Con mucha expectativa pero también con gran incertidumbre se espera el inicio del ciclo lectivo 2021 que se producirá este lunes. Será el regreso oficial a las clases presenciales que si bien tuvieron sus primeras experiencias el año pasado de modo gradual y reducido y este año con las jornadas para los alumnos que registraron trayectorias débiles en 2020, contarán ahora con el retorno a las aulas de todo el alumnado. Será con matices, es cierto, porque no serán las clases habituales prepandemia sino que la concurrencia será limitada de acuerdo con los espacios de cada escuela y con las protocolos particulares que se fijen en los distintos establecimientos, pero será en definitiva el ansiado regreso a la escuela. Un regreso que será con dudas, con muchas preguntas para saber qué días y cuántas horas debe concurrir cada estudiante y será también con reclamos de los docentes algunos a través de los gremios y otros en forma individual. Pero será el regreso al fin.

Nada mejor entonces que conocer el análisis y la opinión de un experto como lo es Alejandro Castro Santander, psicopedagogo, licenciado en Gestión Educativa y director general del Observatorio de la Convivencia Escolar de la Universidad Católica de Cuyo. Este reconocido especialista fue entrevistado en el programa Desde la Redacción, de El Siete, por Marisol Benegas y Julián Imazio.

Te puede interesar...

Lo que sigue es un repaso por los principales conceptos que dejó Castro Santander en la nota.

Los grises a resolver

"Más allá de los protocolos y de que se necesita un mínimo normativo insisto por otros protocolos, los particulares de cada escuela. Los protocolos generalmente calman los nervios pero no resuelven los problemas. Están los grises, no contemplados en el protocolo marco y que son los que vana tener que gestionar los directivos con sus docentes. Insisto: está contemplado un marco general pero no la diversidad y complejidad de situaciones que se presentan diariamente en una escuela".

Protocolo tardío

"Llegamos un poco tarde con los protocolos. Los estamos conociendo ahora cuando los docentes ya venían reuniéndose desde hace varios días. Hasta la semana pasada eran 11 las provincias que habían armado sus protocolos. En general hay un marco que es un mínimo normativo que orientó su confección. Fue el 12 de febrero y surgió del Consejo Federal de Educación (CFE). Llegamos tarde aunque tiene su justificación y es que hubo una modificación. Teníamos un protocolo que cuando uno lo veía, decía que nadie va a poder abrir porque era tan exigente y tenía tantos filtros como para poder iniciar las clases que las quejas de todo el mundo obligaron a cambiarlo. También cambiaron las situaciones: pasamos que desde la vacunación de los docentes era prioritaria a no hace falta la vacunación; se habló de la relatividad del barbijo y en algunas provincias se dijo que el barbijo es para todo el mundo mientras para otras es a partir de los 6 años. Hay muchos puntos que se fueron flexibilizando para permitir ahora la apertura".

Cuántos alumnos por aula

"Fíjense el caso de Misiones. El protocolo marco del CFE habla de 15 estudiantes por aula y Misiones decía que se juntó un grupo de expertos y determinó que pueden ser más. La provincia de Buenos Aires acaba de flexibilizar su propio protocolo que ya estaba presentado en el que hablaba de los 15 estudiantes y ahora dice vayan adecuándolo de acuerdo con el tamaño que tiene cada aula, lo que es más razonable. Hay que ver si se cumple el metro y medio de distanciamiento y entonces pueden haber 10, 15 o más alumnos por aula".

Alemania estricto y México televisado

"Nosotros hemos estado mucho tiempo con las escuelas cerradas. Pero en general la mayoría de los países ha tenido aperturas y retrocesos. Algunos han sido más exigentes, como Alemania, que mientras todo Europa reabría las escuelas tuvo rebrote y cerró. El caso de México es interesante porque apostó a la virtualidad y es un país que tiene dificultades con la disponibilidad de dispositivos tecnológicos. Utilizan mucho la televisión. Compraron muchos espacios televisivos incluso en la TV privada y eso ayudó mucho, porque en general la gente tiene acceso un televisor"

La brecha entre la educación estatal y la privada

"Se busca crear enfrentamientos entre la educación estatal y la privada con encuestas que dicen que la educación privada va en ventaja y eso es relativo. Esto es porque se supone que el que va a la estatal no tiene la disponibilidad de dispositivos y no siempre es cierto. Además hemos escuchado que la educación privada tiene más recursos para poder implementar sus proyectos educativos y también esto es relativo. Pero si vamos a hablar de calidad educativa en muchos países la calidad está en lo estatal".

La presencialidad inteligente

"Hablo de presencialidad inteligente y no basada en el voluntarismo cuando se pretende garantizar la seguridad. Hay que presentar la mejor aula para que vayan los alumnos. Pero se quiere garantizar una seguridad que sabemos que no la podemos dar. Acá el que manda es el virus, que ha ido cambiando y del que hemos ido y seguimos aprendiendo. Dicen que hay que empezar las clases porque está absolutamente garantizado todo y sabemos que no es cierto. Reconozacmos que tenemos que ser muy humildes porque estamos todo el tiempo aprendiendo. No puedo asegurar algo que no puedo garantizar. Hemos ido mejorando sí. Conocemos más detalles pero también hacemos cosas contrarias a lo que se había dicho. Hasta se dijo de no usar el barbijo y hoy sabemos que es fundamental".

La necesidad de volver a las aulas

"Vamos a hacer lo máximo posible con lo que se tiene pero sabemos que pasamos de un protocolo de la Organización Mundial de la Salud que decía que lo estudiantes eran los grandes contagiadores a minimizarlo porque se comprobó que no es así. Por eso hubo que modificar el protocolo del CFE . Sabemos que hubo una pérdida de los aprendizajes a la que no le hemos puesto número pero ya se habla de un 30%. Más tecnología no garantiza la calidad educativa. Por todo esto amerita volver a la presencialidad, con mucha responsabilidad, desde la casa que envía a sus hijos hasta los directivos y los docentes que van a tener que multiplicarse. Sabemos que el confinamiento prolongado provoca daños en niños y adultos y que todo lo que estaba en grietas previo la pandemia, lo que estaba flojo, se cae".