Diario Uno > Sociedad > Hospital Gailhac

El desolador panorama que dejó la tormenta en el hospital Gailhac

Este viernes aún se podían ver los destrozos que provocó la tormenta en el hospital Gailhac. Caída de techos y riesgo de electrocutarse fueron las consecuencias

"El panorama era increíble". Así resumió el director del hospital Gailhac de Las Heras la situación en ese centro sanitario tras la fuerte tormenta de hace menos de 24 horas. Agua entrando por los ventiladores, techos caídos, abuelos mojándose, enfermeros que no daban abasto. La tormenta en Mendoza causó varios estragos y en el hospital se notaron todos.

La tormenta de este jueves provocó la muerte de un chico de 14 años en Godoy Cruz, casas anegadas, derrumbes de viviendas, árboles caídos y serios daños en el hospital Gailhac.

Te puede interesar...

"Cuando llegué el panorama era increíble. Los tres enfermeros de guardia estaban desbordados, se caían los techos. Caía agua por los ventiladores, por las luminarias, no se podía prender la luz porque corrían el riesgo de electrocutarse. Los abuelos estaban arriba de las camas. No andaban los teléfonos", explicó el director del hospital, Pablo Matile.

Hospital Gailhac 5.jpg

Este jueves, durante y después de la tormenta, el personal del hospital no paró ni un segundo para poner a todo el mundo a resguardo.

Los abuelos que estaban internados y mojándose tuvieron que sea trasladados al sector de mujeres y estas relocalizadas en unos dormitorios. Este jueves se decidió que el pabellón de mujeres quede dividido en dos, en hombres y mujeres.

La razón es que el pabellón de hombres sufrió la caída de parte del techo.

Hospital Gailhac 3.jpg

El temor a que vuelva a pasar algo similar es latente en el hospital. El pronóstico del tiempo indica que podrían haber tormentas hasta el martes. Defensa Civil incluso emitió una alerta este viernes.

"No sabemos que va a pasar si vuelve a llover. Los últimos años nos hemos dedicado a arreglarlos los daños pero este hospital tiene problemas de cimientos, ya tienen noventa años entonces todo lo que hacemos se rompe", explicó Matile a Radio Nihuil.

Por suerte en el hospital no hay pacientes con coronavirus, pero además se dio que tenían los pacientes y camas justos para poder trasladar de un pabellón a otro.

"Tuvimos la velocidad y oportunidad de tener las camas justas. Si hubiésemos tenido dos pacientes más ya no hubiésemos podido relocalizar", reconoció Matile.

Este viernes iba a ir personal del ministerio de Salud a evaluar los daños para poder arreglarlo pero el temor sigue siendo que haya otra tormenta en los próximos días, ya que cualquier solución no llegará tan rápido.