El natto es un superalimento japonés que cautiva con su textura, su aroma y su sabor sorprendente. Es muy rico en proteínas, fibra, vitamina K2 y probióticos.

El natto es un alimento japonés que cautiva con su textura pegajosa, su aroma único y su sabor sorprendente que se está poniendo de moda.

Este producto, muy popular en el país del sol naciente, se trata de un producto elaborado a partir de habas de soja fermentadas por una bacteria llamada Bacillus subtilis.

natto.jpg
Salud. El superalimento japonés que extiende el promedio de vida.

Salud. El superalimento japonés que extiende el promedio de vida.

El proceso de fermentación es el que le da al natto japonés su característica textura pegajosa y un sabor muy peculiar. Justamente por su sabor, no es muy atractivo para todos los paladares, pero muchos japoneses lo consideran como un manjar.

►TE PUEDE INTERESAR: Lumbalgia: la segunda causa de consulta médica luego del resfrío

Se utiliza a menudo en la cocina japonesa, especialmente en el desayuno, y se suele comer con arroz y condimentos.

La fermentación de las habas de soja es lo que hace que el alimento sea tan nutritivo. La bacteria Bacillus subtilis que se utiliza en la fermentación es similar a la que se utiliza en la elaboración de yogur.

Esta fermentación ocurre gracias a que la bacteria convierte los azúcares presentes en la soja en ácido láctico, huesos en aminoácidos y carbohidratos en calorías.

El natto es un alimento muy rico en proteínas, fibra, vitamina K2 y probióticos. Aunque no es un alimento muy conocido en occidente, en los últimos años ha ganado popularidad por sus propiedades saludables y por ser un alimento fermentado similar al yogur.

Natto: beneficios y propiedades

Este alimento tiene un alto contenido de proteínas y es rico en vitaminas y minerales, especialmente en vitamina K2. Además, el natto también es una fuente importante de ácidos grasos CLA que ayudan a prevenir problemas cardiovasculares.

Debido a que el natto ayuda a reducir el riesgo de coágulos sanguíneos, se considera beneficioso para mejorar la salud del corazón.

natto2.jpg
Salud. El superalimento japonés que extiende el promedio de vida.

Salud. El superalimento japonés que extiende el promedio de vida.

Se ha demostrado que natto puede ayudar a reducir el colesterol malo y los niveles de triglicéridos, por lo que es una excelente opción para quienes buscan mantener una dieta saludable.

El natto también contiene probióticos, que son bacterias "buenas" que ayudan a mantener un equilibrio saludable en la flora intestinal. Por lo tanto, el consumo regular de natto puede ayudar a mejorar la digestión y fortalecer el sistema inmunológico.

Beneficios del natto para el cuerpo

Mejora la Salud Cardiovascular

La vitamina K2 en el natto ayuda a prevenir la calcificación de las arterias, reduciendo el riesgo de enfermedades cardíacas. Contribuye a mantener la salud vascular y ósea.

Fortalece los Huesos

Rico en calcio, esencial para la salud de los huesos, ayuda a prevenir la osteoporosis y fortalece la estructura ósea. Contiene probióticos, bacterias beneficiosas que fortalecen el sistema inmunológico, contribuye a combatir infecciones y promover la salud digestiva.

Fuente de Proteínas

Proporciona una buena cantidad de proteínas, esenciales para la construcción y reparación de tejidos. Contiene ácidos grasos conjugados (CLA), que ayudan a prevenir problemas cardiovasculares.

►TE PUEDE INTERESAR: Diabetes gestacional: descubrieron nuevas pistas genéticas de este trastorno

Mejora la Salud Digestiva

Los alimentos fermentados como el natto pueden mejorar la digestión debido a las enzimas presentes en ellos.

natto3.JPG
Salud. El superalimento japonés que extiende el promedio de vida.

Salud. El superalimento japonés que extiende el promedio de vida.

Propiedades Nutricionales

Rico en vitaminas y minerales esenciales para el funcionamiento adecuado del cuerpo.

¿A qué sabe?

Su sabor es único y suele generar opiniones encontradas. Algunas personas lo describen como un sabor intenso, con notas dulces y saladas, mientras que otras personas sin embargo describen su sabor como terroso, salado y un poco amargo.

El factor que más incide en su sabor es el proceso de fermentación del grano de soja, que se lleva a cabo con una bacteria específica llamada bacillus subtilis.

Durante este proceso, se generan sustancias como el ácido láctico y el amoníaco, que contribuyen al sabor característico.

Precisamente, el amoníaco es uno de los elementos que más puede chocar a las personas en el momento de probarlo, pues genera una sensación particularmente fuerte en la nariz.