Fue intervenido la semana pasada

En qué consistió la operación de la arritmia de Rodolfo Suarez

El procedimiento se denomina aislamiento de venas pulmonares y puede curar totalmente la arritmia. Cómo es la recuperación de Suarez.

Por UNO

Aislamiento de venas pulmonares, así se denomina la operación que se le practicó al gobernador Rodolfo Suarez, y de la que se recuperó perfectamente en apenas tres días de posoperatorio. Sin embargo, aún resta esperar tres meses para ver cómo evoluciona.

Exactamente, la patología de Suarez consiste en la aparición de focos eléctricos que provocan la arritmia. Estos se encontraban dentro de las venas pulmonares, que son las que transportan la sangre oxigenada a la aurícula izquierda. En la desembocadura de estas venas estaban los cortocircuitos que desencadenaban la arritmia.

Así lo explicó el cardiólogo Fernando Scazzuso, médico que tuvo a cargo la intervención a Rodolfo Suarez en el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires.

Scazzuso fue entrevistado en Radio Nihuil, donde dio las precisiones del caso.

Cómo se realiza el procedimiento

El médico comparó estos focos eléctricos con verrugas y el procedimiento que se llevó adelante fue la cauterización de esas anomalías.

Lo que resta es esperar unos tres meses, para que se produzca la cicatrización definitiva. El tratamiento es a base de fármacos y luego de ese plazo se realiza un control. Si la recuperación es la esperada, se suspenden los remedios y la persona -si no tiene una alta exigencia en lo físico- puede realizar una vida normal sin restricciones.

La de Suarez es un tipo de arritmia denominada "fibrilación auricular solitaria", esto es porque no hay otro factor asociado que la desencadene, ni tabaquismo, ni obesidad, ni hipertensión, El gobernador es un hombre muy deportista, se cuida mucho y eso le ayuda, por lo tanto, lo que se espera es una recuperación total, aunque para determinarlo, dentro de los tres meses del posoperatorio hay que realizar un estudio.

El deporte protector o de riesgo

En el otro extremo se encuentran los deportistas de competición, que son los que le exigen demasiado al corazón, 6 a 8 horas, el riesgo cardiovascular aumenta hasta cinco veces.

ES decir, en cuanto al deporte, la relación con las patologías cardíacas es bimodal: puede resultar cardioprotector, cuando es moderado, pero en actividades de alto rendimiento, puede provocar lesiones orgánicas bajo otras condiciones

El cardiólogo aclaro que todos los profesionales se basan en lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud: 4 veces por semana, una hora, no superando la frecuencia cardíaca el 85% del rango máximo por edad. La fórmula para calcularlo es 220 menos la edad del paciente. Es decir, para un adulto de 50 años, la frecuencia cardíaca normal es de 170 latidos por minuto, aproximadamente.

Ese es un ejercicio cardioprotector, es decir, prolonga la vida. Todo lo otro no podemos asegurarlo

El médico recomendó, además, que no se comience la actividad de golpe. Lo ideal es hacer una caminata, después se puede agregar marcha olímpica, más tarde marcha olímpica combinada con trote, y la última etapa es correr.

Según manifestó, el deporte de alto rendimiento no tiene que ver con la salud, si se tienen en cuenta la cantidad de lesiones que puede sufrir un deportista profesional.

En una persona adulta, la actividad física se relaciona con evitar la osteoporosis, el sobrepeso y el colesterol y mantener la movilidad, entre otros aspectos beneficiosos.

indicadores

El médico explicó que, el 90% de los pacientes que padecen de este tipo de dolencia, consultan por lo que se conoce como palpitaciones. Esto es cuando se comienza a percibir que el corazón está latiendo, una situación que no sucede si el ritmo es normal.

Además de latir con más frecuencia, la característica de la arritmia es que los latidos no son parejos, son asincrónicos.

Temas relacionados: