Diario Uno > Sociedad > Mansión Stoppel

El Gobierno de Mendoza licitó el café del Museo Carlos Alonso a $30.000 por mes

El Grupo Broda abrió las puertas de su nuevo café en las instalaciones de la Mansión Stoppel y abonará un canon mensual de $30.000. Alquileres similares en la zona quintuplican dicho monto

El pasado 19 de mayo, en el marco del Día Internacional de los Museos, el Gobierno provincial y Grupo Broda pusieron en funcionamiento el café del Museo Carlos Alonso, ubicado en la emblemática Mansión Stoppel, en el corazón de la Av. Emilio Civit. Este lugar tiene como finalidad brindarle la posibilidad a todos los visitantes de "apreciar la arquitectura del lugar, el arte, la música, la cultura, acompañado de una exquisita propuesta gastronómica", reza la gacetilla de difusión en donde anuncian la apertura del lugar.

En el momento de la inauguración se hicieron presente un grupo de artistas para reclamar políticas culturales verdades, aludiendo a que la inauguración de un café no colabora en nada con la crisis que están pasando en el sector. Tras esto lograron una asamblea virtual en donde estuvieron presentes distintos funcionarios del gobierno como Horacio Chiavazza, director de Patrimonio Cultural y Museos, y también Mariana Juri, Ministra de Cultura y Turismo de Mendoza.

1MAR_8696.JPG

Tras un arduo debate, intercambio de ideas y un pedido de explicación por parte de los artistas sobre la ausencia de políticas culturales provinciales durante la pandemia, salió en discusión el canon que deberá pagar el Grupo Broda, ganador de la licitación para hacerse cargo del café en la Mansión Stoppel- Museo Carlos Alonso.

El Grupo Broda, de la familia Barbera, abonará la suma de $30.000 por mes para hacer uso de un espacio propio en dicho lugar. La concesión tiene una duración de 5 años y puede tener una prórroga de 2 años más. Si bien no está especificado en el pliego de condiciones técnicas -y el contrato con la oferta ganadora no ha sido brindada por el ministerio-, sí se puede calcular y aproximadamente el espacio propio para el desarrollo de la actividad gastronómica es superior a los 250m2.

Estos espacios propios consisten de una de las salas expositivas ubicadas en la Planta Baja, cocina y patio central que vincula a los edificios A y B. En estos lugares el Grupo Broda podrá desarrollar su emprendimiento gastronómico, como así también podrá prestar servicios extras y organizar eventos artísticos, culturales y turísticos, siempre que los mismos sean autorizados por el Comitente.

A estos espacios propios hay que sumarle la posibilidad de explotar los espacios de uso común entre la empresa privada y el museo: pasillos, baños ubicados en la planta baja y sector individualizado en el croquis como “local 18”.

También vale destacar que el café/restaurante tendrá la posibilidad de expandir su espacio propio y utilizar la cava y la vereda. Como así también, previa coordinación con las autoridades del Museo, se podrá autorizar la utilización del Salón de Usos Múltiples del espacio B y de la totalidad del Patio Central.

Es decir que, en caso de darle un uso a todas las alternativas posibles, la cantidad de metros cuadrados que podrá utilizar el Grupo Broda, a cambio de $30.000 mensuales, será casi la mitad de la Mansión Stoppel que cuenta con un terreno total de 667m2.

Captura.PNG

Según averiguó Diario UNO la explotación comercial de un local de aproximadamente 150m2 en la Avenida Emilio Civit varía entre los $130.000 y $200.000 mensuales. También, vale la aclaración, no hay muchos locales que sean gastronómicos ya que pasar la habilitación municipal es un tema "muy engorroso" y no se permiten "olores fuertes ni tampoco vender alcohol", aseguraron propietarios de la zona.

En tanto que para alquilar un departamento para vivir, por calle Granaderos, a metros de Emilio Civit, el valor es $65.000. Otra de las calles gastronómicas más fuertes de la zona es, sin dudas, la Av. Arístides Villanueva y un alquiler similar cuesta $120.000 por mes.

Seguir leyendo