Cepo al dólar

Especialistas en diálisis advirtieron a la Nación que quedan insumos sólo para un mes

El problema es generalizado en todo el país y lo padecen 22 institutos privados en Mendoza, donde son 1.620 los pacientes que dependen de este soporte para seguir viviendo

El faltante de dólares en el país y el endurecimiento de las restricciones está provocando un efecto colateral en la salud. Asociaciones médicas de hemodiálisis y nefrología hicieron un pedido urgente a la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, para que se normalice la importación de insumos para asistir a 1.620 pacientes en Mendoza. Son 30.000 en el país.

El presidente de la Asociación Mendocina de Hemodiálisis, Miguel Discepolo, explicó a Diario UNO que la situación es crítica para los 22 centros de diálisis que hay en toda la provincia y que se repite en todo el país porque los proveedores son los mismos.

"Si bien depende del stock que tenga cada uno en particular con suerte llegamos con estos elementos a un mes. No contar con las agujas, los catéteres y todo lo que necesitamos para darle soporte a los pacientes es algo catastrófico porque la vida de las personas depende de que continúen con este tratamiento", alertó el director del Instituto de Nefrología.

SSA_HEMODIALISIS (2).jpg
Hay 22 centros de diálisis en la provincia y todos se abastecen de los mismos proveedores a nivel nacional.

Hay 22 centros de diálisis en la provincia y todos se abastecen de los mismos proveedores a nivel nacional.

Un problema sanitario, con una solución macroeconómica

"Estamos viendo que la reposición se está haciendo muy compleja y han aumentado mucho los insumos, justamente porque no hay oferta con esta escasez en la importación", agregó el especialista.

Las cartas comenzaron a cursarse desde hace más de un mes y se avanzó en una negociación de mesa chica, "pero el problema es macroeconómico".

El representante de los 22 centros privados de diálisis en Mendoza recalcó que la técnica es vital para que los pacientes puedan aspirar a un trasplante, aunque la realidad es que del total de los enfermos renales, sólo el 20% está en condiciones de salud para acceder a uno.

"No hay plan B, dependemos de estos insumos y es un problema de salud pública", insistió.

hemodialisis (1).jpg
Para muchos pacientes, el tratamiento de hemodiálisis es una cuestión de vida o muerte.

Para muchos pacientes, el tratamiento de hemodiálisis es una cuestión de vida o muerte.

La advertencia a la Nación

La Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (CADRA) cursó varias cartas al Ministerio de Salud de la Nación y en donde recalcaron que "la difícil coyuntura económica y de salud que estamos viviendo ha agravado su situación de forma alarmante. La consecuencia más directa de esta situación es la dificultad para acceder a los tratamientos y materiales necesarios. Los problemas con la importación de materiales médicos y la escasez de elementos básicos afectan directamente la vida de estos pacientes".

"Además, la escasez de recursos para los traslados empeora aún más la situación, dificultando la atención médica necesaria. Es imperativo dar visibilidad a esta problemática que afecta profundamente a una población vulnerable y poco reconocida en Argentina. Las políticas de Estado deben tomar en cuenta esta situación y actuar en consecuencia, ya que la vida de los pacientes renales depende de ello. El acceso a tratamientos médicos adecuados es un derecho fundamental de todos los ciudadanos, y es responsabilidad de todos garantizar que este derecho sea respetado y protegido", reclamaron.

Por último insistieron que "el sistema de salud debe priorizar las necesidades de los pacientes renales, quienes merecen recibir atención y tratamiento de calidad en tiempo y forma. Su bienestar y calidad de vida deben ser una prioridad en la agenda de salud pública. Desde la Sociedad Argentina de Nefrología, hacemos un llamado urgente a las autoridades y a la sociedad en su conjunto para que se tomen medidas concretas que garanticen la atención y el tratamiento adecuado de los pacientes renales. Su vida depende de nosotros, y debemos actuar con responsabilidad y empezar a protegerla. Es momento de que todos abramos los ojos y seamos conscientes de esta realidad, ya que la enfermedad renal no espera; avanza y cobra vidas".

►TE PUEDE INTERESAR: A cuánto cotizan el dólar cripto, el dólar MEP y el blue este jueves 30 de noviembre 2023