Diario Uno > Sociedad > SUTE

El SUTE contestó a los que critican el trabajo de los docentes

Desde el SUTE salieron con dureza a defender el rol de los docentes durante la pandemia y acusaron al Gobierno de no haber garantizado el derecho a la educación

El titular del SUTE, Sebastián Henríquez, defendió este martes el rol de los docentes durante la pandemia y cuestionó a quienes critican el trabajo que han desarrollado con las clases virtuales. También cuestionó al Gobierno provincial por la forma en la que se ha implementado el regreso a las aulas. José Thomas, director de la DGE, ha dicho que los integrantes del gremio "son una máquina de impedir".

"Hay un sector del periodismo que se maneja con una doble vara. Tienen una mirada sobre el sindicalismo con la que dicen que somos todos chantas y se creen que están habilitados para hacer entrevistas en las que están todo el tiempo atacándote. Después sientan a un diputado, a un legislador o al mismo gobernador y no le cuestionan la autoridad para opinar; siendo que muchos de ellos el único hecho trascendente que han tenido en su vida ha sido la función pública y no le conocés ningún otro trabajo", lanzó el dirigente sin filtro al ser entrevistado en radio Nihuil.

Te puede interesar...

"Los sindicatos que nacieron para construir en este país, hoy son una máquina de impedir", afirmó el funcionario. "Lo han demostrado en el último mes y medio, no he escuchado una sola propuesta positiva. Todas son negativas. Los invitamos al Congreso pedagógico y no quieren participar en nada que sea constructivo", expresó.

Y diferenció a los docentes del sindicato tras afirmar que los primeros son los que han mantenido al sistema educativo vivo durante este año de pandemia.

A las recientes críticas de Thomas se le han sumado varias otras voces, alguna de ellas desprovista de todo tipo de respeto como es el caso de la diputada Hebe Casado. Es por eso de Henríquez sumó: "Cada sindicalista docente, incluso los que me desagradan, son compañeros que trabajaron en escuelas. Algunos tienen hasta 20 o 30 años de trayectoria en las escuelas y, por primera vez están en el sindicato porque ganaron una elección y fueron votadas. Acaso tienen menos autoridad para discutir educación que una persona que gana 10 veces más que nosotros, que tiene asesores y que nadie sabe qué carajo hacen. Aunque sí sabemos que ninguno de ellos se bancaría un solo día en una escuela y, a esas personas, el periodismo no las acorralan con preguntas".

Claramente molesto por los ataques contra el trabajo de los docentes y las críticas que se han vertido desde el Gobierno, el sindicalista detalló los puntos que hacen rechazar el retorno a las clases presenciales. De hecho, este martes ya volvieron unos 300 alumnos de escuelas técnicas.

"Nos enteramos a través de los compañeros durante el fin de semana que algunas escuelas iban a volver este martes. No nos avisó nadie, como siempre estamos fuera de la discusión", comenzó exponiendo Henríquez sobre la actitud de las autoridades.

Luego, se refirió a la falta de información que se les ha otorgado y con la que el Gobierno debería contar para justificar la decisión de la vuelta a las clases presenciales. Esta iniciativa surgió del Consejo Federal de Educación, en el cual se determinó el establecimiento de un "semáforo epidemiológico" que serviría de indicador.

"Este mapa epidemiológico no lo hemos visto pero, además, el Consejo estableció que después de esta información se iban a llevar adelante tareas preparatorias que tampoco se han hecho. Incluso, en este momento, no hay una sola resolución oficial publicada en el Boletín sobre el tema", afirmó.

Otro de los puntos que se cuestiona desde el SUTE es la falta de infraestructura y condiciones sanitarias en la que se encuentran las escuelas. "Se cancelaron en marzo todos los fondos fijos destinados a la educación. Entre las jornadas extendidas, el abono estudiantil, el abono docente y otros ítems, el Gobierno se han ahorrado entre $100 y $200 millones, según estimaciones que hicimos", denunció Henríquez y sumó: "Ahora van a habilitar 10 escuelas y las van a usar como vidriera para mostrar lo lindo que está todo".

Lejos de calmar los ánimos, el sindicalista acusó a la DGE de pretender un "voluntariado eterno" y acusó al gobierno escolar de desligarse de su obligación para garantizar la educación.

"La síntesis que hizo Thomas durante la conferencia de prensa fue brillante. Aclaró en varias oportunidades que el retorno para alumnos y docentes era voluntario. Lo que significa esto es que la que está en un voluntariado eterno es la Dirección General de Escuelas. Lo que terminó diciendo es que durante todo el año no hizo nada para que las familias de los alumnos con trayectorias débiles se pudieran conectar. Todo lo que me ahorré en las escuelas no lo invertí en computadoras ni en conectividad pero les tengo una novedad: les voy a dar la oportunidad que salgan y corran el riesgo de contagiarse para tener lo que yo debería haberles garantizado y no les garanticé; y si no quieren, quédense en la casa, total", lanzó con mucha acidez el dirigente del SUTE.