En el Día Internacional del Orgasmo Femenino es necesario compartir esta reflexión: "El orgasmo femenino es la consecuencia del encuentro entre dos o más personas dispuestas a abandonarse a sus sensaciones, a sentir placer, a encontrarse y a conocerse sin tabúes, sin vergüenza y sin temores. En especial, sin el miedo a hacer el ridículo. En el sexo, tenemos que estar dispuestos a pedir lo que nos gusta, a liberar nuestras fantasías y a vivir un momento agradable".

También te puede interesar: Cayó el "El Patrón de Moreno", el narco argentino que se cree Pablo Escobar

Una cuestión de derechos

​La frase no es de algún lejano gurú del sexo de redes sociales. No está en la contratapa del último best seller erótico. Y no es una publicidad de Tinder. Sale desde el centro de un equipo de médicos del Hospital de Clínicas, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Precisamente, de la doctora Silvina Valente, de la Sección Sexología de la división Ginecología. Este jueves, en el Día Mundial del Orgasmo, este grupo quiere dejar en claro que antes que la genitalidad, la traba de las argentinas para llegar al clímax es que muchas desconocen el "derecho al placer". Y lo dicen con números.

Desde 2018 estos especialistas realizan el test llamado Índice de Función Sexual Femenina (IFSF) entre las mujeres que concurren a los consultorios externos del Hospital de Clínicas. Lo hacen en la sala de espera, donde entregan papel y lápiz y piden una respuesta anónima para conocer y evaluar algunas pautas "establecidas" en cuanto a la sexualidad.

Números que alarman

"Los resultados nos llamaron mucho la atención: el 30% de las mujeres no suelen experimentar orgasmos y el 12% nunca tuvieron uno, ni sola, ni con sus parejas", afirmó Valente. Ese test fue realizado en 700 mujeres. La mayoría de Capital y Provincia. El único requisito fue que debían haber tenido sexo en las últimas cuatro semanas.

Entre las que jamás alcanzaron ese clímax sexual, incluso hay madres. "Algunas mujeres tienen más de un hijo y jamás experimentaron un orgasmo, lo confunden con la excitación o con la sensación de intimidad con su pareja o también con el orgasmo de él. Lo cierto es que cada vez son más las mujeres que creen que el encuentro sexual finaliza cuando el hombre eyacula y que por múltiples razones no continúan en búsqueda de su placer", sostuvieron.

​Entre esas razones está el desconocimiento de que necesitan más tiempo para acabar, y que, esperarlas y que ellas mismas "se esperen", es un derecho en el camino de la equidad del placer. La mayoría de las anorgásmicas tienen 35 años o más. "Las más chicas llegan más al orgasmo pero lo viven más como una obligación, por las libertades sexuales, que como algo para ellas mismas", explicaron.

En la experiencia orgásmica está presente lo biológico, lo psicológico y lo social, que son las tres dimensiones constitutivas de todo individuo. En lo social entra lo cultural. Y el orgasmo también puede ser feminista. Porque "una mujer informada siente", dijo la especialista.

"La clave del orgasmo es la pérdida de control. En perder por un momento el control de la corporeidad", consideraron los especialistas. Y es probable que muchas mujeres no quieran o no puedan pasar por la experiencia con total libertad y sin prejuicios.

Entre los motivos más frecuentes, Valente detalló "la falsa idea de la simultaneidad del orgasmo". Esa que se planta en "acabar al mismo tiempo". Algo que, en la mayoría de los casos, dicen desde ese equipo, sólo se ve en el porno para mujeres. Otras no lo hacen porque no creen que sea algo que "sí o sí" tenga que ocurrir.

Por eso pidieron que en la cama también se delimiten los derechos al placer de cada uno. "Es importante saber que una relación sexual no es sinónimo de coito vaginal o penetración vaginal. Días como el Día Mundial del Orgasmo hacen que muchas mujeres logren experimentar un orgasmo, reconocerlo o incluso pedirlo. Logra que las mujeres sepan que sentir es un derecho divertido", sigue la especialista. Y esto no es sólo para las parejas binarias. "Entre mujeres también deberían respetarse los tiempos", manifestaron.

Si bien en el mundo del sexo no hay límites, si hay parámetros que delimitan las claves para llegar al orgasmo. "La mujer debe conocerse y conocer también su propia respuesta sexual. Hay que permitírselo y no demandarlo en el otro, no traspasar esas expectativas acerca de alcanzar el placer gracias a lo que la otra persona haga. Es importante el aprendizaje de nosotras con nuestros cuerpos", analizaron en el estudio de la UBA.

Otro punto importante es ir en contra del mito de la imposibilidad desde la genitalidad. Valente asegura que "todas nosotras tenemos la capacidad para tener un orgasmo". Que todo es cuestión de reconocimiento y aprendizaje". En quienes no "se dan ese permitido", la consulta a tiempo con un especialista "es lo mejor".

¿Cómo saber cuándo es el momento de consultar? "Cuando una mujer siente que las cosas no van bien en lo sexual. Se trata de confiar en un espacio donde canalizar las dudas". En la sección de Sexología del Hospital de Clínicas las consultas son los lunes, miércoles y jueves. Siempre gratuitas. Según la paciente, se trabaja desde el médico o médica y el psicólogo o psicóloga juntos hasta con kinesiólogos. Todos dedicados específicamente a la sexualidad de la mujer.

Te puede interesar...