El Hospital Central realizó un importante avance a la hora de tratar el mal de Parkinson. Por primera vez después de muchos años, conformó un equipo propio para realizar una cirugía de alta complejidad, muy costosa y a la que podían acceder muy pocas personas del ámbito público.

Se trata de la neurocirugía funcional. Según explicó el jefe de Neurología del Hospital Central a Radio Nihuil, lo hecho por el Hospital Central "no radica en lo novedosa de la cirugía sino en que se ha conformado un equipo con gente autóctona del Hospital Central que son especialistas neurología, neurocirugía y en bioingeniería".

Te puede interesar...

"Somos todos del Hospital Central, se puede hacer esta cirugía que es de una extremada complejidad, es muy cara y los pacientes del ámbitos público no tenían acceso. Desde hace unos años estamos haciendo intervenciones pero era siempre esporádico y debíamos invitar a alguien a alguien a aportar. Esta vez se hizo con equipo propio del Hospital Central. Es un avance muy importante", manifestó.

En esta oportunidad, hace unos diez días se logró operar a una persona de 56 años que tiene Parkinson y cuya vida estaba muy afectada por esta enfermedad.

"No curamos el Parkinson sino que se alivian síntomas muy puntuales como el temblor. No mejora la lentitud, para eso está la medicación", explicó el profesional y aseguró que este tipo de operaciones está contraindicado para personas que tienen mucha inestabilidad o si está desarrollando una demencia.

Este tipo de operación se trata de una intervención mínimamente invasiva, que se realiza con el paciente en buena parte del procedimiento despierto, con sedación, pero consciente ya que debe colaborar con los profesionales y requiere un postoperatorio acotado, teniendo en cuenta la magnitud de la operación.

¿Qué es el Parkinson?

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que produce la muerte de un grupo de neuronas de una manera no programada y que va teniendo avances e impactando en lo motor y no motor del cuerpo.

La misma impide a la persona tener una vida normal ya que las consecuencias de padecer esta enfermedad son muy severas y complicadas.

De aquí la importancia de poder llegar a una intervención quirúrgica que alivie al paciente y otorgue una mejor calidad de vida.