Un conflicto que crece

El papel aumentó 150% y ya se sienten las consecuencias en las editoriales de Mendoza

El problema reside en que en Argentina existen solo dos fabricantes de papel que manejan el mercado. El cambio en las costumbres de compras también es un factor que ha desencadenado la crisis

El incremento del papel en Argentina superó ampliamente los números de la inflación durante el 2022. La Cámara Argentina del Libro (CAL) que agrupa a editoriales medianas y pequeñas, emitió este martes 17 de enero un comunicado en el que advirtió que, debido a este fenómeno, la producción de libros está en peligro en el país.

La CAL informó que el papel obra, insumo fundamental para la impresión de ejemplares, se incrementó 150%, En tanto, las cartulinas y el papel ilustración, necesario para las tapas y para el interior de libros infantiles, subió 300%.

Este panorama, según la CAL, atenta contra la diversidad de producción de libros y sigue concentrando el poder de producir ejemplares en las grandes editoriales que pueden soportar estos costos.

Mendoza no es ajena a este fenómeno. Diario UNO dialogó con especialistas en la temática quienes explicaron lo que está ocurriendo en la industria de las pequeñas editoriales locales.

Qué sucede en Mendoza con los pequeños editores

Alejandro Frías, editor, escritor y periodista cultural, explicó cuál es la realidad de las pequeñas editoriales en Mendoza. Lo que sucede en la provincia no dista de lo que ocurre a nivel nacional, solo que en el esfuerzo por sostener estos pequeños emprendimientos en el interior del país es mucho mayor, ya que el mercado es más pequeño.

Frías comentó que lo que está ocurriendo en las imprentas, es que los proveedores dejan el papel pero sin precio, al no saber cuánto va a aumentar.

Variedad. En las librerías de Mendoza están exhibidos los ejemplares en alusión al golpe.
Según un comunicado de la Cámara Argentina del Libro (CAL) lo que sucede con el papel afecta a la bibliodiversidad: solo pueden editar las grandes empresas, mientras que las editoriales medianas y pequeñas no pueden afrontar los costos

Según un comunicado de la Cámara Argentina del Libro (CAL) lo que sucede con el papel afecta a la bibliodiversidad: solo pueden editar las grandes empresas, mientras que las editoriales medianas y pequeñas no pueden afrontar los costos

Esto provoca que ningún imprentero se anime a realizar el presupuesto de un trabajo y sostenerlo por más de una semana, La problemática atenta contra la impresión de libros, que no son encargos que puedan concretarse con solo algunos días de anticipación.

►TE PUEDE INTERESAR: Grafóloga mendocina logró detectar los rasgos comunes en la letra de las personas con consumos problemáticos

Los caminos alternativos que han tomado algunas editoriales son, por un lado, realizar ediciones de pocos ejemplares, y cuando éstas se agoten, se realiza una segunda edición.

También hay muchos escritores que se han volcado a las ediciones digitales de sus libros, aunque Frías destacó que papel y digital no son formatos antagónicos, sino que pueden realizarse en forma paralela. Sin embargo, frente a la problemática del papel, muchos optan solo por la primera opción.

Lleno. La última jornada de la Feria del Libro atrajo a mucho público al Espacio Cultural Julio Le Parc.
La Cámara Argentina del Libro advirtió que de continuar esta problemática, la feria del libro de Buenos Aires se verá afectada, al igual que eventos de la misma índole en el interior

La Cámara Argentina del Libro advirtió que de continuar esta problemática, la feria del libro de Buenos Aires se verá afectada, al igual que eventos de la misma índole en el interior

Otra posibilidad es realizar las impresiones a demanda, o bien, hacerlo a través de una preventa, para saber cuántos ejemplares físicos será necesario imprimir.

Un relato similar fue el de Dario Manfredi, escritor y diseñador de Taller Gráfico Italia. Según destacó, no solo es el aumento sistemático del precio del papel lo que provoca que el precio de la impresiones se incremente semana a semana, sino que además no se consiguen algunos tipos de papel, como el obra -esencial para los libros- o el ilustración. Pero, además, tampoco se consiguen papeles que nunca -hasta el momento- estuvieron en falta, como el papel de colores que llevan dentro los factureros -rosa y amarillo-

En el caso particular de Manfredi, él junto a Gabriela Góngora, editaron durante más de 20 años la revista Zero, dedicada al rock y a las actividades artísticas y culturales mendocinas. Manfredi y Góngora dejaron de sacar la revista en formato papel durante la pandemia, porque los kioscos de revistas estaban cerrados, pero luego vinieron otros inconvenientes.

Cuando la quisimos volver a imprimir, los costos se habían ido a las nubes. Decidimos seguir haciéndola en formato digital, y algunos ejemplares físicos a pedido Cuando la quisimos volver a imprimir, los costos se habían ido a las nubes. Decidimos seguir haciéndola en formato digital, y algunos ejemplares físicos a pedido

los precios de los libros infantiles, más allá de las nubes

Una situación similar vive María Luz Malamud, dueña de la editorial Pez Menta, dedicada a LIJ (Literatura Infantil y Juvenil). Solo que para las editoriales de libros infantiles y juveniles el sufrimiento es mayor.

Su editorial se dedica a los libros álbum y libros ilustrados, cuya manufactura es mucho más cara que la de un libro de texto.

Feria del libro infantil 3.jpg
Los precios de los libros para niños y jóvenes son los que más se han incrementado, porque requieren insumos mucho más caros que los libros de texto.

Los precios de los libros para niños y jóvenes son los que más se han incrementado, porque requieren insumos mucho más caros que los libros de texto.

Con los aumentos del papel, poder imprimir está inaccesible, el libro en la calle queda a un precio que los lectores no pueden pagar Con los aumentos del papel, poder imprimir está inaccesible, el libro en la calle queda a un precio que los lectores no pueden pagar

Malamud manifestó que son muchas las editoriales que están pasando por la misma situación, "esperando a ver qué pasa". El problema, es que solo pueden seguir publicando los grupos económicos dueños del papel.

"Estamos hablando de que para sacar una tirada de 1500 ejemplares, nos piden 1.500.000 pesos, porque el papel cotiza en dólares. El papel se lleva más que la imprenta, los autores y el distribuidor, asi es que con los planes editoriales aplazados, es imposible planificar en estas condiciones." señaló la editora y escritora.

Por qué está tan caro el papel

Según explicaron los especialistas consultados, el problema en Argentina es que la producción de este insumo está en manos de dos firmas: Ledesma y Celulosa. Son ellos los que determinan los precios y la utilidad que le dan a la pasta de papel.

Tampoco es notable la intervención del Estado al respecto, por lo que los dueños de las papeleras se manejan sin parámetros externos.

Otra de las hipótesis es que la pasta con la que se fabrica el papel se está utilizando para fabricar cartón, ya que las empresas de venta por internet las requieren en volúmenes altos.

Por útlimo, está la conflictividad del dólar, pero siempre que los papeles sean importados -el ilustración lo es, y algunas tintas también lo son- pero el grueso del conflicto no es este, sino el precio y la escasez del papel obra, insumo principal de los libros.

Temas relacionados: