Diario Uno > Sociedad > Ciclista

En cueros: pequeñas y grandes batallas del ciclista del torso desnudo

Gabriel Alejandro Oro, es profesor y un ciclista amateur que ha despertado una mezcla de admiración y curiosidad mientras se traslada en su modesta bicicleta

Desde hace meses los integrantes del grupo MTB Mendoza (aficionados al ciclismo) comenzaron a prestarle especial atención a uno de sus integrantes. Un tal Gabriel Alejandro Oro, que recorría centenares de kilómetros en una bici muy modesta, sin perseguir objetivos específicos y dejando constancia de sus logros con fotos, que lo mostraban casi siempre con el torso desnudo. "No sabemos nada de él, pero a todos nos llama la atención y nos parece muy loable su esfuerzo y su modestia. Quizás vos puedas averiguar algo y escribir su historia", propuso una de los 8.500 miembros del grupo de Facebook. Entonces, mientras pedaleaba desde Las Heras a Lavalle, ida y vuelta, ocurrió esta charla con Gabriel, entre el ruido del viento y el jadeo.

"Un día me subí... y le di nomás", dije Gabriel, con su manera de hablar simple, sin firuletes, pero siempre amable. "Perdoname que hable así. Estoy medio incómodo para conversar. Ando en la ruta, ahora por Costa de Araujo", cuenta, agitado.

ciclista 7.jpg

Es la primera mañana de junio, que a las 11 es aún fresca. Gabriel Oro ha salido desde su casa de Las Heras ("la República Popular de Las Heras, como le digo yo"), llegará en un rato a Gustavo André y pegará la vuelta, montando su modestísima bici rodado 26, con canastito y portaequipaje, "que le compré a la que era mi cuñada en 2013 y no me bajé más".

Tiene 39 años, es soltero, sin hijos. "Tengo a mi papá y mi mamá vivos y también tengo un hermano y un sobrino", cuenta, definiéndose. Es profesor de Matemáticas y Física y vive de la docencia.

Dice que lo suyo sobre la bici es "muy amateur, en una bicicleta básica" y afirma que empezó a tomarlo como una actividad física importante cuando "comencé mi tratamiento por la obesidad, en 2013". Desde ese momento y hasta ahora, ha quemado en la ruta más de 100 kilos. "Pesaba 210 cuando compré esta bici", cuenta.

Pero, además de sus extensísimos recorridos diarios, Gabriel ha incorporado la bicicleta como la mejor forma de movilidad para ir a hacer trámites, compras y hasta ir a trabajar. "Si vas solo al centro de la ciudad en tu auto, seguro que es mejor ir en bici", dice. "No soy enemigo de los autos, pero es más cómodo, más rápido y muchísimo mejor para el planeta si nos movemos en bicicleta la mayor parte del tiempo", sostiene.

ciclista 6.jpg

Incluso cuenta que "antes ya iba a algunas escuelas en bici, pero hay una en Ugarteche a la que no me animaba. Entonces empecé a hacer ese trayecto los fines de semana, hasta que me animé. Salía de casa a las 15.30 y llegaba a las 18. Y salía de la escuela a las 21.30. Me agarraba la oscuridad y el frío, pero me fui acostumbrando".

-¿No llegás muy transpirado para trabajar?

-Si andás los sábados y domingos 4 o 5 horitas por día, en recorridos mas cortos después casi no transpirás.

Gabriel se compró la bicicleta en 2013, para usarla como parte de su tratamiento por obesidad. Iba al gimnasio y andaba en bici. "En 2014 me fui a San Juan, por primera vez", recuerda.

Todo funcionaba muy bien hasta que, en 2015 "me chocó un camión en la Ruta 40, en la entrada al Borbollón. Tuve fracturas varias, cuatro en la pelvis. Me tuvieron que operar y me pusieron 4 tornillos. Estuve 5 meses en la cama, mirando el techo. Me tenían que mover mis familiares Después, de apoco, empecé a caminar y a retomar la bici e ir al gimnasio".

En 2019 la bicicleta ya era para Gabriel, no solo su tratamiento en combinación con el gimnasio, sino su medio de transporte principal, casi único.

Pero en 2020 llegó la pandemia, "el gimnasio cerró y solo me quedó la bici... y acá estoy". Cuenta que ha ido a la Difunta Correa, que ha hecho la Vuelta de Paramillos... Recorre la provincia casi de punta a punta. Y no solo es el ejercicio. "Le he encontrado el gusto a recorrer. He conocido muchos lugares. Nunca tuve movilidad y mi familia tampoco la tuvo, así que estoy descubriendo todo".

En cueros

ciclista 1.jpg

En la gran mayoría de las fotos que Gabriel Oro sube a las redes, se lo ve con el torso desnudo. En cueros.

"Cuando era chico me daba vergüenza andar sin remera, porque era gordito. Cuando tuve 9 años empecé a jugar al básquet en el Club Social Las Heras y en el camarín me costó mucho sacarme la remera delante de los demás".

Gabriel dio una dura y larga batalla y, finalmente, se sacó mucho peso de encima. El de la gordura pero, especialmente, el de la vergüenza. Entonces ahora, anda en bicicleta en cueros todo el tiempo que puede y se saca foto así, en paz consigo mismo.

"Cuando hace calor, siempre salgo a andar sin remera. Ahora salgo abrigado a la mañana, pero después me quedo con el torso desnudo. Disfruto del sol, siento su energía. Además tomar sol proporciona mucha vitamina D. Mi dermatóloga me dijo que estaba bien y yo lo hago continuamente. Además es re cómodo. Además, pensá: me empecé a sacar la remera cuando todavía pesaba 210 kilos, imaginate ahora, que tengo 100 kilos menos".

Gabriel Alejandro Oro hace todo en bici. Las compras, los trámites, trabajar, hacer ejercicios, conocer lugares nuevos, ser libre.

"En la ruta sos vos y la bici", dice.

Es suficiente.

Seguir leyendo