Mensaje de Navidad 

El arzobispo de Mendoza llamó a luchar por una "fraternidad concreta" tras un año complicado

Marcelo Colombo, máxima autoridad eclesiástica de la provincia, difundió dos comunicados navideños centrados en "cuidar a los demás"

Por UNO

El arzobispo de Mendoza, Marcelo Colombo, difundió este viernes un breve mensaje por video a propósito de la Navidad. La máxima autoridad eclesiástica de Mendoza recuperó la figura del pesebre, donde Cristo nació “despojado de toda superficialidad”. Y completó así lo dicho en otro comunicado reciente, en el que se explayó más respecto a sus deseos para el futuro y el sentido que tienen las celebraciones cristianas.

Muy feliz Navidad, queridos hermanos. En este día celebramos el nacimiento de Jesús, nuestro salvador. En el pesebre, despojado de toda superficialidad, nos arropa con su ternura. Frágil en la apariencia, nos fortalece en esperanza. En el silencio de la cuna junto a sus padres, nos invita al corazón y nos llama a la alegría”, expresó el religioso, antes de augurar un feliz 2022 para los mendocinos.

SALUDO DE NAVIDAD MONS COLOMBO ARZOBISPO DE MENDOZA 2021

El video -que se publicó en las redes sociales- se complementa con otro mensaje más extenso difundido hace dos días en el sitio oficial del Arzobispado, y en el que Colombo ofreció más detalles sobre su pensamiento. En aquel escrito, el sacerdote citó las palabras del papa Francisco en su homilía de Nochebuena del 2020, al recordar que “Dios nació niño para alentarnos a cuidar a los demás”.

Al final de aquel texto, Colombo subrayó su intención de que las comunidades cristianas de Mendoza “sean instrumentos al servicio de la fraternidad concreta de hombres y pueblos” y más aún teniendo en cuenta que venimos de casi dos años complicados como consecuencia de la pandemia.

El tono general del arzobispo sintoniza, a su vez, con la tónica elegida por Francisco en sus últimas intervenciones públicas. Este 24 de diciembre, de hecho, el Papa explicó que “para que sea verdaderamente Navidad” es preciso no olvidar que “Dios nos pide que cuidemos de nuestros hermanos, especialmente los más pobres, los más débiles, los más frágiles, a los que la pandemia corre el riesgo de marginar aún más”.

Temas relacionados: