La angustia de los chicos

En tres años se triplicaron los casos de violencia en las escuelas primarias de Mendoza

La Dirección de Acompañamiento Escolar de la DGE detectó un aumento en peleas de alumnos en escuelas de Primaria. Crece también la violencia intrafamiliar

La pelea entre dos alumnas en las puertas de un colegio religioso esta semana reflotó la problemática de violencia escolar en Mendoza. La provincia, a través de la DGE (Dirección General de Escuelas), cuenta con un área encargada en atender estos casos en el nivel Primario. Y las estadísticas de los últimos años son preocupantes.

Los episodios registrados de violencia intraescolar -o sea, peleas físicas y/o verbales entre niños y niñas que ocurren adentro de los establecimientos educativos de nivel primario- se han triplicado entre el ciclo lectivo 2021 y el último ciclo 2023.

De 34 casos que atendió hace tres años la Dirección de Acompañamiento Escolar (DAE, ex DOAITE), se incrementaron a 112 los abordados el año pasado.

El aumento significativo de eventos violentos protagonizados por alumnos y alumnas de Primaria enciende las alarmas, tanto en las instituciones escolares como en la DGE y -sobre todo- en los hogares mendocinos. Porque, coinciden los especialistas, las riñas y agresiones verbales o físicas entre los chicos tienen múltiples factores para determinar su origen y muchas veces son reflejo de violencia familiar.

Pelea escolar.jpg
Captura del video difundido en redes y por Whatsapp de la pelea entre alumnas del colegio religioso San Buenaventura.

Captura del video difundido en redes y por Whatsapp de la pelea entre alumnas del colegio religioso San Buenaventura.

►TE PUEDE INTERESAR: El 70% de los adolescentes mendocinos que asiste a urgencias psiquiátricas llega con ideas suicidas

Lo que ocurrió el lunes 18 pasado fue lamentable a la vista pública, ya que sucedió en pleno centro mendocino a la salida de clases y fue viralizado en redes a través de una filmación donde se ve la feroz pelea en la que intervienen también mujeres adultas.

Se trató de un caso de violencia periescolar, según la clasificación de violencias hacia niños, niñas y adolescentes, ya que no se desató puertas adentro del colegio sino afuera. Aunque el ataque hubiera tenido sus indicios o "previa" -generalmente lo tiene- durante la jornada escolar.

►TE PUEDE INTERESAR: El voucher educativo lo pueden pedir unos 69.600 alumnos de colegios privados de Mendoza

Los docentes aplican un "protocolo" en casos de violencia escolar

Para las entidades educativas, en 2008 el Gobierno provincial habilitó una guía de procedimiento que establece sugerencias en episodios de violencia entre alumnos. Esta especie de "protocolo" se puede aplicar en las escuelas ante un hecho violento, se ha ido actualizando con el tiempo y es una herramienta útil para los docentes y directivos.

En esta guía se orienta a las escuelas cómo proceder frente a problemáticas de maltrato intrafamiliar, acoso sexual, consumo problemático, bullying y otras problemáticas que vulneren los derechos de los niños y adolescentes y afecte las trayectorias de los estudiantes.

Alarman las cifras de violencia infantil

La DGE tiene dos áreas bien diferenciadas para el abordaje de violencia escolar -en todas sus clasificaciones y tipos, incluido el bullying- según se trate de casos en escuelas Primarias o Secundarias.

Para el nivel Secundario -adolescentes mayores de 12 o 13 años-, la Dirección General de Escuelas ofrece el Servicio de Orientación Escolar, que surge con un perfil más bien pedagógico integrado en su mayoría por profesionales de la educación y no tanto de la salud. Se destina un equipo interdisciplinario por escuela pública secundaria.

En cambio, la ex DOAITE -ahora Dirección de Acompañamiento Escolar (DAE)- funciona con 58 equipos que integran 342 profesionales de la salud; cada equipo tiene a cargo entre 10 y 15 escuelas primarias y va "itinerando" a la vez que atienden también en la sede de la Dirección. Están para abarcar un universo de unos 300.000 alumnos y alumnas de nivel primario que tiene toda la provincia de Mendoza.

Vuelta a Clases - Escuelas - Docentes - Maestras - estudiantes - Alumnos (25).jpg
En Mendoza hay unos 300.000 niños y niñas escolarizados en nivel primario.

En Mendoza hay unos 300.000 niños y niñas escolarizados en nivel primario.

"Trabajamos desde la lógica de la salud mental, la mayoría de estas problemáticas se abordan en las escuelas primarias en un trabajo conjunto con las autoridades educativas y las familias intervinientes en cada caso", explicó Miguel Conocente, director de la DAE.

Para el psicólogo, con más de 27 años de experiencia en problemáticas relacionadas a los niños y adolescentes, "la violencia periescolar no exhibe cifras importantes". "El año pasado tuvimos 44 casos, aunque en 2021 habíamos tenido 25; pero igual es nada a comparación de otros casos de violencia en los chicos", sumó.

En cambio, alertó sobre la cifra creciente de violencia intrafamiliar que abordaron en alumnos o alumnas de Primaria en 2023 y que llegó a 436. "Fue un 20% más que el año anterior", resaltó.

"Esos pibes que sufren violencia en sus casas y lo manifiestan a través de determinadas acciones o conductas en la escuela es lo que nos preocupa más, son números que vienen en aumento", reconoció Conocente. Y definió:

"La violencia de los pibes es la puesta en acto de la impotencia social. Vemos pibes cada vez más solos". "La violencia de los pibes es la puesta en acto de la impotencia social. Vemos pibes cada vez más solos".

Siguiendo con el análisis de las estadísticas, no pudo soslayar el aumento exponencial en casos de enfrentamientos o ataques -sean a golpes, a través de la palabra o de forma psicológica- que se producen durante las clases, adentro de los colegios primarios y entre estudiantes.

De 34 intervenciones en episodios de este tipo de violencia durante el 2021, la DAE el año pasado abordó 112. Y eso que -aclaró Conocente- "muchos de los problemas adentro de la escuela no llegan a la Dirección porque los resuelve antes la escuela".

La pandemia dejó secuelas en el aprendizaje

A cuatro años de aquel 2020 de pandemia por Coronavirus, el confinamiento y todo lo que implicó el contagio del Covid 19 marcó la vida de las personas en el mundo entero. Y más aún a los niños, niñas y adolescentes que hoy reflejan secuelas de aquellos tiempos de encierro y parate para la evolución de sus desarrollos cognitivos y sociales.

Conocente, a cargo de la Dirección de Acompañamiento Escolar de la DGE, evaluó el aumento de consultas por trastornos del aprendizaje y del lenguaje post pandemia. "Veo que en los últimos años hay una cuestión amesetada en la evolución académica de los chicos", afirmó, por encima de lo que resulta preocupante en cuanto a violencia escolar.

Lo que a él más lo inquieta aún hoy es la vuelta a clases de los niños y adolescentes. "Costó que los chicos retornen a la escuela después de la pandemia; te diría que hoy sigue costando. El impacto real de la pandemia se va a seguir reflejando", aseguró el psicólogo.

Miguel Conocente.
El psicólogo Miguel Conocente está al frente de la Dirección de Acompañamiento Escolar (DAE, ex DOAITE) que pertenece a la DGE.

El psicólogo Miguel Conocente está al frente de la Dirección de Acompañamiento Escolar (DAE, ex DOAITE) que pertenece a la DGE.

En aquel entonces, y por causas necesarias de urgencia social, la DGE dejó de lado sus funciones inherentes a la educación y "se convirtió en Desarrollo Social en pandemia porque al tener injerencia en cada rincón de la provincia, debía llegar con asistencia a la mayor cantidad de chicos posible", recordó Conocente.

En este aspecto, el funcionario de la DGE afirmó:

"Una función que tuvo siempre la escuela es la guarda, mal que nos pese, y otra es la alimentación para sus alumnos. Esto vino a poner en blanco la pandemia. Hoy, con el 60% de la población argentina pobre, dar el desayuno, el almuerzo o la merienda es una función vital para las escuelas porque es vital para muchos de nuestros chicos que se están muriendo de hambre". "Una función que tuvo siempre la escuela es la guarda, mal que nos pese, y otra es la alimentación para sus alumnos. Esto vino a poner en blanco la pandemia. Hoy, con el 60% de la población argentina pobre, dar el desayuno, el almuerzo o la merienda es una función vital para las escuelas porque es vital para muchos de nuestros chicos que se están muriendo de hambre".

Temas relacionados: