Se llama Lorenzo Cuestas, tiene 6 años y va a primer grado de la escuela Tomás Alva Edison, de Guaymallén. Hasta aquí, datos comunes a cualquier niño. Lo que resta contar es que tiene desarrollado un sentido de la solidaridad que es conmovedor y que merece ser destacado.

Lorenzo habló con sus papás y les dijo que quería alegrar un poco la vida de los niños que están internados en el Hospital Infantil Humberto Notti y eligió el Domingo de Pascuas para concretar su objetivo.

"Yo sentí mucha tristeza porque los niños no tenían juguetes", dijo Lorenzo en el Hospital Notti al que concurrió acompañado por su padre y su madre. Allí los recibió la religiosa Sor Norma.

Lorenzo del Notti.1jpg.jpg

La historia fue contada en la página oficial del Hospital Notti. Marcelo Cuestas contó que "antes de las Pascuas estuvimos halando con mi hijo Lorenzo sobre leas necesidades que tienen algunos niños y por lo cual estaban tristes. Entonces decidió alegrarlos con juguetes".

Para llevar adelante su iniciativa el chiquito se puso a elaborar paletas de chocolate con la ayuda de su familia para venderlas en el negocio que tienen los Cuestas. Logró recaudar $1.600 a lo que sumó alguna colaboración más de sus seres queridos.

Con el dinero reunido Lorenzo fue a un mayorista a comprar juguetes que el domingo llevó al Notti. Dijo que sintió felicidad al entregar los regalos para los niños internados.

"Hablamos mucho de compartir con el corazón", indicó el padre , y agregó: "Decidimos llevarlos al Notti como agradecimiento porque tenemos varios amigos que han pasado por el hospital que siempre se ha portado de manera excelente”.

“Estoy contento, tengo un arco iris en el corazón” dijo Lorenzo antes de irse.

En la página del Notti escribieron: "¡Gracias Lorenzo de parte de todos los niños del Notti y porque acciones como la tuya nos inspiran y contagian alegría en todos los que formamos parte de este Hospital!".

Seguir leyendo