Vendimia 2024

En esta Fiesta de la Vendimia debuta una bailarina contemporánea de 43 años

Mariana Farinha decidió presentarse al casting para bailar en la Fiesta de la Vendimia 2024, después de haberlo soñado casi toda una vida

Tiene 43 años, dos hijas y con su marido se dedica a vender quesos. Desde niña baila. La danza para ella es un bálsamo, lo que le devolvió la vida cuando en su infancia perdió a su madre. Soñaba con pisar el teatro griego Frank Romero Day para actuar en una Fiesta de la Vendimia, y este año lo alcanzó.

Mariana Farinha es un ejemplo de perseverancia y pasión. Como seguro puede haber más en la masa de los 750 artistas que le dan forma este fin de semana a "Coronados de historia y futuro", el espectáculo central de la Vendimia 2024.

Prepara su vestuario en camarines y comparte charlas con su grupo de amigas con las que baila desde la adolescencia. Esa camaradería le aporta las mejores energías para encarar su debut. Porque, durante un break en el ensayo general, Mariana le confiesa a UNO: "Estoy nerviosa aunque no se note". Y lo hace sin borrar su sonrisa plena de felicidad.

Ensayo Vendimia Mariana y su grupo.jpeg
Mariana Farinha y su grupo de amigas de la danza, en camarines de la Fiesta de la Vendimia. Bailan juntas desde los 18 años.

Mariana Farinha y su grupo de amigas de la danza, en camarines de la Fiesta de la Vendimia. Bailan juntas desde los 18 años.

¿Por qué le llevó tantos años presentarse a un casting de Vendimia? "Y... la vida, pasa la vida", responde con un suspiro la mamá de una adolescente de 15 y otra de 11. Aunque reconoce que en esta edición 2024 se animó gracias a que fue acompañada por su grupo de danza.

"Mi maestra, Graciela Ruiz, se presentó al coloquio y ganó con su equipo de danza que somos nosotras; mis amigas bailan siempre en Vendimia pero yo nunca daba ese paso", revela y se sorprende ella misma al haberlo logrado a los 43 años.

Camarines Gobierno 2.jpg
La danza contemporánea tomará más presencia escénica en Vendimia con este espectáculo "Coronados de historia y futuro".

La danza contemporánea tomará más presencia escénica en Vendimia con este espectáculo "Coronados de historia y futuro".

"Bailo desde los 4 años, he pasado por distintos ballets, siempre tomé la danza como un hobby porque siempre trabajé, con mi marido somos distribuidores de una fábrica de quesos", cuenta su historia la bailarina que integra en la Vendimia 2024 el cuerpo contemporáneo y jazz.

La Fiesta de la Vendimia es parte de su origen familiar

Mariana Farinha conecta este momento artístico con su origen familiar para poner en valor la identidad de la Fiesta de la Vendimia.

"Vendimia es parte de mi familia, mi abuela era viñatera, cosechaba, se dedicaba a la viña; mi papá trabajaba en la bodega Giol, así que la uva, el vino, esa es mi identidad", expresa la bailarina que vive en Guaymallén. Y destaca que bailar en la Fiesta de la Vendimia "me trae muchos recuerdos familiares también".

"Vendimia es el evento más importante para cualquier bailarín mendocino, estar acá es llegar al sueño cumplido". "Vendimia es el evento más importante para cualquier bailarín mendocino, estar acá es llegar al sueño cumplido".

Así define Mariana la fiesta máxima de Mendoza, y siente "una emoción muy grande" al compartir este momento tan deseado con amigas de la danza de toda la vida y con su familia que estará sentada en las gradas del teatro griego Frank Romero Day para aplaudir su actuación de pie.

Farinha concluye que pudo alcanzar esta meta gracias también a ese apoyo de su marido y sus hijas, "porque saben lo que siento y comparten mi felicidad".

Ensayo Vendimia Mariana1.jpeg
La bailarina de 43 años ajusta detalles de su peinado, antes de pisar por primera vez el escenario del teatro griego Frank Romero Day.

La bailarina de 43 años ajusta detalles de su peinado, antes de pisar por primera vez el escenario del teatro griego Frank Romero Day.

Por los parlantes se oyen indicaciones de los monitores y ella quiere estar atenta a lo que dicen. Sabe que en cualquier momento debe salir a escena. Se excusa y se despide sosteniendo su falda tableada blanca que no quiere estropear. Le quedan tres funciones por delante. Y, quién sabe, muchas vendimias más.