde su hermano Gerardo —reconocido arquitecto catorce años mayor que Carlos— había estudiado y era profesor junto a otros reconocidos maestros de la arquitectura argentina.

Sólida formación

La importancia de una camada de profesionales, que lo tuvo a Carlos y su hermano Gerardo, es que eran muy preparados, con una muy sólida formación adquirida en Córdoba, al no existir aquí una facultad específica. En el caso de Coco, se trató de una formación de arquitectura moderna. Al retornar a Mendoza, ellos fueron los pioneros en la carrera en la Facultad de la Universidad de Mendoza, que fundó el arquitecto Enrico Tedeschi. Este grupo de creativos elevó los estándares de la profesión a lo más alto, con su compromiso con la arquitectura y marcaron un cambio de época en Mendoza.

Respecto a la dedicación, en el caso de Carlos Andía, además de su formación, que fue muy buena, hay también una cuestión de vocación profesional, por su entrega. No se guardaron nada, ni él ni su hermano Gerardo, le dieron la vida a la profesión. Muchas veces Coco solía comentar que "las horas que le he dedicado al trabajo y al tablero de dibujo, no se pagan, uno las hace por vocación".

Algo para destacar la moral y ética con la que trabajó Carlos es que él, y el grupo de pioneros al que perteneció, se la jugó por sus principios. Nunca traicionó en ninguna obra estos principios, hacía solo lo que estaba convencido de que era lo mejor profesionalmente y sus conceptos.

Según quienes lo conocieron, Carlos fue una persona intachable. Ningún cliente o persona que lo conoció deja de destacar, no sólo su valor como especialista, sino también su comportamiento ético y humano.

Según sus pares, en Carlos Fernando Andía hay una búsqueda particular que le da su sello personal, y es la búsqueda de la estética, de las funciones, el recorrido, buscando en forma puntillosa no olvidar ningún detalle y que todo esté bajo una misma composición. Hay un lenguaje muy marcado en sus obras. Cualquier conocedor o arquitecto las puede reconocer.

Otra característica de la obra de Andía tiene que ver con las orientaciones, la preocupación por el aprovechamiento del sol de Mendoza, los aleros al norte, la preocupación por los aleros para que den sombra en verano, pero dejen pasar el sol en invierno, o la iluminación de un salón. Otro tema destacado sobre la obra de Carlos, es el detalle de los recorridos, cómo pensaba en los ingresos, cómo va llevando al usuario a través de patios. Hay un gran aporte de su obra a la Ciudad, son obras que siempre están retraídas de la línea municipal, generando un patio de ingreso, con vegetación, o un árbol, que enriquecen mucho lo urbano.

La ficha profesional de Carlos Andía

  • Graduado en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño – Universidad Nacional de Córdoba- Argentina-.
  • Profesor titular de la materia Diseño Básico: 1965-1973, en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo -Universidad de Mendoza-
  • Profesor Titular de la materia Diseño de Productos I: 1984-1992 -Titular por Concurso de oposición en 1983. Facultad de Artes y Diseño –Universidad Nacional de Cuyo-.
  • Vicedecano -Normalizador de la Facultad de Artes y Diseño –Universidad Nacional de Cuyo-.
  • Ha realizado cursos de posgrado, asistido a congresos y conferencias en Mendoza, Córdoba y Buenos Aires, además de dictar cursos, formar parte de comisiones, de estudio, actuar como coordinador y presidir la reestructuración de planes de estudio. Miembro titular como jurado en concursos de oposición en distintas cátedras.
  • Miembro del Colegio de Jurados de la Sociedad de Arquitectos y del Colegio de Arquitectos de Mendoza desde 1970.

Actividad Publica: Ministerio de Obras y Servicios Públicos, Gobierno de Mendoza. Integrante del Equipo de Proyecto de Arquitectura Turística -Plan de Obras Publicas-. Director de estudios y proyectos – Municipalidad de Maipú -. Arquitecto Proyectista INV. Director de Planificación -Municipalidad de Guaymallén -. Asesoría de Gabinete. Ministerio de Obras Publicas- .

Actividad profesional particular: Desde 1965 a 1971, se desempeñó en el estudio Carlos F. Andía. En el año 1970, se creó el Estudio Andía Arquitectos, conformado por los socios Gerardo Andía y Carlos F. Andía.

Fuente consultada: Pedro Peña y Lillo