Está en Guaymallén

El Refugio de Rousi pide ayuda para encontrar un nuevo lugar para sus 75 perros

La proteccionista de animales Rousi Kuzzoc contó que tiene que desalojar el lugar que ocupan a mediados de septiembre

Por UNO

(Editado por Paula Jalil) Rousi Kuzzoc alquila un terreno en Guaymallén pero tiene hasta mediados de septiembre para desalojar el lugar. Ella junto a otras rescatistas lanzaron una campaña para encontrar un nuevo terreno para vivir ella, con su pareja, su hija y los perritos.

La proteccionista contó a Diario UNO que puede pagar un alquiler de hasta $25.000 y necesita un terreno de 1.500 o 2.000 metros con una vivienda para tres personas.

Seguir leyendo

Refugio de Rousi (1).jpeg

La dueña del lugar en donde alquila actualmente, le dio 45 días para desocuparlo o comprarle el predio a $18 millones. Rousi dijo que como tenían una muy buena relación, cuando se le venció el contrato, decidieron arreglar un monto de alquiler entre ellas.

Un vecino, que vive a 50 metros de su casa, ubicada en el kilómetro 8 de Guaymallén, la ha denunciado más de tres veces en la municipalidad, pero no le han dado lugar porque Rousi tiene todo legal, en condiciones, está autorizada para tener y criar animales. Está aprobado por Zoonosis, todos los perros están vacunados y tiene controles veterinarios.

La rescatista aseguró que como la denuncia del vecino no dio resultado "más bronca le dio, le molesta el ladrido de los perros porque no se mueven porque tengo el predio cerrado”. El vecino empezó a llamar a la propietaria de la vivienda en donde alquila y como ella no quería tener más problemas, decidió vender.

Refugio de Rousi (17).jpg

Rousi dijo que es casi imposible juntar los $18 millones que la dueña le pide para quedarse en donde alquila actualmente, pero con el dinero que reúnan van a tratar de comprar en otro lado para seguir ayudando a los animales.

Se puede colaborar con transferencias o comunicándose al 261 6401014 o a través de su página de Facebook Refugio Rousi o Instagram Refugio de Rousi.

Tienen 75 perros, pero la mayoría son adultos mayores o discapacitados que estaban en situación de abandono, por lo que necesitan de mucho cuidado y atención. Hay un grupo de veterinarios que cooperan haciendo las revisaciones de los canes.

Hace 10 años que Rousi, en forma particular, mantiene el refugio. Recibe colaboraciones de plata o donaciones de bolsas de alimento.

El amor por lo perritos hizo que se trasforme en un refugio sustentable, en donde ella cuida en forma de guardería a perros de personas que se van de vacaciones o se mudan. Le pagan un canon simbólico que arregla con cada persona y que la ayuda a mantener al resto de los animales.

Además, hay personas que encuentran a perros en la calle y si no pueden llevárselos a su casa, Rousi los recibe a cambio del alimento y una cuota mensual.

Otra forma de ayudar al refugio es haciendo el voluntariado, que es un grupo de personas que se junta todos los sábados y ayudan a limpiar, están con los perros, acomodan las cuchas, llevan frazadas viejas.